Tampoco es inusual que un accidente cerebrovascular isquémico se transforme en un área de sangrado.

Cerebro y sistema nervioso

¿Qué es una hemorragia intracerebral?

En un accidente cerebrovascular hemorrágico, la sangre sale de una arteria rota directamente al tejido cerebral en lugar de fluir a través de los vasos sanguíneos. Cuando una arteria se rompe en el cerebro, la sangre empuja el tejido cerebral a un lado mientras lucha por espacio dentro del cráneo.

Como resultado, el tejido cerebral está traumatizado y puede morir. Si el tejido cerebral se desplaza demasiado, puede causar daño permanente y la muerte.

¿Qué causa la hemorragia intracerebral?

Una causa común de hemorragia intracerebral es el trauma; sin embargo, a veces la hemorragia simplemente parece suceder por sí misma.

La causa más común de hemorragia intracerebral espontánea es la presión arterial alta (hipertensión). La presión arterial alta crónica puede debilitar las paredes de las arterias, particularmente en las profundidades del cerebro, donde los vasos pequeños se ramifican desde las arterias más grandes. Cuando la presión alta empuja contra esas paredes débiles de los vasos sanguíneos, la arteria puede reventar.

Tampoco es inusual que un accidente cerebrovascular isquémico se transforme en un área de sangrado. Este proceso se llama conversión hemorrágica. El accidente cerebrovascular isquémico mata el tejido cerebral y el tejido cerebral muerto es más frágil que el cerebro vivo. Esta fragilidad incluye las paredes de otros vasos sanguíneos, que luego tienen más probabilidades de romperse.

Dado que el accidente cerebrovascular isquémico generalmente se trata con anticoagulantes, los medicamentos también contribuyen a este tipo de hemorragia intracerebral.

Mientras que la presión arterial alta es la causa más común de hemorragia intracerebral espontánea en general, la razón más probable para el sangrado varía según la edad. En los ancianos, un trastorno llamado angiopatía amiloide cerebral puede provocar una hemorragia intracerebral.

En este trastorno, una proteína anormal llamada amiloide se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos. Esto hace que los vasos sanguíneos sean más frágiles y se rompan fácilmente. A diferencia de la hemorragia intracerebral hipertensiva, que a menudo ocurre en el interior del cerebro, la angiopatía amiloidea suele causar hemorragia en el borde del cerebro. En los niños, las anomalías vasculares congénitas son la causa más común de hemorragia intracerebral espontánea. Afortunadamente, estos son relativamente poco comunes.

Otros factores que contribuyen a la hemorragia intracerebral incluyen:

Tumores cerebrales

  • Vasculitis
  • Embolia séptica
  • Moyamoya
  • Cocaína y anfetaminas
  • Infecciones como encefalitis por herpes simple
  • Medicamento para diluir la sangre
  • Trastornos hemorrágicos congénitos
  • ¿Cuáles son los signos de la hemorragia intracerebral?

Alguien con hemorragia intracerebral puede tener signos neurológicos como entumecimiento, hormigueo o debilidad, muy parecido a un accidente cerebrovascular isquémico. Los síntomas neurológicos dependerán de la ubicación del sangrado. Además, la sangre puede provocar un aumento de la presión en el cráneo, lo que provoca dolor de cabeza, náuseas, vómitos y disminución de la conciencia.

Debido a que el tejido cerebral se resiste a la compresión por la sangre, los síntomas de la hemorragia intracerebral tienden a empeorar en minutos u horas.

Esto está en contraste con la hemorragia subaracnoidea, que ocurre de repente.

¿Cómo se diagnostica la hemorragia intracerebral?

Además de examinar al paciente, los médicos querrán solicitar una tomografía computarizada (TC) urgente de la cabeza. La sangre nueva aparecerá brillantemente en las tomografías computarizadas.

¿Cuáles son los tratamientos para la hemorragia intracerebral?

En el momento en que se diagnostica una hemorragia intracerebral, ya se habrá hecho una cierta cantidad de daño. La atención se centrará en evitar que el sangrado empeore. La presión arterial tendrá que estar estrechamente controlada. Si hay un anticoagulante en el sistema del paciente, se pueden administrar medicamentos para revertirlo.

El siguiente paso es prevenir los efectos secundarios de la hemorragia, como el aumento de la presión intracraneal. Para garantizar que el paciente esté bien atendido, la mayoría de los pacientes con hemorragia intracraneal se transfieren a una UCI neurológica.

¿Cuáles son las posibilidades de recuperación de la hemorragia intracerebral?

Entre el 30 y el 50 por ciento de las personas con hemorragia intracerebral no sobrevivirán más de un año. La ubicación y el tamaño de la hemorragia, así como la edad, la salud y el nivel de conciencia de la víctima, todos factores en la probabilidad de supervivencia. Si la víctima tomaba un medicamento anticoagulante, es probable que el resultado sea peor.

Es difícil decir con qué frecuencia las personas con hemorragia intracerebral recuperan un buen nivel de funcionamiento independiente. Algunas personas creen que debido a que la sangre desplaza al tejido cerebral en lugar de robarlo directamente del oxígeno, las personas que sobreviven a un accidente cerebrovascular hemorrágico pueden tener resultados relativamente buenos en comparación con las personas con accidentes cerebrovasculares isquémicos de tamaño similar. Sin embargo, es difícil estar seguro. Las estimaciones recientes de un resultado relativamente bueno después de la hemorragia intracerebral varían entre 12 y 39 por ciento. Más información es claramente necesaria.

Like this post? Please share to your friends: