Osteoartritis, dolor de cuello y compresión de la médula espinal

Osteoartritis, dolor de cuello y compresión de la médula espinal

Aunque las articulaciones de la cadera y la rodilla son, con mucho, los lugares más comunes afectados por la osteoartritis, el mismo proceso de enfermedad puede afectar cualquier articulación en el cuerpo. Dado que la columna vertebral tiene la mayor concentración de articulaciones en cualquier lugar (hay 3 articulaciones por nivel y 24 niveles espinales), no es sorprendente que los cambios artríticos de la columna vertebral sean bastante comunes.

La artritis de la columna cervical, que se compone de los 7 segmentos de la columna vertebral que se encuentran en el cuello, es bastante común. Muchos describen el desgaste de las articulaciones en la columna cervical como parte natural del proceso de envejecimiento.

El Dr. Boden y sus colegas realizaron un estudio de personas sanas sin dolor de cuello y buscaron cuántos de ellos tenían evidencia de IRM de artritis de la columna cervical (también conocida como espondilosis). Resultó que el 25% de las personas menores de 40 años y casi el 60% de las personas mayores de 40 años tenían signos de MRI de artritis en la columna cervical. Es importante recordar que todas estas personas eran personas sin dolor de cuello. Un estudio similar realizado por Matsumoto y sus colegas confirmó estos hallazgos y mostró que más del 90% de las personas con una edad promedio de 50 años sin dolor en el cuello tenían cambios artríticos en la columna cervical. Cuando se siguió durante 10 años, el 81% mostró un empeoramiento de los cambios degenerativos (que indica artritis progresiva) en la RM.

Lo que esto nos dice que los cambios artríticos en la columna cervical en la RM son, en esencia, una variación de la normalidad y, por sí mismos, no son un problema. Un pequeño subconjunto de las personas que tienen estos cambios en la resonancia magnética, en realidad tendrá síntomas como dolor en el cuello, así como los síntomas de la compresión de las raíces nerviosas o la médula espinal.

Uno de los problemas que pueden desarrollarse en las espinas que se ven muy afectadas por la artritis es la compresión posterior de la médula espinal. El término médico para esta condición cuando ocurre en el cuello es la Mielopatía Espondilótica Cervical (CSM).

Para entender este problema, primero debemos tener una breve revisión de la anatomía de la columna cervical. La columna cervical está compuesta por 7 segmentos o niveles. Cada segmento tiene un cuerpo vertebral en la parte frontal, conectado a un arco óseo llamado lámina, que rodea el canal espinal. Cada cuerpo vertebral está conectado con el anterior y el siguiente con dos ligamentos resistentes llamados ligamentos longitudinales anterior y posterior. La lámina también está conectada a las superiores e inferiores por un ligamento similar llamado ligamentum flavum.

Los cambios degenerativos o artríticos en la columna causan espolones óseos en la columna cervical, así como depósitos de calcio en los 3 ligamentos descritos y cambios en la alineación de la columna vertebral. Estos tres problemas pueden cambiar la forma del canal espinal. Cualquier proceso que haga que el canal espinal sea más pequeño tiene el potencial de provocar un pinzamiento de la médula espinal. Cuando se pinza la médula espinal, esta condición se llama mielopatía.

Por lo tanto, el término mielopatía espondilótica cervical se refiere a los cambios artríticos de la columna cervical que causan pellizcos de la médula espinal.

Los síntomas de CSM pueden ser variables, pero incluyen dolor de cuello, entumecimiento de las manos, dificultad con los movimientos coordinados de las manos / dedos, como abotonarse una camisa, escribir o usar teclados, así como un equilibrio pobre y dificultad para caminar. Los reflejos tendinosos, cuando son evaluados por un médico, también pueden ser anormales. La siguiente pregunta importante es ¿qué ocurre con el tiempo a las personas con CSM? La investigación actual sugiere que entre el 20% y el 60% de las personas con CSM progresan a tener síntomas que empeoran.

Por esta razón, comúnmente se piensa que el CSM es un trastorno que generalmente se trata mediante cirugía para estabilizar la función neurológica y evitar un mayor declive. El momento de la cirugía no está claro y no hay datos disponibles para guiar la decisión de cuánto tiempo esperar para la intervención quirúrgica.

Like this post? Please share to your friends: