Autismo y alergias alimentarias

Autismo y alergias alimentarias

El autismo es un trastorno que afecta el desarrollo cerebral en los niños. Esta condición causa problemas con la interacción social y las habilidades de comunicación, y las limitaciones en los patrones de comportamiento. El autismo es probablemente genético, aunque también parece haber factores ambientales que influyen en la enfermedad.

¿Las alergias a los alimentos causan o empeoran el autismo?

En los últimos años, varios estudios, principalmente en la literatura de medicina alternativa, han sugerido que las alergias alimentarias juegan un papel en la causa o el agravamiento del autismo.

Específicamente, el gluten (una proteína de trigo) y la caseína (una proteína de la leche) han sido culpados por el empeoramiento de los síntomas en niños con autismo. Se cree que estas proteínas de los alimentos se descomponen en proteínas más pequeñas (péptidos) que funcionan como los narcóticos en los niños con autismo, lo que empeora los cambios conductuales del autismo.

Muchos otros alimentos también son culpados por empeoramiento del autismo, como huevos, tomates, berenjenas, aguacate, pimientos rojos, soja y maíz. Sin embargo, los autores de literatura de medicina alternativa sobre autismo y alergias alimentarias admiten que las pruebas de alergia a estos alimentos, así como al trigo y la leche, suelen ser negativas, y la mayoría de estos niños no parecen experimentar síntomas típicos de alergias alimentarias . Por lo tanto, recomiendan probar anticuerpos específicos (IgG) contra estos alimentos.

Esta práctica, sin embargo, está en conflicto con un conjunto de pautas conocidas como los Parámetros de práctica para la prueba de diagnóstico de alergias.

Estas directrices establecen que los anticuerpos IgG no tienen ningún papel en el diagnóstico de alergias alimentarias.

Con el fin de evaluar el impacto de estos alimentos, los estudios han analizado los efectos de la restricción de alimentos (principalmente dietas sin gluten y sin caseína) en niños con autismo. La mayoría de estos estudios son de muy mala calidad y no cumplen con los estándares científicos actuales.

Un análisis Cochrane de 2004 sobre este tema encontró solo un estudio pequeño y bien diseñado que mostró alguna mejoría en los rasgos autistas en los niños que recibieron una dieta libre de gluten / caseína. Otro análisis Cochrane cita dos estudios que muestran una pequeña mejoría en tres aspectos del autismo: rasgos generales de autismo, aislamiento social y capacidad general de comunicarse e interactuar, pero de lo contrario no se observaron diferencias significativas entre el grupo de tratamiento y el grupo de control. Se necesitan estudios de un mayor número de niños para confirmar los resultados de estos pequeños estudios.

¿Cómo podrían los alimentos empeorar el autismo?

No está del todo claro que las comidas empeoren el autismo, aunque hay muchas teorías sobre cómo podría ocurrir esto. Se ha sugerido que el autismo podría ser el resultado de una pérdida de regulación del sistema inmunitario, lo que provocaría un aumento de las señales químicas inflamatorias de los glóbulos blancos. Se considera que estas sustancias químicas (citoquinas) pueden ser responsables de las anomalías neurológicas observadas en niños con autismo. Estudios recientes sugieren que los niños con autismo pueden responder a ciertos alimentos, particularmente alimentos que contienen gluten y caseína, produciendo más de estas citoquinas inflamatorias.

Se cultivaron células sanguíneas de niños autistas con diversos alimentos en un laboratorio, y se midieron varias citoquinas inflamatorias. Las citocinas de los niños autistas fueron mucho más altas que las de los niños normales (no autistas) después de estar expuestos al gluten o la caseína. Este aumento puede ayudar a predecir cuándo un niño autista se beneficiaría de la evitación dietética de estas proteínas.

¿Las mujeres con alergias corren riesgo de tener hijos con autismo?

También se ha sugerido que el sistema inmunológico cambia las experiencias de una mujer embarazada que podría poner a su hijo en riesgo de autismo. Muchos informes de mujeres con diversas enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1 y la artritis reumatoide tienen un mayor riesgo de tener hijos con autismo.

Un estudio reciente evaluó la relación entre las enfermedades autoinmunes y el autismo. Se encontró que solo la psoriasis predispone a una mujer a tener un hijo con autismo. Sin embargo, el estudio también mostró que tener rinitis alérgica y / o asma, particularmente cuando se diagnostica durante el embarazo, coloca a la mujer en mayor riesgo de tener un hijo con autismo.

Una vez más, la razón para esto no está completamente clara; sin embargo, la mayoría de las teorías involucran cambios en el sistema inmune durante el embarazo y la producción de estos químicos inflamatorios. Estas citoquinas de alguna manera pueden contribuir a los síntomas del autismo en niños genéticamente predispuestos. Dis Trastornos del espectro autista y bacterias intestinales

En los últimos años hemos estado aprendiendo que las bacterias que albergamos en nuestros intestinos pueden afectar todo, desde las enfermedades que desarrollamos hasta nuestros estados de ánimo. Esta ciencia aún está en su infancia, y no se sabe qué funciones, si es que hay alguna, tienen las bacterias intestinales en el autismo, pero los investigadores han encontrado diferencias en el microbioma intestinal entre los niños con trastornos del espectro autista. Afortunadamente, muchos estudios están en progreso y es probable que tengamos más información disponible en el futuro cercano sobre si los cambios en la dieta podrían llevar a un cambio en el microbioma intestinal que podría ser ventajoso para los niños con autismo.

¿Mi niño autista debería evitar comer gluten y caseína?

En este momento, no parece haber suficiente información para apoyar el seguimiento de una dieta libre de gluten / caseína para niños con autismo. Además, limitar la ingesta dietética de un niño, especialmente evitando alimentos nutricionalmente importantes como la leche y el trigo, puede ser peligroso.

Muchos padres con niños con trastorno de autismo están dispuestos a intentar cualquier cosa para ayudar a su hijo. Es importante hablar con su médico si desea trabajar con la dieta de su hijo. En general, seguir estas dietas es un esfuerzo importante que puede afectar a toda la familia. Si realmente quiere hacer estos cambios, aprenda a seguir una dieta caseína o sin gluten. Existen muchas fuentes ocultas de gluten, y la eliminación de este nutriente puede llevar un gran trabajo de detective. A muchas personas les resulta útil llevar un diario cuando eliminan alimentos para tener una medida objetiva de los cambios. Es posible que desee hacer una lista de los rasgos del autismo de su hijo y usar un número entre 1 y 10 para clasificar estos comportamientos antes y después de un cambio en la dieta. Cambiar la dieta de su hijo y, potencialmente, la producción de citocinas inflamatorias generalmente lleva tiempo. Es probable que no espere ver cambios durante la noche o incluso en las primeras semanas de un cambio.

Hablar del papel incierto de las alergias a los alimentos en el trastorno del autismo no significa que la dieta no sea increíblemente importante para los niños con autismo. El viejo adagio de que somos lo que comemos conlleva un gran significado. La ingesta de alimentos procesados ​​simplemente no es saludable para nuestros hijos, ya sea que tengan trastornos del espectro autista o no. Mientras que la medicina alopática a menudo está en desacuerdo con la medicina alternativa con respecto a la influencia de determinados alimentos en los trastornos del espectro autista, ambos lados del espectro acordarían rápidamente que una dieta rica en frutas y verduras que minimice los alimentos procesados ​​debería ser una prioridad el manejo del autismo. Esperemos que aprendamos más, también, sobre el posible papel del microbioma intestinal y cómo la dieta puede influir en los niños con autismo.

Like this post? Please share to your friends: