Síntomas y riesgos de la alergia a las sulfas

Síntomas y riesgos de la alergia a las sulfas

La alergia a las sulfas es un término utilizado para describir una reacción adversa a las sulfonamidas, una clase de medicamentos que incluye antibióticos y no antibióticos.

Existe un concepto erróneo común de que todos los sulfonamidas tienen el potencial de causar alergia, pero esto no es del todo cierto. Las sulfonamidas antibióticas (usadas para tratar infecciones bacterianas) son más propensas a desencadenar una reacción alérgica que las no antibióticas.

Si bien todos los medicamentos tienen el potencial de causar una alergia, las sulfonamidas no antibióticas son fuentes menos probables.

Visión general

En la mayoría de los casos, una persona con una alergia a las sulfas habrá experimentado una reacción alérgica a uno o más de los siguientes antibióticos:

  • Septra (sulfametoxazol y trimetoprima)
  • Bactrim (sulfametoxazol y trimetoprima)
  • Pediazol (eritromicina y sulfafurazol)

Estas reacciones no son tan poco comunes y afectan a alrededor del tres por ciento de todas las personas. Esta es una tasa similar a la que se observa con otros tipos de antibióticos, incluida la penicilina.

Algunas personas parecen estar en mayor riesgo de alergia a las sulfas que otras. Estos incluyen individuos que, por diversas razones, metabolizan el medicamento lentamente o tienen un sistema inmunitario suprimido (receptores de trasplantes de órganos y personas con VIH).

Síntomas

Los síntomas y la gravedad de una alergia a las sulfas pueden variar, pero generalmente implican la aparición de una erupción generalizada.

Las colmenas y la sensibilidad a la luz (fotosensibilidad) también son comunes.

En casos más severos, el brote de sarpullido puede ir acompañado de hinchazón de la cara, manos, pies y lengua (conocido como angioedema). Esto es a menudo el precursor de reacciones potencialmente peligrosas para la vida de todo el cuerpo conocidas como síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica.

Ambas afecciones se caracterizan por las ampollas severas de la piel y la muerte rápida del tejido.

Otras manifestaciones serias de una alergia a las sulfas incluyen:

  • Daño hepático, caracterizado por el desarrollo de hepatitis
  • Daño o insuficiencia renal
  • Enfermedad respiratoria similar a la neumonía
  • Vasculitis, la constricción de los vasos sanguíneos y el flujo sanguíneo

Es importante tomar cada medicamento sarpullido relacionado seriamente, no importa cuán suave sea. En algunos casos, el uso continuo de un medicamento con sulfa puede transformar un sarpullido leve en un evento potencialmente mortal.

Diagnóstico

No hay pruebas de sangre o de piel disponibles para diagnosticar una alergia a las sulfas. El diagnóstico se basa completamente en la presentación de los síntomas coincidiendo con el uso de un medicamento con sulfonamida.

Tratamiento

Por lo general, la primera línea de tratamiento de una alergia a las sulfas es la interrupción de la droga sospechosa.

Se puede requerir tratamiento médico de emergencia en personas con síntomas del síndrome de Stevens-Johnson o necrólisis epidérmica tóxica. Esto normalmente implicaría hospitalización, líquidos por vía intravenosa y las mismas intervenciones que se usan cuando se trata de una quemadura grave.

En casos más leves donde se considera que una sulfamida es esencial para el tratamiento de una infección, se pueden administrar dosis más pequeñas y aumentar gradualmente a medida que la droga se tolera mejor.

Esto a menudo requiere la supervisión de un alergólogo experimentado en eventos tóxicos.

Medicamentos a evitar

Las personas con una conocida alergia a las sulfas deben consultar siempre con su médico antes de comenzar un nuevo medicamento. Esto es especialmente cierto para aquellos que han tenido una reacción grave previa.

Además de los antibióticos orales, se deben evitar las sulfonamidas tópicas, que incluyen:

  • Sulfacetamida gotas para los ojos, champús o cremas
  • Pomadas de sulfadiazina de plata utilizadas para tratar quemaduras
  • Preparados vaginales de sulfanilamida

De forma similar, el medicamento oral Azulfidine (sulfasalazina), utilizado para tratar inflamaciones la enfermedad intestinal y la artritis reumatoidea deben evitarse.

Por otro lado, el riesgo de reactividad cruzada con sulfonamidas no antibióticas es bajo. Esto significa que generalmente es seguro tomar los siguientes medicamentos: Diuréticos (pastillas para el agua) como HCTZ (hidroclorotiazida) y Lasix (furosemida) Medicamentos orales de sulfonilureas utilizados para tratar la diabetes

  • Celebrex (celecoxib), un inhibidor de la COX-2 utilizado para tratar la artritis y el dolor
  • Alergias de sulfito y sulfato
  • La gente a menudo confundirá una alergia a las sulfas con una

Sulfita

, la última de las cuales está relacionado con los conservantes que se encuentran en los alimentos y medicamentos. Estos incluyen agentes conservantes como: Sulfito de sodio Bisulfito de sodio meta Metabisulfito de sodio

  • Bisulfito de potasio meta Metabisulfito de potasio
  • Si bien los sulfitos pueden causar alergia, no existe una relación directa entre una alergia a las sulfas y los sulfitos. Como tal, una persona con una alergia a las sulfas no tiene que evitar los sulfitos (o viceversa).
  • Lo mismo se aplica a los medicamentos que contienen ácido sulfúrico conocidos como
  • Sulfatos
  • . Al igual que con los sulfitos, los sulfatos pueden causar alergia, pero los medicamentos no están relacionados de ninguna manera con las sulfonamidas o el riesgo de alergia a las sulfas. Estos incluyen medicamentos como:

Sulfato de Albuterol utilizado para tratar espasmos bronquiales

Sulfato de hierro utilizado para tratar la anemia por deficiencia de hierro Sulfato de condroitina utilizado para tratar la osteoartritisSulfato de codeína, un medicamento opioide utilizado para aliviar el dolor

  • Una palabra de Verywell
  • Los matices de una alergia a las sulfas puede ser difícil de detectar, incluso para algunos proveedores de atención médica. Esta es la razón por la que es importante informar a su médico sobre cualquier reacción previa que haya tenido con un medicamento con sulfa (o cualquier otro medicamento para el caso).
  • Al hacerlo, su médico podrá encontrar un sustituto con menos probabilidades de causar alergia.

Like this post? Please share to your friends: