¿Dónde y por qué se puede propagar el melanoma?

¿Dónde y por qué se puede propagar el melanoma?

Si usted o un miembro de su familia o amigo recientemente han sido diagnosticados con melanoma, se estará preguntando, ¿dónde y por qué se puede propagar el melanoma?

Con la cirugía, el melanoma confinado a la piel es curable en 95 a 98 por ciento de los casos. Desafortunadamente, si la lesión reaparece (vuelve), se vuelve más gruesa o se extiende desde la piel a los ganglios linfáticos u órganos distantes, se vuelve mucho más peligrosa.

Esto ocurre en los melanomas en etapa III y IV y se llama metástasis de melanoma.

¿Qué es el melanoma?

El melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, se desarrolla en las células (melanocitos) que producen melanina, el pigmento que le da color a su piel. El melanoma también puede formarse en los ojos y, rara vez, en órganos internos, como los intestinos.

La causa exacta de todos los melanomas no está clara, pero la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar o las lámparas y camas de bronceado aumenta el riesgo de desarrollar melanoma. Limitar su exposición a la radiación UV puede ayudar a reducir su riesgo de melanoma.

El riesgo de melanoma parece estar aumentando en personas menores de 40 años, especialmente en mujeres. Conocer las señales de advertencia del cáncer de piel puede ayudar a garantizar que los cambios cancerosos se detecten y se traten antes de que el cáncer se disemine. El melanoma puede tratarse con éxito si se detecta temprano.

¿Cómo se detectan las metástasis?

Si su médico sospecha que su melanoma puede haberse diseminado, existen varias herramientas disponibles para verificar el diagnóstico.

Incluyen un análisis de sangre para lactato deshidrogenasa (LDH), que aumenta cuando el melanoma metastatiza, y estudios de imágenes, como radiografía de tórax, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética (MRI), tomografía por emisión de positrones (PET) y ultrasonido. El médico también puede necesitar tomar una muestra de sus ganglios linfáticos, usando un procedimiento llamado mapeo de nódulos linfáticos centinela. Si se confirma, hay muchos tratamientos disponibles, que incluyen quimioterapia, inmunoterapia, radioterapia y cirugía.

Donde se propaga el melanoma

Los estudios han demostrado que el melanoma puede diseminarse a casi cualquier área del cuerpo, una variedad más amplia de áreas que cualquier otro tipo de cáncer. La probabilidad de que se disemine a cada órgano es la siguiente:

  • Nódulos linfáticos: 70 a 75 por ciento
  • Otras áreas de la piel, grasa y músculo: 65 a 70 por ciento
  • Pulmones y área entre los pulmones: 70 a 87 por ciento
  • Hígado y vesícula biliar: 54 a 77 por ciento
  • Cerebro: 36 a 54 por ciento
  • Hueso: 23 a 49 por ciento
  • Tracto gastrointestinal: 26 a 58 por ciento
  • Corazón: 40 a 45 por ciento
  • Páncreas: 38 a 53 por ciento
  • Glándulas suprarrenales: 36 a 54 por ciento
  • Riñones: 35 a 48 por ciento
  • Esplenio: 30 por ciento
  • Tiroides: 25 a 39 por ciento

La metástasis en el cerebro generalmente ocurre tarde en la enfermedad en estadio IV y tiene el peor pronóstico, con una supervivencia promedio de solo cuatro meses.

¿Se puede prevenir la metástasis?

El melanoma puede diseminarse silenciosamente, lo que significa que es posible que no experimente ningún síntoma de metástasis. Por lo tanto, si ha recibido tratamiento para el melanoma en etapa inicial en el pasado, es extremadamente importante realizar autoexámenes periódicos de su piel y de sus ganglios linfáticos, cumplir con todas sus citas para realizarse controles y practicar la seguridad solar. No hay nada más que una persona pueda hacer para prevenir la metástasis además de ser muy diligente.

Alcanzar una recurrencia temprana aumenta en gran medida sus posibilidades de un tratamiento exitoso. Si el melanoma se disemina, es importante mantener una actitud positiva: recuerde que si bien el pronóstico promedio es malo, algunas personas sobreviven al melanoma en etapa IV.

Like this post? Please share to your friends: