6 Beneficios del ejercicio para personas con Alzheimer

6 Beneficios del ejercicio para personas con Alzheimer

El ejercicio físico se promociona en la investigación como una forma de prevenir y reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. Sin embargo, ¿sabías que incluso después de que se inicia la demencia, el ejercicio físico puede beneficiar a la persona que vive con demencia?

Hay varias maneras de tratar la enfermedad de Alzheimer. Medicamentos, cambios ambientales y de comportamiento no farmacológicos, educación para las familias y los cuidadores: todos estos tienen valor y pueden ser útiles para responder a la demencia.

Otra forma en que se enfatiza repetidamente es el ejercicio físico.

¿Cómo puede el ejercicio físico ayudar a las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer?

  • Reduzca el riesgo de depresión en la demencia

    Aproximadamente del 5 al 23% de las personas con demencia experimentan algún nivel de depresión. La depresión puede aumentar el deterioro de la memoria y afectar significativamente la calidad de vida de una persona. La actividad física y el ejercicio liberan endorfinas que pueden elevar el estado de ánimo.

  • Reduzca la Inquietud y Prevenga el Vagabundeo

    El ejercicio también puede ayudar a reducir algunos de los comportamientos desafiantes del Alzheimer. El ejercicio adecuado puede proporcionar suficiente actividad física para que una persona tenga menos probabilidades de sentir la necesidad de moverse y posiblemente deambular por la puerta. Después de la actividad física, nuestros cuerpos son más propensos a sentirse descansados ​​y relajados, lo cual es beneficioso para todos nosotros.

  • Preservar el funcionamiento físico, la fuerza y ​​las habilidades ADL

    La capacidad del cuerpo para mantener el equilibrio y la fuerza, y en consecuencia para prevenir caídas, es un beneficio significativo en la demencia. A medida que avanza la demencia, disminuye la capacidad física para caminar y llevar a cabo actividades de la vida diaria, como vestirse y estar listo para el día. El ejercicio físico y otras actividades que requieren movilidad a veces pueden ayudar a mantener un mayor nivel de funcionamiento durante más tiempo.

  • Mejorar / mantener la función cardíaca

    La mala salud cardiovascular se ha asociado a la investigación con deterioro cognitivo. Mantener un corazón saludable puede prevenir otras complicaciones y condiciones de salud que podrían afectar aún más el funcionamiento.

  • Mejore los hábitos de sueño

    La falta de ejercicio también puede dificultar la capacidad de dormir bien, especialmente si alguien toma siestas frecuentemente durante el día y luego inquieto y despierto por la noche. La actividad física puede ser útil para mantener un buen ciclo de sueño y vigilia y para facilitar el sueño profundo durante la noche.

  • Mejorar la alerta mental y el funcionamiento cognitivo

    La investigación ha demostrado que el ejercicio físico realmente ha mejorado la cognición en aquellos con deterioro cognitivo leve. Si bien no se ha demostrado que restaure la memoria por completo, ha mejorado los procesos de pensamiento en general y el funcionamiento cognitivo.

    El entrenamiento con pesas demostró ser particularmente efectivo, con mejoras en la atención selectiva, la resolución de conflictos y la memoria. Caminar también ha demostrado mejoras en la memoria. Los resultados de múltiples estudios de investigación son muy alentadores con respecto al ejercicio físico y su beneficio antes y después del deterioro cognitivo.

Like this post? Please share to your friends: