Usos, beneficios y riesgos de la terapia con haz de protones en el cáncer de pulmón

Usos, beneficios y riesgos de la terapia con haz de protones en el cáncer de pulmón

¿Qué es exactamente la terapia con haces de protones para el cáncer de pulmón? ¿Cuándo se usa este tipo de tratamiento, cuáles son los beneficios y las ventajas en relación con otros tratamientos y cuáles son los posibles efectos secundarios?

¿Qué es la terapia con haz de protones?

Más de la mitad de las personas con cáncer de pulmón tienen algún tipo de radioterapia, como la terapia con haz de protones durante su viaje. La radioterapia convencional funciona administrando rayos X de alta energía a un tumor. Por el contrario, la terapia con haces de protones es una técnica que suministra energía en forma de protones (partículas cargadas positivamente) a un área de tejido que se destruirá.

Un acelerador de partículas se utiliza para aumentar la energía necesaria para producir estos protones. Debido al costo y espacio necesarios para un acelerador de partículas, solo un puñado de centros oncológicos ofrecen este tratamiento en los Estados Unidos y en todo el mundo.

¿Cómo funciona la terapia con haz de protones?

Como se indicó anteriormente, la terapia con haces de protones funciona bombardeando un tumor con partículas cargadas positivamente llamadas protones. Los protones, a su vez, causan daño al material genético de las células cancerosas en un tumor, lo que resulta en la muerte de las células cancerosas.

La última forma de terapia con haz de protones, conocida como barrido con haz de lápiz, usa escaneo puntual para enviar corrientes de protones hacia adelante y hacia atrás a través de un tumor.

¿En qué se diferencia la terapia con haz de protones de la radioterapia convencional?

Tanto la radioterapia convencional como la terapia con haz de protones son recetadas y administradas por un oncólogo de radiación, un especialista en cáncer que se enfoca en el tratamiento del cáncer con radiación.

A diferencia de la radioterapia convencional, la terapia con haz de protones se enfoca en un área de tejido muy precisa. Esta entrega enfocada no solo permite que se usen mayores cantidades de radiación, sino que produce menos daño a los tejidos no cancerosos cercanos. El daño a los tejidos sanos cerca de un tumor provoca la mayoría de los efectos secundarios, incluidos algunos de los efectos secundarios a largo plazo, como el desarrollo de cánceres secundarios (cánceres causados ​​por el tratamiento primario contra el cáncer).

Una de las mayores ventajas de la terapia con haces de protones es que puede usarse para tumores adyacentes a estructuras críticas, lo que podría dificultar o imposibilitar la cirugía. La terapia con haz de protones también se puede usar para aquellos que podrían beneficiarse de la terapia de radiación pero que ya han recibido radiación convencional.

¿Cuándo se usa la terapia de haz de protones para el cáncer de pulmón?

Hay algunas razones diferentes por las que la terapia con haz de protones puede recomendarse para las personas con cáncer de pulmón. Con el cáncer de pulmón en etapa temprana, que no se puede tratar con cirugía de cáncer de pulmón, la terapia con haz de protones puede ser una opción.

Un tumor de pulmón puede ser inoperable debido a la ubicación del cáncer cerca de estructuras vitales o debido a condiciones médicas que hacen que la cirugía sea demasiado riesgosa. En esta situación, también se puede usar un tratamiento alternativo conocido como radioterapia corporal estereotáctica (SBRT). Ambos procedimientos proporcionan altas cantidades de radiación a un área de tejido pequeña y localizada. Tanto la terapia con haz de protones como SBRT pueden usarse con un propósito curativo. Therapy La terapia con haz de protones también puede ser una opción para las personas que han tenido una recurrencia de cáncer de pulmón pero que ya han recibido radioterapia.

La terapia con haz de protones generalmente no se recomienda para personas con cáncer de pulmón avanzado, como los tumores en estadio 3B y estadio 4. Al igual que con la cirugía, los cánceres de pulmón avanzados generalmente se tratan mejor con otras terapias como la quimioterapia, las terapias dirigidas o la inmunoterapia.

Posibles efectos secundarios y complicaciones

Al igual que con cualquier tratamiento contra el cáncer, se pueden producir efectos secundarios. Muchos de los efectos secundarios son similares a los efectos secundarios de la radioterapia convencional e incluyen:

Enrojecimiento de la piel del tórax (dermatitis por radiación).

  • Fatiga. P Neumonitis por radiación: la neumonitis por radiación se refiere a una inflamación de los pulmones relacionada con el tratamiento. Es muy tratable (generalmente con esteroides), pero es importante que hable con su médico sobre cualquier tos, cambio en la respiración o dificultad para respirar, de modo que se puedan realizar exámenes.
  • Pérdida permanente de cabello en el cofre.
  • Los efectos secundarios a largo plazo y las complicaciones de la terapia con haz de protones no son del todo claros ya que el tratamiento es relativamente nuevo en comparación con otras formas de radioterapia. Los efectos secundarios a largo plazo de la radioterapia en el tórax pueden incluir fibrosis pulmonar (cicatrización de los pulmones que comienza como neumonitis por radiación que no se trata), cánceres secundarios (un cáncer causado por el daño al material genético en células normales del tratamiento) y enfermedad cardíaca (que incluye enfermedad valvular, enfermedad de las arterias coronarias, miocardiopatía y ritmos cardíacos anormales) cuando se administra radiación al lado izquierdo del tórax. En teoría, estos efectos secundarios deberían ser menos comunes que con la radioterapia convencional debido a la reducción del daño a los tejidos normales, pero es demasiado pronto para saberlo con certeza.
  • Con la radioterapia general para el cáncer de pulmón, fumar puede hacer que el tratamiento sea menos efectivo y aumentar los posibles efectos secundarios. La terapia con haz de protones también puede verse afectada por el tabaquismo. Si fuma, asegúrese de conocer las razones por las cuales es importante dejar de fumar después de un diagnóstico de cáncer.

Terapia con haz de protones: preparación, tiempo y seguimiento

La terapia con haz de protones se administra todos los días de la semana para un total de alrededor de 30 visitas. El número de visitas puede ser más largo o más corto dependiendo de su cáncer en particular.

Antes de comenzar la terapia con haces de protones, tendrá una cita de preparación con sus oncólogos radiólogos. Las mediciones se realizan a través de escaneos como una tomografía computarizada para definir con precisión el área que debe radiarse.

Debe planificar hasta una hora para cada visita, aunque la radioterapia en sí misma solo lleva un corto período de tiempo. Se le pedirá que se desvista y se le colocará un dispositivo de inmovilización en el pecho para cada visita. El dispositivo se realizará durante su cita de planificación inicial.

Después de completar todos sus tratamientos, realizará un seguimiento con su médico oncólogo. Se realizará un examen de seguimiento en ese momento para ver qué tan bien funcionó la terapia de protones. También se pueden realizar exploraciones mientras recibe sus tratamientos si tiene algún empeoramiento de los síntomas.

Preguntas para hacerle a su oncólogo de radiación

Para comprender mejor la terapia con haz de protones y decidir si es adecuada para usted, es útil tener una lista de preguntas mientras consulta con sus oncólogos de radiación. Estos incluyen:

¿Por qué recomiendan este tratamiento?

¿Existen tratamientos alternativos que puedan ser igual de efectivos?

  • ¿Cuál es el costo del tratamiento? ¿El seguro cubrirá mi tratamiento o tendré costos de bolsillo?
  • ¿Cuántos tratamientos necesitaré tener en total? ¿Por qué?
  • Si debe viajar para sus tratamientos, pregunte a su enfermera de oncología u otro profesional en su centro de cáncer qué opciones de alojamiento están disponibles. Algunos centros de cáncer, como la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, tienen alojamiento a un costo reducido o incluso gratis.
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios que podría esperar?
  • ¿Qué han dicho sus otros pacientes sobre sus tratamientos?
  • ¿Cuántas personas ha tratado con la terapia con haz de protones?
  • También puede preguntarle a su oncólogo médico qué tratamiento recomendaría a continuación si la terapia con haz de protones fuera ineficaz.
  • Una palabra de Verywell
  • La terapia de haz de protones es un enfoque de tratamiento más nuevo que se puede usar para algunas personas con cáncer de pulmón. Se utiliza con mayor frecuencia para el cáncer de pulmón de células no pequeñas en etapa temprana, que es potencialmente curable, pero que se encuentra en una ubicación difícil para acceder de forma segura con cirugía o si una persona tiene afecciones médicas que aumentan el riesgo de la cirugía.

El efecto secundario más común es la fatiga, pero se considera que los efectos secundarios probablemente serán más tolerables que con la radioterapia convencional, especialmente con las formas más nuevas de terapia con haces de protones, como la exploración con haz de lápiz.

Debido a que hay un número limitado de áreas donde se puede realizar este procedimiento, puede ser difícil para algunas personas que viven lejos de estos centros, especialmente cuando los tratamientos se necesitan diariamente durante varias semanas.

En la actualidad, existe cierta controversia sobre el beneficio real de la terapia con haces de protones dado el costo. La terapia con haz de protones puede costar al menos dos veces más que la radioterapia convencional, y los costos de alojamiento, viajes y tiempo libre para quienes viajan pueden ser altos. Considere todos los aspectos del tratamiento antes de elegir uno que sea adecuado para usted.

Like this post? Please share to your friends: