Luego, cuando su médico sugiera…

Usado solo o (más probablemente) en combinación, estos medicamentos le permiten a su cuerpo funcionar mejor, lo que a su vez lo ayuda a hacer las cosas que quiere o necesita hacer.

Las personas que tienen Parkinson pueden ayudarse a sí mismas aprendiendo cómo funcionan estos medicamentos, qué beneficios potenciales pueden proporcionar y qué efectos secundarios pueden causar. Luego, cuando su médico sugiera un cambio o una adición a los medicamentos que está tomando, puede tomar una decisión informada sobre su tratamiento. Replace Terapia de reemplazo de dopamina

La levodopa, o L-dopa, como se la conoce comúnmente, se considera el tratamiento estándar para la enfermedad de Parkinson y es el medicamento más comúnmente utilizado para la enfermedad.

La droga se convierte en el neurotransmisor dopamina en el cerebro, que repone los suministros de dopamina que se han perdido a medida que la enfermedad avanza. Al hacerlo, la L-dopa mejora los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson.

Cerebro y sistema nervioso

La L-dopa es bastante eficaz pero puede causar algunos efectos secundarios importantes, incluidos los movimientos involuntarios (conocidos como discinesias). Generalmente se prescribe en combinación con otro medicamento llamado carbidopa que reduce esos efectos secundarios.

Agonistas de la dopamina

El segundo medicamento más utilizado para la enfermedad de Parkinson son medicamentos llamados agonistas de la dopamina. En lugar de reemplazar la dopamina en su cerebro, estas drogas engañan a su cerebro haciéndole creer que tiene suficiente dopamina. Las drogas hacen esto al unirse a los receptores destinados a la dopamina en el cerebro.

Los agonistas de la dopamina también ayudan a aliviar los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. Se pueden usar solos o en combinación con L-dopa.

Los efectos secundarios comunes de los agonistas dopaminérgicos incluyen náuseas, vómitos y una disminución de la presión arterial. Algunas personas pueden desarrollar conductas compulsivas y de riesgo mientras toman estos medicamentos, lo que puede limitar su uso.

Inhibidores de la MAO-B

Inhibidores de la monoaminooxidasa (conocidos como inhibidores de la MAO-B) primero se usaron como tratamientos para la depresión, pero también son útiles en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Los medicamentos bloquean la descomposición del neurotransmisor dopamina en el cerebro de su cuerpo, lo que ayuda a mantener el suministro de dopamina más alto y a reducir los síntomas del Parkinson.

Los inhibidores de MAO-B utilizados con más frecuencia en el Parkinson incluyen Eldepryl y Zelapar (selegilina) y Azilect (rasagilina). Se pueden prescribir solos o con otros medicamentos para el Parkinson, y los efectos secundarios pueden incluir náuseas, dolores de cabeza, sequedad de boca, mareos, insomnio y pérdida del apetito.

Los investigadores han analizado si los inhibidores de la MAO-B realmente pueden ralentizar la progresión de la enfermedad de Parkinson (en lugar de simplemente mejorar los síntomas), pero han concluido que no hay evidencia de eso. No obstante, los medicamentos ayudan a tratar los síntomas del Parkinson.

Otros medicamentos

Hay varios otros medicamentos que se usan en la búsqueda para encontrar el equilibrio perfecto entre la eficacia de la medicación y los efectos secundarios mínimos.

Un grupo de medicamentos llamados inhibidores de COMT, por ejemplo, puede ayudar a que más L-dopa llegue al cerebro al evitar que el cuerpo lo descomponga. Comtan (entacapona) y Tasmar (tolcapone) son dos ejemplos de inhibidores de COMT.

Symmetrel (amantadina) funciona aumentando la cantidad de dopamina producida por su cuerpo y evitando que su cuerpo descomponga la dopamina existente. Se usa en el Parkinson temprano para tratar los síntomas y también puede ayudar con los movimientos involuntarios de la L-dopa.

Los anticolinérgicos como la Cogentin (benztropina) no se usan comúnmente, pero pueden ayudar a algunos pacientes de Parkinson más jóvenes a controlar los temblores. Se dirigen a otro neurotransmisor en el cerebro, la acetilcolina.

Finalmente, Exelon (rivastigmina), un fármaco perteneciente a los inhibidores de la colinesterasa clase de medicamentos, está aprobado para el tratamiento de la demencia en el Parkinson. Puede ayudar a mejorar su memoria y su funcionamiento diario.

Tomar decisiones informadas

Hay muchos medicamentos disponibles que pueden ayudar a controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Comprender lo que hacen las distintas drogas y lo que puede hacer para obtener el máximo provecho de sus medicamentos realmente puede ayudarlo a controlar su afección.

Like this post? Please share to your friends: