Cómo el sueño cambia con el envejecimiento

Cómo el sueño cambia con el envejecimiento

Existe el mito de que las personas mayores necesitan menos horas de sueño. Eso simplemente no es cierto. Todos los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño cada noche. A medida que envejecemos, se vuelve más difícil dormir bien por la noche. Eso no significa que aún no necesitemos de siete a nueve horas. Uno de los desafíos para un envejecimiento saludable es la solución de problemas de sueño para garantizar que estamos descansando lo suficiente para una buena salud.

Cambios en el sueño en adultos mayores

Por varias razones, las personas mayores tienen problemas para conciliar el sueño y quedarse dormidas. A medida que envejecemos, podemos notar algunos de los siguientes:

  • Dormir más tiempo para conciliar el sueño
  • Dormir es menos profundo
  • Despertarse tres o cuatro veces por noche
  • Viajes nocturnos frecuentes en el baño
  • Dormir no es tan reparador o satisfactorio
  • Tendencia a conciliar el sueño al anochecer y despertarse temprano en la mañana

Por qué los adultos mayores duermen menos

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos cambian. Estos cambios afectan la duración y la calidad de nuestro sueño. Dependiendo de su situación, se puede aplicar uno de estos factores:

  • Hormonas: A medida que envejecemos, nuestros cuerpos secretan menos de dos hormonas del sueño importantes: la melatonina y la hormona del crecimiento.
  • La melatonina es importante porque los cambios en el nivel de esta hormona controlan nuestro ciclo de sueño. Con menos melatonina, muchos adultos mayores se sienten somnolientos al anochecer y se despiertan temprano en la mañana. También pueden tener más problemas para conciliar el sueño.
  • La hormona del crecimiento es lo que hace que los niños duerman tan profundamente. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo secreta menos de esta hormona y el sueño profundo se vuelve más difícil.
  • La menopausia causa muchos cambios hormonales en las mujeres, a veces resulta en sudores nocturnos y otros síntomas que interfieren con el sueño.
  • Condiciones de salud: Las condiciones de salud pueden interferir con el sueño. A medida que envejecemos, tenemos más probabilidades de desarrollar una enfermedad crónica. Estas enfermedades producen cambios en nuestro cuerpo que interfieren con el sueño normal. Al administrar bien su condición de salud, puede minimizar este efecto. Algunos ejemplos de cómo algunas enfermedades interfieren con el sueño son:
  • Algunas afecciones de salud (como la artritis) causan dolor, lo que dificulta conciliar el sueño.
  • Otras afecciones (como diabetes o una próstata agrandada) pueden hacer que use el baño con frecuencia durante la noche, lo que interrumpe el sueño profundo.
  • Las enfermedades del corazón, la presión arterial alta y otras afecciones cardiovasculares pueden hacer que se despierte repentinamente debido a dificultades respiratorias o cambios en la frecuencia cardíaca.
  • La enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y las enfermedades mentales pueden causar ansiedad que interfiere con el sueño.
  • Cambios en el estilo de vida: A medida que envejecemos, nuestras rutinas diarias cambian. Estos cambios pueden afectar nuestro sueño. Al aumentar el ejercicio y el tiempo al aire libre y al disminuir la siesta, mejorará tanto la duración como la calidad de su sueño:
  • Cambios en el estilo de vida Las personas mayores hacen menos ejercicio. Asegúrese de hablar con su médico y obtener una cantidad saludable de ejercicio diario.
  • Luz solar: La luz solar ayuda a su cuerpo a producir melatonina, que regula su ciclo de sueño. Intente obtener al menos dos horas de exposición a la luz brillante todos los días. Si le es difícil salir, considere usar una luz de espectro completo en el interior.
  • Siesta: Mientras duermes la siesta puede ser excelente, si duermes una siesta de más de 20 minutos al día, es posible que estés interfiriendo con tu sueño.
  • Alcohol, cafeína y nicotina: Estos tres culpables causarán estragos en su sueño. Si tiene problemas, reduzca la cantidad y asegúrese de no utilizar ninguno de estos dentro de las tres horas posteriores a acostarse.
  • Medicamentos: A medida que envejecemos, es más probable que tomemos uno o más medicamentos. Estos medicamentos a menudo pueden interferir con el sueño. Es posible que su médico pueda cambiar su medicamento a uno que no lo haga perder sueño o posiblemente cambie la hora del día en que toma ese medicamento. Algunos medicamentos comunes que interfieren con el sueño incluyen algunos medicamentos para la presión arterial alta, antidepresivos, esteroides, algunos descongestionantes y broncodilatadores.
  • ¿Qué hacer para mejorar tu sueño?

    La buena noticia es que, en general, puede mejorar mucho su sueño identificando la causa subyacente y realizando cambios. Si su falta de sueño se debe a una enfermedad o medicación, hable con su médico sobre la posibilidad de cambiar el medicamento o la hora del día en que lo toma. Siga los consejos para dormir anteriores y asegúrese de hacer ejercicio y tomar el sol todos los días.

    Si su sueño no mejora, puede tener un trastorno del sueño. Las condiciones de salud que impiden que una persona se duerma o permanezca dormida incluyen la apnea del sueño y el insomnio. Un doctor puede ayudar a tratar estas condiciones.

    En pocas palabras: Intente hacer cambios en sus hábitos de sueño y estilo de vida. Si eso no ayuda, hable con su médico. Hagas lo que hagas, no aceptes estar cansado como parte de envejecer.

    Like this post? Please share to your friends: