Pruebas moleculares de muestras de células «indeterminadas» a partir de nódulos tiroideos

Pruebas moleculares de muestras de células indeterminadas a partir de nódulos tiroideos

Es por eso que los investigadores han creado varias pruebas moleculares que se utilizan en muestras de células obtenidas de un nódulo tiroideo. Estas pruebas ayudan al médico a decidir si el nódulo tiroideo es probablemente canceroso o no, lo que a menudo afecta si una persona se somete a una cirugía de tiroides o no.

Obtención de células tiroideas: biopsia por aspiración con aguja fina

El proceso de extracción de células tiroideas de un nódulo, llamado biopsia por aspiración con aguja fina o FNA, es simple, seguro y se realiza en el consultorio de un médico.

Durante una FNA, un médico usará una aguja para eliminar (aspirar) las células del nódulo. Para asegurarse de que la aguja ingrese al nódulo, un médico usará un ultrasonido para guiarlo.

Una vez que las células son aspiradas, un médico las examina bajo un microscopio (llamado patólogo) para determinar si el nódulo es maligno (cáncer de tiroides) o benigno.

A veces, sin embargo, los resultados de una FNA son indeterminados, lo que significa que no está claro si el nódulo es canceroso o no.

En el caso de muestras indeterminadas, la biopsia generalmente se repite. Si es indeterminado por segunda vez, un médico considerará una tercera biopsia o, a menudo, una cirugía.

Si una persona termina sometida a cirugía y se encuentra cáncer de tiroides, la tiroidectomía se considera un paso necesario y apropiado en el tratamiento.

Sin embargo, cuando no se descubre un cáncer de tiroides (y el nódulo es benigno), el paciente ha perdido innecesariamente un órgano vital y, en el proceso, se vuelve hipotiroideo de por vida. Además, la cirugía tiroidea es invasiva y está asociada a riesgos como daño a la glándula paratiroides y al nervio que controla su caja de voz. Pruebas moleculares de células a partir de nódulos tiroideos. Con el dilema de qué hacer cuando una biopsia de PAAF regresa indeterminada, los investigadores comenzó a desarrollar pruebas para mejorar la evaluación diagnóstica de estos nódulos cuestionables.

Una herramienta, llamada Afirma Thyroid FNA Analysis, es una prueba de diagnóstico molecular que mide los patrones de expresión génica dentro de la muestra de FNA para hacer un diagnóstico de benigno o sospechoso de malignidad.

Si el análisis muestra que el nódulo es benigno, generalmente se recomienda un seguimiento y monitoreo periódicos del nódulo (lo cual es habitual en los nódulos benignos). Si el nódulo es sospechoso de malignidad, entonces la persona puede proceder con la cirugía.

La investigación sugiere que la prueba de Afirma es la mejor para descartar el cáncer, lo que significa que tiene un excelente valor predictivo negativo.

Otras pruebas incluyen las pruebas ThyGenX y ThyroSeq. La prueba ThyGenX analiza una muestra de células para detectar mutaciones genéticas y marcadores para acceder al riesgo de cáncer. Esta prueba es particularmente buena para descartar el cáncer, por lo que tiene un excelente valor predictivo positivo.

Aún más refinada, la prueba ThyroSeq es excelente tanto para el cáncer gobernante como para el descartable.

Lo que esto puede significar para su atención de la tiroides es que si ya ha tenido una biopsia de PAAF que encontró un nódulo tiroideo indeterminado y su médico recomienda una tiroidectomía, puede estar interesado en que se haga otra FNA con un médico que use uno de estos pruebas moleculares.

Al final, tener un resultado más concluyente podría evitar una cirugía innecesaria.

Una palabra de Verywell

Aunque estas pruebas moleculares son pruebas extraordinarias y revolucionarias, es importante recordar que la investigación sobre ellas todavía está evolucionando.

En otras palabras, estas pruebas no son perfectas: los médicos aún necesitan examinar los riesgos únicos de cada paciente y reconstruir cómo incorporar mejor estas herramientas de diagnóstico a su cuidado.

Like this post? Please share to your friends: