Causas del daño y los efectos del lóbulo frontal en las funciones cerebrales

Causas del daño y los efectos del lóbulo frontal en las funciones cerebrales

El cerebro tiene 4 lóbulos en cada lado. Son el lóbulo frontal, el lóbulo temporal, el lóbulo parietal y el lóbulo occipital. Estas regiones llevan a cabo funciones específicas y cualquier enfermedad que dañe un área del cerebro resulta en un deterioro de las funciones llevadas a cabo por esa región del cerebro.

Funciones del lóbulo frontal

El lóbulo frontal es un lóbulo del cerebro relativamente grande, que se extiende desde la parte frontal del cerebro aproximadamente a mitad de camino hacia la parte posterior del cerebro.

Es responsable de una variedad de funciones físicas y cognitivas (de pensamiento).

Una de las funciones más importantes del lóbulo frontal incluye la toma de decisiones, el autocontrol, la atención, la regulación emocional, el pensamiento de alto nivel y la resolución de problemas.

Hay algunas diferencias entre los lóbulos frontales derecho e izquierdo. La parte posterior del lóbulo frontal es una región llamada tira motor, que controla y dirige los movimientos físicos voluntarios (intencionales) del cuerpo. La tira de motor izquierda controla el movimiento del lado derecho del cuerpo, mientras que la tira de motor derecha controla los movimientos del lado izquierdo del cuerpo.

Además, también hay funciones que están predominantemente controladas por el lóbulo frontal izquierdo o el lóbulo frontal derecho. El lóbulo frontal izquierdo está involucrado en el lenguaje, el pensamiento racional y lógico, la ciencia y las matemáticas y la capacidad para resolver problemas. El lóbulo frontal derecho está involucrado con la creatividad, la imaginación, la intuición, la curiosidad, la habilidad musical y artística.

El daño al lóbulo frontal puede afectar la capacidad de atención, la motivación y la capacidad de organización. Y juicio. Los pacientes con daño del lóbulo frontal también pueden mostrar un comportamiento impulsivo o arriesgado.

Causas

El daño al lóbulo frontal es más comúnmente causado por accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios (TIA), también conocidos como mini-accidentes cerebrovasculares.

Esto sucede cuando el flujo sanguíneo a través de uno de los vasos sanguíneos que proporciona sangre a un área del lóbulo frontal se interrumpe o sangra.

Otras causas de daño o lesión del lóbulo frontal pueden ser las siguientes:

  • Demencia vascular: un tipo de demencia causada por el efecto acumulativo de varios accidentes cerebrovasculares pequeños
  • Enfermedad de Huntington pa Parálisis cerebral
  • Enfermedad de Parkinson
  • Enfermedad de Alzheimer: un tipo de demencia causada por la degeneración de las neuronas
  • Accidente cerebrovascular
  • Ataques isquémicos transitorios (AIT)
  • Tumor cerebral
  • Infecciones brain Lesión cerebral traumática
  • Síntomas
  • Los síntomas de daño al lóbulo frontal pueden variar debido a que hay tantas funciones llevadas a cabo por los lóbulos frontales. Estos síntomas pueden incluir uno o más de los siguientes:

Debilidad en un lado del cuerpo o un lado de la cara

Caída

  • Incapacidad para resolver el problema
  • Reducción de la creatividad
  • Disminución del juicio
  • Reducción del sentido del gusto o del olfato
  • Depresión
  • Cambios en comportamiento
  • Bajo lapso de atención, se distrae fácilmente
  • Menor interés sexual o hábitos sexuales peculiares
  • Daño en los lóbulos frontal y temporal causa formas de demencia y desórdenes frontotemporales. A medida que las neuronas de los lóbulos frontal y temporal se dañan, las células cerebrales se atrofian (encogen). Con el tiempo, el daño causa dificultad para pensar, controlar las emociones, la incapacidad para organizarse, problemas para comunicarse y un comportamiento inusual.
  • Diagnóstico

Cuando un accidente cerebrovascular causa daño en el lóbulo frontal, generalmente una TC cerebral o una IRM cerebral es la mejor prueba para diagnosticar un accidente cerebrovascular del lóbulo frontal.

Sin embargo, cuando hay otra causa, como demencia o una conmoción cerebral, entonces una prueba de imagen cerebral puede no revelar daño en el lóbulo frontal. Para evaluar el daño al lóbulo frontal, es posible que necesite una evaluación neuropsicológica completa. Las pruebas incluirán el habla, las habilidades motrices, el comportamiento social, la espontaneidad, el control de los impulsos, la memoria, la resolución de problemas y el lenguaje.

Tratamiento

El tratamiento y la rehabilitación del daño del lóbulo frontal pueden ayudarlo a mejorar la función.

La rehabilitación incluirá el fortalecimiento de las habilidades existentes y la compensación de las habilidades que se han perdido. El enfoque puede colocarse en la regulación de las emociones y el control del comportamiento impulsivo.

Los hemisferios del cerebro

El cerebro tiene dos hemisferios, el izquierdo y el derecho. Sin embargo, el lóbulo frontal a veces se denomina hemisferio, lo que puede ser confuso.

Esta terminología confusa se deriva del hecho de que el cerebro temprano se desarrolló como tres hemisferios cerebrales, o secciones, antes del nacimiento: el cerebro anterior, el mesencéfalo y el cerebro posterior. Cada una de estas secciones en desarrollo tiene funciones específicas.

La función del rombencéfalo es controlar la respiración y la frecuencia cardíaca. El mesencéfalo, ubicado en la parte más superior del tronco encefálico, controla las acciones reflejas, como el movimiento ocular y otros movimientos voluntarios. El cerebro anterior, la parte más grande y altamente desarrollada del cerebro, controla las percepciones y respuestas emocionales, movimientos involuntarios, patrones de sueño, memoria y capacidad de organización. El cerebro anterior se divide en dos mitades, o hemisferios, que se encuentran directamente detrás de la frente.

Una palabra de

Verywell

Cualquier tipo de daño cerebral sin duda puede causar una gran cantidad de estrés. Si usted o un ser querido ha sufrido daños en el lóbulo frontal, debe tener en cuenta que las personas pueden experimentar cierto grado de recuperación, según la causa del daño. Las enfermedades como la demencia y la enfermedad de Parkinson generalmente empeoran con el tiempo, y la medicación puede ayudar a retrasar la progresión, pero no puede revertir la enfermedad.

Otras causas de daño del lóbulo frontal, como apoplejía, conmoción cerebral e infección, deben estabilizarse e incluso mejorar con el tiempo.

Like this post? Please share to your friends: