¿Deberías remojarte en agua fría o caliente después de un maratón?

¿Deberías remojarte en agua fría o caliente después de un maratón?

Después de un largo recorrido o maratón, los corredores a menudo harán una de estas dos cosas: tomar un baño agradable y caliente para relajarse o tomar una ducha agradable y fresca para refrescarse. Si bien ambos parecen opciones respetables, uno es mucho menos terapéutico de lo que puedas imaginar.

Beneficios de la hidroterapia caliente y fría

Las terapias de agua fría y caliente tienen sus beneficios, pero en realidad son bastante específicas.

Como formas de hidroterapia, cada una tiene diferentes objetivos y propósitos:

  • El agua tibia (90o a 100o F) hace que los vasos sanguíneos se hinchen y aumenta la circulación de los músculos y las articulaciones. Esta forma de terapia hace maravillas o personas con rigidez en las articulaciones, mejorando la flexibilidad y aliviando el dolor en tan solo 10 minutos.
  • El agua fría hace todo lo contrario. Causa la constricción (estrechamiento) de los vasos sanguíneos que no solo reduce la inflamación sino que alivia el dolor al adormecer los músculos y tejidos afectados.

En la superficie, puede parecer que cada uno ofrece los mismos beneficios. Pero cómo lo hacen difieren enormemente y, dependiendo de cuándo los use, a veces pueden causar más daño que beneficio. Por qué el agua caliente no ayuda

Cuando se trata de correr, la regla es simple: use agua caliente antes de correr y agua fría después.

¿Por qué? Después de un largo recorrido, el impacto y el estrés sobre los músculos y las articulaciones invariablemente causarán inflamación.

La inflamación es simplemente la respuesta del cuerpo al estrés físico, ya sea causado por una actividad extrema, lesión o infección.

Cuando se produce inflamación, desencadena una respuesta inmune que hace que los vasos sanguíneos se hinchen y los tejidos se vuelvan porosos. Esto permite que las células inmunes se acerquen al sitio del estrés.

Mientras que el efecto está destinado a reparar las células dañadas, también puede provocar hinchazón, enrojecimiento y dolor.

En lo que respecta a correr, lo último que querría hacer es mejorar este efecto sumergiéndolo en agua tibia. En su lugar, desearía enfriar el área afectada para que se estimule la constricción de los vasos, lo que alivia la hinchazón y el dolor.

Un baño de agua caliente es más adecuado para calentar músculos y articulaciones rígidos o doloridos. Cuando se combina con estiramientos, puede aflojar músculos rígidos, articulaciones y tendones y mejorar la movilidad general. Se usa comúnmente en personas con fibromialgia y puede beneficiar a los corredores en entrenamiento que pueden haber sufrido opresiones o dolores previos.

Cómo tomar un baño de hielo

Después de un largo recorrido o maratón, un baño de hielo será su mejor fuente de alivio y el camino más rápido hacia la recuperación. Para comenzar, necesitarás llenar una bañera con agua fría y entrar, permitiendo que tu cuerpo se ajuste a la temperatura. Después de un minuto aproximadamente, vierta una o dos bolsas de hielo de cinco libras en el agua y quédese ahí 10 minutos, no más.

Si no puede soportar la sensación de agua helada en la piel desnuda, puede usar pantalones cortos para correr y una sudadera en el baño. Una ducha fría también es una alternativa aceptable.

Si todo falla, puede aplicar una bolsa de hielo o una bolsa de verduras congeladas en las áreas afectadas.

Sin embargo, debe evitar engelar un área por más de 20 minutos o arriesgarse a una posible lesión por congelación.

Like this post? Please share to your friends: