Radón y leucemia

Radón y leucemia

La leucemia linfocítica crónica o LLC es la leucemia más común en el mundo occidental. Representa alrededor del 30 por ciento de todas las leucemias.

CLL es también la leucemia más común en adultos en los Estados Unidos. Al igual que muchos cánceres, se desconoce su causa exacta y, al igual que muchos cánceres, actualmente no existen estrategias disponibles para la prevención.

Excepción a la regla?

La radiación es un factor de riesgo conocido para algunos tipos de leucemia, pero la CLL ha sido considerada como una excepción a esa regla.

Esta noción se basa en una serie de observaciones. Por ejemplo, las personas expuestas a altas dosis de radiación, como durante los accidentes en las plantas de energía nuclear, a menudo continúan desarrollando otros tipos de leucemia, pero no CLL. Y entonces, el vínculo entre la radiación y la CLL ha sido controvertido. Sin embargo, un nuevo estudio analiza la posibilidad de que el radón, una fuente de radiación, pueda explicar ciertos patrones observados con la CLL.

Radón: Radiación natural, en el aire

El radón es un gas radiactivo. Es invisible y no tiene olor ni sabor. Existen diferentes tipos de radiación, y la radiación del radón, conocida como radiación alfa, no puede penetrar en la piel o la ropa, y solo viaja algunas pulgadas desde su fuente en el aire. Sin embargo, cuando la fuente se inhala o se ingiere, puede ser un problema para la salud humana. Cuando respira aire que contiene radón, su cuerpo está expuesto, y esta es una posible causa de cáncer de pulmón.

La EPA estima que el radón causa miles de muertes cada año, algunas de ellas en personas que nunca han fumado. De hecho, el Cirujano General ha advertido que el radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón en los Estados Unidos hoy en día. Sólo fumar causa más muertes por cáncer de pulmón. Si fumas y tu hogar tiene niveles altos de radón, tu riesgo de cáncer de pulmón es especialmente alto, según la EPA.

¿De dónde viene el radón?

Al igual que el envenenamiento por el sol y las serpientes venenosas, el radón proviene de la naturaleza: la descomposición radiactiva natural del uranio en el suelo, la roca y el agua, y se mete en el aire que respira. El radón se puede encontrar en todos los Estados Unidos. El radón puede ingresar a cualquier tipo de edificio, como hogares, escuelas y oficinas, y puede dar lugar a un alto nivel de radón en interiores. La EPA ofrece información sobre zonas de radón, incluido un mapa interactivo. La agencia señala, sin embargo, que el mapa no está destinado a usarse para determinar si un hogar en una zona determinada debe someterse a pruebas de detección de radón, ya que se han encontrado hogares con y sin niveles altos de radón en todas las zonas de la EPA.

Radón y CLL

Hasta ahora, la relación entre el radón y la CLL es pura teoría, una asociación basada en este estudio, y tal vez algunos estudios pequeños que pueden haber insinuado hallazgos similares. Todavía no hay suficiente evidencia definitiva para apoyar la teoría; sin embargo, es una hipótesis que se está explorando actualmente.

El estudio 2016

Es bien sabido que los estudios ecológicos, incluidos los relacionados con el radón, pueden ser engañosos, afirman los autores de este estudio reciente, ya que reconocen que aquí hay un amplio margen de error.

Sin embargo, los dos investigadores que publicaron en enero de 2016 Oncología futura, notaron que la geografía de CLL no es aleatoria, con tasas altas que ocurren en estados rurales en el norte y centro de EE. UU.

Les resulta difícil de explicar. Y también señalan que, para la mayoría de las personas, el radón es la principal fuente de exposición a la radiación ionizante.

Estos investigadores analizaron las tasas de incidencia de CLL ajustadas por edad en los Estados de EE. UU. Y trataron de estimar la exposición de las personas en estos estados al radón utilizando un sistema de ponderación, y las estadísticas para intentar ajustar ciertos factores conocidos que podrían enturbiar las aguas. Usando este modelo estadístico, vieron una asociación entre CLL y radón, señalando que esta asociación tendría que ser reproducida y validada, ya que las personas, no los estados, desarrollan CLL.

Línea inferior

Este estudio tiene hallazgos interesantes y ofrece combustible para futuras investigaciones. Estos fueron hallazgos preliminares en el sentido de que los investigadores se interesaron principalmente en la pregunta ¿Es posible? ¿Que los niveles de radón podrían estar involucrados en el desarrollo de CLL? Los autores sugieren que los hallazgos de este estudio proporcionan una base para aquellos que podrían Más adelante abordaremos la cuestión de si los individuos expuestos a niveles más altos de radón tienen o no un mayor riesgo de desarrollar CLL.

FuentesSchwartz GG, Klug M. Las tasas de incidencia de leucemia linfocítica crónica en los estados de EE. UU. Se asocian con los niveles de radón residencial. Oncología futura. 2016; 12 (2): 165-74. Agencia de Protección Ambiental. Evaluación de la EPA de los riesgos del radón en los hogares. De ce de radiación y aire interior. US EPA, Washington, DC, EE. UU. Www.Epa.Gov/radon/risk_assessment.Html

Comité sobre los Efectos Biológicos de las Radiaciones Ionizantes. Efectos en la salud de la exposición a bajos niveles de radiación ionizante. Beir V. National Academy Press, Washington, DC, EE. UU. (1996). Www.Nap.Edu/read/11340/chapter/1

Like this post? Please share to your friends: