Fatiga y artritis reumatoide: un problema que no se puede ignorar

Fatiga y artritis reumatoide: un problema que no se puede ignorar

La fatiga tiene un gran impacto en las personas con artritis reumatoide (AR). La mayoría de las personas sabe que la RA se asocia con dolor en las articulaciones y rigidez en las articulaciones. Erróneamente, las personas piensan que simplemente se localiza en una o más articulaciones afectadas con la consecuencia de limitaciones físicas. La realidad es que la AR es una enfermedad sistémica, lo que significa que la enfermedad afecta todo el cuerpo, no solo las articulaciones.

Este es el caso de muchos tipos inflamatorios de artritis u otras enfermedades inflamatorias.

A pesar de su impacto en las personas con AR, la fatiga es un síntoma intangible, lo que dificulta su definición, discusión o resolución. Agregue a eso la variabilidad de la fatiga: varía de persona a persona, así como dentro de una persona individual. Según Arthritis Research and Therapy (2015), la fatiga es un problema entre el 40 y el 80 por ciento de las personas con AR o espondiloartritis. La fatiga es severa para el 75 por ciento de los pacientes con espondiloartritis y el 50 por ciento de los que tienen artritis reumatoide.

¿Cómo se define la fatiga en la artritis reumatoide?

La fatiga es un estado de agotamiento acompañado de disminución de la fuerza, cansancio, malestar, irritabilidad y somnolencia. También hay un aspecto cognitivo, por lo que la fatiga es mucho más que el simple cansancio que experimenta la mayoría de las personas. Con el cansancio habitual, un período de descanso es suficiente para recuperarse.

Pero con la AR u otras enfermedades inflamatorias, el descanso no es suficiente para lograr la recuperación de la fatiga asociada.

¿Qué causa la fatiga en la artritis reumatoide?

Existe una asociación bien conocida entre la fatiga y el dolor. Los altos niveles de dolor se correlacionan con un alto nivel de fatiga. La asociación entre la actividad de la enfermedad y la fatiga, sin embargo, no está bien establecida en la literatura médica.

Los investigadores consideran que la fatiga en RA es multidimensional. Si bien la fatiga asociada a la AR puede estar relacionada con ciertas características de la enfermedad, como dolor, inflamación, actividad de la enfermedad y daño articular, también puede estar relacionada con aspectos de la función física, como discapacidad, calidad de vida relacionada con la salud y calidad de vida. Dormir. También puede haber una asociación con problemas cognitivos o emocionales, como depresión o ansiedad. También pueden contribuir otros factores, como la edad, el sexo o la situación laboral.

En una revisión de estudios que consideraron la posible causa de fatiga en la AR, publicada en Arthritis Care and Research en 2013, la mayoría encontró una asociación entre el dolor y la fatiga. Algunos estudios no lo hicieron, tal vez debido al diseño del estudio. La actividad inflamatoria, como lo demuestra la velocidad de sedimentación o DAS28, no mostró una asociación clara con la fatiga en la AR. De las características personales, el tiempo que una persona tuvo AR parece correlacionarse con la fatiga. El funcionamiento físico y la discapacidad, así como la calidad del sueño, se correlacionaron con la fatiga en la AR. La depresión fue un factor significativo en muchos estudios que consideraron la causa de la fatiga en la AR.

Por lo tanto, parece que no existe una causa única e identificable de fatiga en la AR.

Es una consecuencia de la superposición y factores subyacentes, muy probablemente con dolor, discapacidad (disminución de la función física) y depresión.

¿Los reumatólogos abordan la fatiga?

Muchos pacientes no muestran fatiga cuando visitan a su reumatólogo, tal vez porque creen que es parte de la enfermedad y que se puede hacer poco. Según los resultados de la encuesta publicados en Clinical Rheumatology en 2008, aunque la mayoría de los reumatólogos consideran que la fatiga debe abordarse incluso cuando el dolor está bien controlado, muchos sienten que otros profesionales de la salud lo están abordando. Los resultados de la encuesta revelaron que el 72 por ciento de los reumatólogos se comunicaron sobre la fatiga durante la primera consulta de un paciente, mientras que se redujo al 33 por ciento para las consultas posteriores.

Se necesita una mejor comunicación sobre la fatiga, tanto del paciente como del médico.

¿Qué se puede hacer?

Desde una perspectiva médica, reducir la inflamación en la AR u otras enfermedades inflamatorias puede disminuir el dolor y la fatiga. El aumento de los niveles de citocinas proinflamatorias (IL-1, IL-6, TNF-alfa) puede estar involucrado, por lo que el control de la inflamación es una prioridad.

Like this post? Please share to your friends: