Ir sin gluten con esclerosis múltiple

Ir sin gluten con esclerosis múltiple

Muchas personas con esclerosis múltiple (EM) deciden abandonar el gluten. Algunas dietas para EM recomiendan ir sin gluten, incluido un componente clave de la popular dieta Best Bet y la MS Recovery Diet, y puede ayudar con la sensibilidad a los alimentos en la EM. Como anécdota, muchas personas con EM que han cambiado su dieta o renunciado al gluten reclaman grandes mejoras en cómo se sienten.

Este artículo no trata acerca de si debe ir sin gluten o no, sino sobre cómo renunciar al gluten si decide hacerlo.

Cuando vaya sin gluten, inicialmente podría pensar que simplemente significa renunciar a pan y productos horneados. Sin embargo, estas cosas son solo la punta del iceberg. Hay muchos más alimentos que contienen gluten.

Cuatro semanas para estar libre de gluten

Puede llevar un tiempo de prueba y error descubrir cómo adaptar su dieta y su estilo de vida en el proceso para convertirse en libre de gluten. Este es un plan de cuatro semanas y cuatro pasos para ir sin gluten. Por supuesto, puede optar por extender o condensar las semanas según sus preferencias.

Paso: eliminar lo obvio

Esta es probablemente la parte más difícil de renunciar al gluten. Cortará todos los alimentos obvios que contengan gluten, cualquier cosa con trigo, cebada o centeno. Sin duda, muchos de sus alimentos favoritos estarán en esta nueva lista de no-no.

Cometerás errores. Se caerá del carro de gluten cuando recién comienza. Siga intentándolo y eventualmente encontrará soluciones a algunos de sus mayores desafíos relacionados con el gluten y tal vez incluso encuentre las cosas que más le gusten.

Paso 2: Encuentra (y elimina) las fuentes ocultas de gluten

Durante este paso, verás mucho más de cerca lo que estás comiendo.

Afortunadamente, te has deshecho con éxito de muchos de los grandes del gluten: pasta, pan, cerveza, productos horneados, etc. Ahora es el momento de empezar a leer las etiquetas y aprender sobre los lugares donde se esconde el gluten. Esto puede ser intimidante al principio, pero aprenderá rápidamente a identificar alimentos mediante la lectura de etiquetas que son potencialmente problemáticas, así como a encontrar soluciones sin gluten.

Paso 3: Situaciones maestras en restaurantes

Una cosa es seguir una dieta restringida cuando prepara sus propios alimentos, pero cuando va a un restaurante, las cosas pueden ser más desafiantes. Necesitará practicar menús de lectura muy de cerca para fuentes ocultas de gluten. También debe sentirse cómodo preguntándole a los camareros acerca de los elementos del menú y pidiendo sustituciones, lo que puede ser un desafío en sí mismo para muchas personas. Eventualmente, te sentirás cómodo preguntando por verduras o ensalada en lugar de pasta o por una simple salsa de mantequilla en lugar de la salsa Alfredo que contiene harina en tus peces.

Ánimo, muchos restaurantes lo han hecho mucho más fácil al ofrecer un menú sin gluten, que puede pedir cuando esté sentado. Esto no solo elimina la discusión sobre elementos individuales, sino que también ayuda a evitar la tentación y el estrés de analizar el menú completo.

Paso 4: Experimento

A medida que te sientas más cómodo comprando y preparando alimentos sin gluten, querrás expandir tus horizontes. Experimenta con nuevas recetas y cocinas. Tome clases de cocina sin gluten. Pruebe las cocinas regionales: la mayoría de la comida asiática y mexicana, por ejemplo, se pueden preparar sin gluten. Y si resulta que ir sin gluten no es para ti y no ves mejoras en cómo te sientes, no seas duro contigo mismo. Es más fácil incorporar el gluten de nuevo que cortarlo, y no has perdido nada.

Enfoque en lo que está agregando, en lugar de lo que está sacando de su dieta.

Seguir los pasos descritos anteriormente le ayudará a abordar el proceso en pedazos. Piense en ello como un desafío. Recompénsese con golosinas especiales (sin gluten) mientras pasa exitosamente días y semanas enteros sin gluten.

Like this post? Please share to your friends: