Los mejores ejercicios para pacientes con EPOC

Los mejores ejercicios para pacientes con EPOC

El ejercicio y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son dos palabras que las personas con EPOC pueden temer ver en la misma oración. La falta de aliento, la debilidad y la falta de energía a menudo se relacionan con este miedo. Pero aprender los principios básicos del ejercicio cuando tienes EPOC te ayudará a llevar un estilo de vida más saludable y simplemente a sentirte mejor todos los días.

Aquí se explica por qué el ejercicio puede ayudarlo a sentirse mejor, algunos de los mejores ejercicios para pacientes con EPOC y cómo aumentar su nivel de energía de manera segura.

Por qué debería hacer ejercicio con EPOC

Hay muchas razones por las cuales el ejercicio es beneficioso para las personas con EPOC. Echa un buen vistazo a estas razones. Imagínese experimentando estos beneficios. Luego, lea sobre cómo comenzar. La actividad física puede beneficiar a las personas con EPOC de muchas maneras, que incluyen:

  • Ayudar a su cuerpo a utilizar el oxígeno que respira de manera más eficiente
  • Aumentar su nivel de energía y reducir la fatiga
  • Aumentar la distancia de caminata
  • Aumentar su fuerza
  • Reducir la falta de aliento
  • Reducir la depresión y otros trastornos del estado de ánimo
  • Mejorar la función cognitiva
  • Gestionar el peso si tiene sobrepeso (exceso de peso significa un mayor requerimiento de oxígeno en el cuerpo)
  • Promover la socialización (las personas con EPOC a menudo se aislan de los demás)
  • Menos hospitalizaciones
  • Mejorando su calidad general vida

Si eso no es suficiente, todos estos beneficios trabajan juntos para ayudar a reducir las exacerbaciones de la EPOC.

Evaluar sus necesidades de ejercicio

Para obtener resultados duraderos del ejercicio, debe desarrollar un compromiso de por vida con él. Esto significa ejercitarse incluso cuando no tienes ganas.

La frase fingir hasta que lo hagas puede ser útil en este punto. Los siguientes pasos lo ayudarán a evaluar sus propias necesidades de ejercicio personal:

  1. Hable con su médico. Antes de comenzar cualquier tipo de programa de ejercicios, es importante hablar con su proveedor de atención médica para asegurarse de que el programa que elija sea seguro. Si hay razones que pueden impedirle realizar ciertos tipos de ejercicios, su médico puede analizar posibles alternativas que puedan ser más adecuadas para usted. Su médico también podrá decirle si es necesario usar oxígeno durante el ejercicio.
  2. Establecer objetivos. Obtendrás las mejores recompensas del ejercicio si trabajas para lograr un objetivo alcanzable. Determine cuáles son sus objetivos escribiéndolos. Mantenga sus metas en mente cuando golpee un punto áspero que puede causar que se sienta desanimado. Si sus objetivos son respirar mejor o depender menos de los demás, identificar sus objetivos lo ayudará a cumplirlos mejor. Muchas personas se saltan este paso, pensando que el tiempo para hacer ejercicio diario es menos importante que hacer el ejercicio, pero hacer y mantener un registro de su progreso es un incentivo maravilloso para continuar en esos días cuando simplemente no tiene ganas de hacer ejercicio.
  3. Haga ejercicio con un amigo / sea responsable ante alguien. Si tienes a alguien que pueda ejercitarte junto a ti, mucho mejor. Ser responsable ante otro puede ayudarlo a cerrar la brecha en esos días en los que está tentado a darse por vencido.
  1. Identifica qué tan lejos puedes llegar. Cuando comienza a hacer ejercicio, puede fatigarse rápidamente. No te desanimes Es importante que inicialmente determine el nivel de ejercicio que se siente seguro y cómodo para usted. A medida que crezca tu nivel de resistencia, podrás hacer más ejercicio con menos esfuerzo.
  2. Pregunte por la rehabilitación pulmonar. Muchos pacientes se benefician enormemente de asistir a un programa de rehabilitación pulmonar, especialmente a aquellos que recientemente han sido diagnosticados con EPOC. La rehabilitación pulmonar le enseñará sobre sus pulmones con gran detalle, así como sobre cómo hacer ejercicio y otras actividades con menos dificultad para respirar. Visite la Asociación Americana de Rehabilitación Cardiovascular y Pulmonar en línea para encontrar un programa en su área.

Tipos de ejercicios

Los elementos básicos de un programa de ejercicios seguro y efectivo incluyen elegir un ejercicio que disfrute. Hay tres tipos de ejercicios que puede incorporar en su rutina de ejercicios.

Ejercicios de flexibilidad

Los ejercicios de flexibilidad están diseñados para ayudarlo a mejorar su rango de movimiento, postura y respiración. Debe hacer esto antes y después de hacer ejercicio. Los ejercicios de flexibilidad incluyen estiramientos de su cuello, hombros y pantorrillas. El yoga es otra forma de ejercicio de flexibilidad que puede ser beneficioso.

Ejercicios de resistencia

Mejorar su resistencia ayuda a mejorar la función de sus pulmones, así como su corazón y vasos sanguíneos. A largo plazo, estos son los mejores tipos de ejercicios para ayudarlo a soportar las actividades de la vida diaria. Los ejercicios de resistencia (a menudo llamados resistencia cardiovascular) incluyen caminar, andar en bicicleta y nadar, entre otros.

Entrenamiento de fuerza

Ayuda a construir y fortalecer tus músculos. Con entrenamiento de fuerza. Los músculos fuertes le permitirán realizar actividades diarias, como tareas domésticas o cortar el césped, con menos esfuerzo. Ejemplos de entrenamiento de fuerza incluyen levantar pesas, ejercicios de peso corporal y trabajar con bandas elásticas.

Respiración durante el ejercicio

Comprender cómo respirar adecuadamente durante el ejercicio mejorará sus posibilidades de éxito y seguir un programa. Hacer respiración con los labios fruncidos durante el ejercicio lo ayudará a mantener niveles adecuados de oxígeno y reducir la dificultad para respirar. Además, siempre trate de exhalar o exhalar durante la parte más difícil del ejercicio e inhale o respire durante la parte más fácil del ejercicio. Por ejemplo, exhale cuando levanta los brazos por encima de la cabeza e inhale al bajarlos.

Uso de la escala de disnea

La escala de disnea mide la dificultad para respirar y varía de cero a 10, que es muy, muy grave. Puede usar la escala de disnea durante el ejercicio para determinar qué tan duro está trabajando para respirar, y luego controlar su ritmo en consecuencia. Por ejemplo, si tu dificultad para respirar es leve, estás en el nivel uno. Si tu dificultad para respirar es moderada, estás en un nivel tres. Estás en un nivel cinco si sientes que tu dificultad para respirar es grave, y si no puedes respirar del todo, estás en un nivel 10. Mantener tu nivel de disnea entre los niveles tres y cinco es mejor durante el ejercicio , a menos que su médico o equipo de rehabilitación pulmonar le indique lo contrario.

Reconocimiento de signos de sobreesfuerzo

Si bien se recomienda enfáticamente el ejercicio, es importante conocer sus límites. Deje de hacer ejercicio si nota cualquiera de los siguientes signos de sobreesfuerzo:

  • Inusual o un nivel creciente de dificultad para respirar
  • Malestar en el pecho o dolor en el pecho
  • Ardor, presión, opresión o pesadez en el pecho
  • Dolor inusual en la mandíbula, el cuello, los hombros , brazos o espalda
  • Una sensación de carrera en su corazón
  • Palpitaciones del corazón (sensación de que su corazón se saltea un latido)
  • Mareo o mareos
  • Náuseas
  • Sintiéndose más cansado de lo normal
  • Dolor inusual en las articulaciones

Like this post? Please share to your friends: