Causas y tratamiento del síndrome de fasciculación benigna

Causas y tratamiento del síndrome de fasciculación benigna

Casi todos nosotros habremos experimentado una fasciculación en un momento u otro. Una fasciculación es simplemente una pequeña contracción muscular involuntaria en cualquier parte del cuerpo. La contracción puede ser lo suficientemente grande como para ser sentida, pero generalmente no es lo suficientemente grande como para causar una sacudida muscular.

Aunque algunas personas notan una fasciculación cuando ocurre, como cuando se contrae el párpado, hasta un 50% de estos eventos pasarán desapercibidos.

Causas comunes de la fasciculación

En su mayor parte, las fasciculaciones son más molestas que graves. En términos neurológicos, las fasciculaciones son el disparo espontáneo de una unidad motora, un grupo de células nerviosas y musculares que trabajan juntas para contraer un músculo. Con la fasciculación, solo una o pocas de estas unidades disparan.

Las fasciculaciones pueden ser causadas por algo tan simple como beber demasiada cafeína. También pueden ser el resultado de otras drogas estimulantes y no estimulantes, como:

  • Benadryl (difenhidramina)
  • Dramamina (dimenhidrinato)
  • Sudafed (pseudoefedrina)
  • Ritalin (metilfenidato)

En otras ocasiones, tener muy poco de un determinado electrolito, como magnesio y calcio, pueden causar una contracción. Lo mismo se aplica al estrés, la enfermedad e incluso el ejercicio. El ejercicio es, de hecho, una de las causas más comunes de fasciculación, que generalmente se experimenta después de que una persona ha completado un entrenamiento y está en casa descansando.

Ninguno de estos debe considerarse preocupante o necesita atención urgente.

Causas serias de fasciculación

Con menos frecuencia, las fasciculaciones pueden ser el signo de algo más serio. Estos pueden incluir enfermedades o afecciones que afectan el sistema nervioso, ya sea directa o indirectamente.

Entre ellos: s Esclerosis lateral amiotrófica (también conocida como enfermedad de Lou Gehrig) y otras enfermedades de las neuronas motoras a Atrofia muscular espinal, un trastorno genético de los nervios espinales damage Daño del nervio periférico

  • Lesión medular
  • Síndrome paraneoplásico, un trastorno nervioso relacionado con el cáncer
  • Síndrome de Schwartz-Jampel, un trastorno del sistema nervioso genético
  • Síndrome de Moersch-Woltmann (también denominado síndrome de persona rígida)
  • Rabia
  • En este contexto, el tratamiento de la fasciculación se centra en tratar la afección subyacente.
  • Síndrome de fasciculación benigna
  • Además de las causas conocidas, existe una afección llamada síndrome de fasciculación benigna (SFA) que se caracteriza por temblores persistentes que a menudo pueden afectar la calidad de vida de una persona. Con BFS, las contracciones nerviosas muchas veces se describen como implacables, ya sea de forma continua o en episodios aleatorios.

Por definición, BFS es idiopático, lo que significa que no tiene causa conocida. Debido a esto, el diagnóstico de BFS debe hacerse completamente por exclusión mediante la realización de pruebas y exámenes para descartar todas las demás causas posibles.

El término benigno no pretende minimizar la interrupción que BFS puede causar en la vida de una persona. Como un trastorno crónico, su propia persistencia puede conducir a una cascada de síntomas que disminuyen aún más la capacidad de una persona para funcionar.

Estos pueden incluir:

Fatiga generalizada muscle dolores musculares generalizados

Intolerancia al ejercicio (incapacidad para hacer ejercicio hasta el límite esperado) sens sensación globular (la sensación de tener algo atrapado en la garganta)

Parestesias (una sensación punzante o ardiente en partes del cuerpo) cra Calambres musculares, espasmos o temblores

  • Rigidez muscular
  • Tirones mioclónicos (un espasmo muscular súbito e involuntario)
  • Hiperreflexia (el inicio repentino de la presión arterial alta)
  • Cuando se acompaña de calambres o dolor, la afección generalmente se conoce como síndrome de calambres y fasciculación (CSF).
  • Tratamiento de la fasciculación benigna
  • Aunque se puede lograr cierto grado de control con el uso de betabloqueantes y medicamentos anticonvulsivos, nunca se ha demostrado que algún medicamento controle completamente los síntomas de BFS.
  • Por el contrario, el manejo de la ansiedad ha demostrado ser una de las técnicas más efectivas para manejar los síntomas de BFS. La ansiedad tiene una relación de causa y efecto con la fasciculación: puede desencadenar un episodio y agravar su gravedad una vez que comienza.
  • Si los síntomas de ansiedad son graves, lo mejor es buscar ayuda de un profesional capacitado en salud mental que pueda ayudar con el entrenamiento para reducir la ansiedad o recetar medicamentos contra la ansiedad. También se recomienda encarecidamente evitar los estimulantes, incluida la cafeína.

Like this post? Please share to your friends: