Evolución del papel de la inmunoterapia en el cáncer de cabeza y cuello

Evolución del papel de la inmunoterapia en el cáncer de cabeza y cuello

El cáncer de células escamosas de la cabeza y el cuello es el sexto cáncer más común en el mundo y representa aproximadamente uno o dos por ciento de todas las muertes por cáncer. Uno de los principales problemas radica en el tratamiento de personas con cáncer de cabeza y cuello metastásico o recurrente, ya que la probabilidad de supervivencia es generalmente deficiente.

La buena noticia es que la investigación está progresando y los médicos están comenzando a utilizar inmunoterapias en esta población de pacientes.

La inmunoterapia es un tratamiento novedoso que parece seguro y mejora los síntomas e incluso el tiempo de supervivencia para algunas personas, según los primeros estudios científicos.

Comprender los conceptos básicos del cáncer de cabeza y cuello

Antes de que pueda comprender cómo funcionan estas inmunoterapias, es bueno hacerse una idea de lo que significan ciertos términos de cabeza y cuello.

¿Qué es la célula escamosa?

Las células escamosas son células delgadas y planas que recubren la superficie de la piel, el tracto digestivo y respiratorio y ciertos órganos del cuerpo.

Los ejemplos de áreas donde se puede desarrollar carcinoma de células escamosas (cáncer) incluyen estos sitios:

  • Cabeza y cuello
  • Piel
  • Cuello uterino
  • Vagina
  • Pulmón
  • Anos

¿Qué significa maligno?

Un tumor maligno (a diferencia de un tumor benigno, que no es canceroso) en la región de la cabeza y el cuello se refiere a una colección de células cancerosas que crecen incontrolablemente y pueden o no haber invadido el tejido sano normal.

La inmunoterapia y otras terapias como la quimioterapia se usan para tratar tumores malignos, ya que son dañinos y potencialmente fatales.

¿Dónde se encuentra el cáncer de cabeza y cuello?

El término cabeza y cuello puede ser desconcertante, ya que cubre una gran área de superficie. En otras palabras, puede preguntarse qué significa exactamente cuando alguien es diagnosticado con este tipo de cáncer. Cancer El cáncer de cabeza y cuello se refiere a tumores que desarrollarse en una de estas áreas:

Labio / boca

  • Parte posterior de la boca o garganta (llamada orofaringe)
  • Parte inferior de la garganta que está detrás y al lado de la laringe (llamada hipofaringe)
  • Parte superior de la garganta detrás de la nariz (llamada nasofaringe)
  • Caja de voz (llamada laringe)
  • ¿Qué causa el cáncer de cabeza y cuello?

En el pasado, el desarrollo del cáncer de cabeza y cuello estaba relacionado con el consumo de tabaco y alcohol, pero en los últimos diez años o así, el desarrollo de algunos cánceres de cabeza y cuello se ha relacionado con la infección con ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH). Por ejemplo, los datos científicos han demostrado que un tipo de VPH llamado VPH-16, que causa cáncer de cuello uterino y anal en hombres y mujeres, se asocia con cáncer de la orofaringe.

La infección por el VPH es extremadamente común, aunque solo un pequeño porcentaje de personas desarrolla cáncer a partir de ella. Esto se debe a que el sistema inmunitario de la mayoría elimina la infección.

Aún más interesante que descubrir el vínculo entre el VPH y el cáncer de cabeza y cuello, es el hallazgo de que la incidencia de cánceres de cabeza y cuello atribuidos al VPH ha aumentado. Por otro lado, la incidencia de cánceres de cabeza y cuello atribuidos al consumo de tabaco y alcohol ha disminuido. ¿Por qué este cambio? Los expertos sospechan que podría deberse a un cambio social en las actividades sexuales, específicamente, que el sexo oral se ha vuelto más común.

En este momento, existe un interés particular en cómo tratar mejor los cánceres de cabeza y cuello positivos para VPH, ya que su biología es diferente de los tumores VPH negativos. Con eso, los expertos están observando de cerca varias estrategias de inmunoterapia para tratar los cánceres asociados con el VPH.

¿Cuáles son los puntos de control del sistema inmune? Check Los puntos de control del sistema inmune son proteínas que normalmente se encuentran en las células del sistema inmunitario de una persona (llamadas células T). Las células T son como policías que buscan problemas (cáncer o infección) dentro del cuerpo. Cuando la célula T encuentra otra célula, evalúa las células utilizando proteínas localizadas en su superficie para determinar si la célula es normal o anormal. Si es anormal, la célula T iniciará un ataque contra la célula.

Pero durante este ataque, ¿cómo se protegen las células sanas y normales? Aquí es donde las proteínas de punto de control entran en juego. Las proteínas de punto de control yacen en la superficie de las células T y garantizan que las células sanas se queden solas.

El cáncer es tortuoso porque realmente hace que estas proteínas de punto de control (una imitación verdadera) eviten un ataque del sistema inmune de una persona. Una proteína de punto de control expresada en la superficie de las células cancerosas para colarse por el sistema inmune es PD-1.

Pero ahora los científicos han descubierto que pueden bloquear la PD-1 en las células cancerosas, por lo que el cáncer es detectado por el sistema inmunológico de una persona. Aquí es donde entra en juego la inmunoterapia, y estas drogas bloqueadoras de PD-1 se llaman inhibidores del punto de control del sistema inmune.

Inmunoterapia para tratar el cáncer de cabeza y cuello

Hay dos inhibidores del punto de control del sistema inmune que fueron aprobados por la FDA en 2016 para tratar personas con carcinoma escamoso de cabeza y cuello metastásico y / o recurrente. Cancer El cáncer metastásico se refiere al cáncer de cabeza y cuello que se diseminó a otras áreas del cuerpo, mientras que el cáncer recurrente de cabeza y cuello se refiere al cáncer que ha progresado a pesar del tratamiento con un régimen de quimioterapia con platino (por ejemplo, cisplatino).

Estas dos inmunoterapias se llaman Keytruda (pembrolizumab) y Opdivo (nivolumab).

Pembrolizumab

Los primeros estudios muestran que pembrolizumab tiene un buen perfil de seguridad y puede ser efectivo para reducir el cáncer de algunas personas.

En un estudio de fase II, 171 personas con cáncer de cabeza y cuello que progresaron a pesar de haber sido tratadas previamente con quimioterapia y cetuximab (una terapia con anticuerpos monoclonales) recibieron una infusión de pembrolizumab cada tres semanas.

La tasa de respuesta global fue del 16% y la duración media de la respuesta fue de 8 meses. La tasa de respuesta se refiere al porcentaje de participantes cuyo cáncer se reduce o desaparece en respuesta al tratamiento.

En términos de seguridad, el 64 por ciento de los participantes experimentó un efecto adverso relacionado con el tratamiento, pero solo el 15 por ciento experimentó un evento adverso de grado tres o cuatro (grave o potencialmente mortal).

Los efectos adversos más comunes fueron:

Fatiga

Hipotiroidismo (una glándula tiroides poco activa)

Nausea

  • Elevación de una enzima hepática
  • Diarrea
  • En general, los únicos efectos adversos relacionados con el sistema inmune fueron hipotiroidismo, hipertiroidismo y neumonitis.
  • En una nota lateral, los efectos adversos del sistema inmune son una gran preocupación con las inmunoterapias, ya que existe la preocupación de que el sistema inmune de una persona ataque no solo las células cancerosas sino también el tejido sano. En el caso de la neumonitis, los pulmones de una persona son el objetivo, lo que puede dificultar la respiración.
  • El panorama general es que recibir una inmunoterapia es un proceso delicado, ya que el cuerpo y la medicación trabajan juntos para determinar qué es malo (canceroso) y qué es normal y saludable.

Los estudios de fase III de pembrolizumab están en curso. Un estudio de fase III significa que se comparará pembrolizumab con la medicación estándar para ver cómo le va, como si es o no más efectiva.

Nivolumab

En un estudio de fase III, más de 350 personas con carcinoma de células escamosas recurrente / metastásico de la cabeza y el cuello, cuya enfermedad había progresado seis meses después de recibir quimioterapia basada en platino, fueron aleatorizadas para recibir nivolumab cada dos semanas (administradas como una infusión a través de la vena) o una terapia estándar (metotrexato, docetaxel o cetuximab).

Los resultados revelaron una supervivencia general significativamente más larga en las personas que recibieron nivolumab frente a las que recibieron la terapia estándar (supervivencia media de 7,5 frente a 5,1 meses, respectivamente).

Además, la tasa de supervivencia a un año fue del 36 por ciento en el grupo de nivolumab frente al 16,6 por ciento en el grupo de terapia estándar. En otras palabras, la tasa de supervivencia a un año se duplicó con creces.

En términos de seguridad, se produjeron efectos adversos de grado 3 o 4 en el 13% del grupo de nivolumab frente al 35% del grupo de terapia estándar. En el grupo nivolumab, los efectos adversos más comunes fueron:

Fatiga

Náuseas

Sarpullido

  • Disminución del apetito
  • Picazón
  • En general, los efectos adversos relacionados con la tiroides fueron más comunes en el grupo de nivolumab (7.6 por ciento desarrollaron hipotiroidismo versus 0.9 por ciento en la norma grupo de terapia).
  • Se produjo neumonitis en el 2.1 por ciento de las personas tratadas con nivolumab, y dos personas murieron (una por neumonitis y otra por niveles elevados de calcio en la sangre). Una persona en el grupo de terapia estándar murió a causa de una infección pulmonar relacionada con el tratamiento administrado.
  • De manera interesante, un cuestionario que evaluó la calidad de vida al final del estudio no encontró una disminución significativa en la calidad de vida después del tratamiento con nivolumab. Por otro lado, hubo una disminución significativa en la calidad de vida en varias áreas (por ejemplo, dolor, funcionamiento físico y social, problemas sensoriales) después del tratamiento con quimioterapia.

Una palabra de Verywell

La inmunoterapia ya está cambiando la cara del tratamiento del cáncer. Es legítimo, tiene sentido y es prometedor.

Sin embargo, recuerde que tratar el cáncer de cabeza y cuello es un proceso complejo. Hay muchos factores que influyen en la decisión exacta de cómo su médico desea tratar su tumor en particular, como su historial de terapias anteriores, si tiene otros problemas médicos y las toxicidades relacionadas con un determinado medicamento.

Seguir siendo un defensor de su propia salud del cáncer al obtener conocimiento. El viaje es largo y arduo, pero trata de buscar comodidades y alegrías en el camino también.

Like this post? Please share to your friends: