¿Se puede usar Ambien como tratamiento para el coma, la distonía y las lesiones cerebrales?

¿Se puede usar Ambien como tratamiento para el coma, la distonía y las lesiones cerebrales?

Ambien (se vende como el zolpidem genérico) se receta típicamente para el tratamiento del insomnio, pero podría ayudar a otros trastornos neurológicos como coma, estados vegetativos persistentes, distonía, enfermedad de Parkinson, apoplejía, demencia y cerebro traumático. Heridas? Los informes de casos y los estudios pequeños sugieren la posibilidad de un beneficio, y una revisión alienta una mayor investigación sobre el papel del medicamento en la terapia poco ortodoxa.

¿Cómo funciona Ambien en el cerebro?

Zolpidem (vendido como Ambien, Ambien CR e Intermezzo) es un medicamento hipnótico recetado aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos para el tratamiento del insomnio. Es relativamente selectivo y actúa sobre el ácido gamma-aminobutírico tipo A (receptor de benzodiazepina GABA. Esto puede ayudar a disminuir la actividad de ciertas áreas del cerebro, promoviendo modestamente el sueño y suprimiendo la conciencia. Puede estimular un aumento del sueño REM por suprimir la actividad de la dopamina, un efecto que también puede aumentar los niveles de prolactina.

Ambien funciona rápidamente, alcanzando la concentración máxima en la sangre después de 1.6 horas de consumo. No tiene metabolitos activos. En menos de 3 horas (con formulaciones estándar que van desde 1.5 a 2.4 horas), los niveles sanguíneos de Ambien se reducen a la mitad. La formulación de liberación controlada (vendida como Ambien CR) tiene una vida media de 1.5 a 4.5 horas.

Zolpidem se excreta en la orina a través de los riñones. La ayuda para dormir más ampliamente prescrita, Ambien puede tener un impacto relativamente pequeño en la calidad del sueño. Cuando se toman 10 mg, en promedio, puede reducir el tiempo necesario para quedarse dormido entre 5 y 12 minutos. Tiempo promedio que se pasa despierto durante la noche en unos 25 minutos adicionales.

¿Cómo podría afectar otros trastornos que afectan el cerebro?

El papel de Ambien en el tratamiento de los trastornos neurológicos

Investigadores de la Universidad de Michigan han resumido el corpus de literatura científica sobre cómo el zolpidem puede afectar otras afecciones que afectan profundamente el cerebro, como el coma, la distonía, los accidentes cerebrovasculares y la demencia. Algunos de sus hallazgos pueden ser alentadores para aquellos que están lidiando con lesiones profundas y daño al cerebro.

Martin Bomalaski, MD, y sus colegas revisaron 2314 artículos que se han publicado hasta el 20 de marzo de 2015. Después de revisar los resúmenes, se revisaron los manuscritos completos de 67 artículos. Muchos de estos informes incluyeron ensayos pequeños e informes de casos, lo que representa un bajo nivel de evidencia clínica. De hecho, solo 11 de los estudios tenían más de 10 participantes. Hubo solo 9 ensayos controlados aleatorios, considerados el estándar de oro de la investigación clínica. Esto puede afectar la interpretación de los resultados y la aplicabilidad a poblaciones más grandes.

Hubo varias categorías principales de problemas en los que se probó zolpidem:

Trastornos del movimiento (31 estudios) – distonía y enfermedad de Parkinson

  • Trastornos de la conciencia (22 estudios) – coma y estado vegetativo persistente
  • Otros problemas neurológicos (14 estudios) – accidente cerebrovascular, lesión cerebral traumática, encefalopatía y demencia
  • Los investigadores analizaron los artículos para los tipos de trastornos tratados, la dosis de zolpidem utilizada, la frecuencia de administración, los efectos observados y los efectos adversos informados.

¿Qué mejoras se notaron con el tratamiento Ambien?

Hubo una variedad de síntomas que se evaluaron, que van desde dificultad para hablar (afasia), falta de capacidad de respuesta (apatía) y problemas de movimiento asociados con la falta de coordinación motora. Las respuestas se midieron objetivamente con varias escalas validadas de síntomas usadas para medir el coma, la enfermedad de Parkinson, la distonía y otros problemas.

En general, zolpidem proporcionó alivio transitorio: la mayoría de las mejorías, si se observaron, duraron solo de una a cuatro horas. Estas mejoras fueron repetibles, requiriendo una dosificación frecuente debido a la corta vida media del medicamento. Se vieron mejoras en las habilidades motoras, auditivas y verbales. Algunos pacientes comatosos o vegetativos mejoraron a un estado mínimamente consciente, algunos incluso intentaron hablar.

También hubo estudios que demostraron una mejoría en la neuroimagen funcional, lo que sugiere un cambio claro en la química y las conexiones del cerebro. Los efectos únicos pueden estar presentes en los pacientes cuyos ganglios basales están lesionados, una parte del cerebro que ayuda a procesar la información para coordinar un movimiento deseado o respuesta motora.

Los efectos secundarios fueron los esperados: zolpidem es sedante. Esto puede causar somnolencia y se informó en 13 de los 551 pacientes que lo probaron. Dado que los síntomas deben mejorarse durante la vigilia, esta puede ser una limitación importante del uso del medicamento. Como también afecta la formación de memoria, también se puede suponer que podría haber impactos en la memoria a corto plazo. Como las personas que usaron el medicamento pueden haber sufrido un deterioro significativo al inicio del estudio, la apreciación total de los efectos secundarios puede verse comprometida.

Desafortunadamente, zolpidem no funciona para todos. De hecho, solo del 5 al 7 por ciento de los pacientes con trastornos que afectan la conciencia respondieron a la droga. Esto significa que hasta el 95 por ciento de las personas que lo usaron no tuvieron una mejora favorable en sus estados de conciencia. Entre los sujetos con trastornos del movimiento, las tasas de respuesta fueron más altas, llegando al 24 por ciento.

Muchos no respondieron al medicamento, pero con pocas opciones de tratamiento, el zolpidem aún puede ser una opción atractiva para las familias que están desesperadas por cualquier posibilidad de mejora.

Una palabra de Verywell

Aunque estos informes de casos y pequeños ensayos clínicos pueden parecer alentadores, es mejor para las familias y amigos de aquellos con un deterioro neurológico significativo interpretar estos resultados con una dosis considerable de pragmatismo solemne. Es muy probable que zolpidem no ayude a la mayoría de los pacientes que sufren estos trastornos profundamente incapacitantes. Sin embargo, puede haber razones para la esperanza: se justifica una mayor investigación.

No se entiende completamente cómo zolpidem puede mejorar estas diversas condiciones. Es probable que afecte el equilibrio de los neurotransmisores y las conexiones entre varias áreas del cerebro. En una analogía, si el cerebro está atrapado en un estado de disfunción debido a un desequilibrio de fuerzas opuestas, puede ayudar a inclinar la lucha en una dirección favorable. Estos mecanismos deben ser aclarados. Ensayos de investigación clínica más amplios pueden ayudarnos a entender quién con discapacidad neurológica severa se beneficiará con el uso de zolpidem y por qué.

Like this post? Please share to your friends: