Complicaciones de ser discapacitado para la movilidad en la esclerosis múltiple

Complicaciones de ser discapacitado para la movilidad en la esclerosis múltiple

Las personas con esclerosis múltiple (EM) que se sientan o se acuestan durante largos períodos de tiempo debido a limitaciones de movilidad corren un alto riesgo de desarrollar complicaciones como úlceras por presión, contracturas (cuando una articulación se congela) y debilidad ósea (llamada osteoporosis).

Si bien es inquietante escuchar, lo bueno es que estas complicaciones pueden prevenirse con la atención cuidadosa y la asistencia de sus seres queridos o compañeros de cuidado.

Llagas por presión

Las úlceras por presión (también llamadas llagas en la cama, lesiones por presión o úlceras por presión) son áreas de deterioro de la piel que ocurren como resultado de una presión prolongada. La presión excesiva interrumpe el flujo de sangre a la piel y al tejido debajo de ella. Sin oxigenación adecuada, formas dolorosas.

Las llagas por presión se forman en una parte del cuerpo ósea, con mayor frecuencia en el cóccix, la cadera y el sacro, que es el área más baja de la columna vertebral por encima de las nalgas. Otros ejemplos de lugares donde pueden formarse úlceras por presión incluyen el talón, el omóplato, la rodilla interna, el codo y la parte posterior de la cabeza.

Lo complicado de las úlceras por presión es que no comienzan a verse muy mal, (a menudo una pequeña área de piel roja), pero pueden progresar rápidamente a ser muy graves si no se tratan de inmediato con la eliminación de la presión.

Uno de los primeros signos reveladores de una úlcera por presión es un área de piel enrojecida o abandonada que, cuando se presiona, se mantiene roja, en lugar de volver a su color normal (esto se llama úlcera por presión en etapa uno).

A medida que la llaga de presión progresa, el área roja de la piel puede comenzar a hincharse, ampollarse y eventualmente desprenderse. El dolor puede profundizarse y extenderse a la capa de grasa debajo de la piel y, finalmente, al músculo, y posiblemente al hueso (a esto se le llama úlcera por presión en la etapa cuatro).

Una de las mayores preocupaciones con las úlceras por presión es el riesgo de infección, que puede ser potencialmente mortal.

Las señales de una infección que requieren atención médica inmediata incluyen:

  • Fiebre
  • Emanación de olor desagradable por la llaga
  • Aumento de enrojecimiento, hinchazón o calor discharge Descarga espesa blanca / amarilla / verde
  • Por último, es importante mencionar que además de la inmovilización, hay son otros factores que aumentan el riesgo de una persona de desarrollar úlceras por presión. Algunos de estos incluyen:

Nutrición deficiente

  • Deshidratación
  • Tener otras afecciones médicas como diabetes o enfermedad cardiovascular
  • Adormecimiento en las áreas del cuerpo expuestas a la presión
  • Ser obeso (tener más peso sobre la piel ya estresada)
  • Tener bajo peso (más partes óseas del cuerpo expuestas a la presión)
  • Prevención

La prevención es clave cuando se trata de úlceras por presión. Esto significa mantenerse lo más móvil posible (si puede), mantenerse hidratado y comer una dieta nutritiva y bien balanceada, rica en frutas, verduras, granos integrales y proteínas saludables (pescado graso, carnes magras, frijoles, y leguminosas).

Para las personas que están desnutridas, ver a un nutricionista es esencial, ya que ella puede aconsejarlo a usted (oa su ser querido) sobre la optimización de la ingesta de proteínas y calorías.

Si tiene problemas de movilidad, necesitará un colchón especial para su cama y / o cojín para su silla de ruedas que pueda ayudar a prevenir las llagas por presión (llamados dispositivos de soporte para aliviar la presión).

Para asegurarse de que recibe los dispositivos adecuados, lo mejor es hacer una cita con un fisiatra (un médico de rehabilitación que tiene experiencia en prevenir y controlar las consecuencias relacionadas con la inmovilización).

Si no puede mantener la movilidad (está en la cama o sentado), es importante cambiar su posición al menos cada dos horas. Esto puede requerir el cuidado de un auxiliar de enfermería o cuidador.

Contracturas

Con una disminución en la movilidad, hay una pérdida de elasticidad en los tejidos conectivos que se unen a los huesos o los músculos dentro de una articulación. Esta pérdida de elasticidad conduce a la rigidez del tejido y a una restricción en el rango de movimiento de las articulaciones.

Además de la inmovilidad en la esclerosis múltiple, pueden producirse contracturas en los músculos (cuando el músculo se acorta y se tensa). Las contracturas musculares en la EM se producen como resultado de la espasticidad, un síntoma que se desarrolla debido a la alteración de la señalización del nervio al músculo.

En casos severos de espasticidad, una persona puede desarrollar espasmos musculares dolorosos e incontrolables y rigidez. Desafortunadamente, con espasticidad severa, surgen problemas de movilidad, lo que aumenta aún más las posibilidades de una persona de desarrollar contracturas (un círculo vicioso).

Prevención

Tratar la espasticidad es primordial para prevenir contracturas. Esto implica dos estrategias principales:

Terapia física para participar en ejercicios de estiramiento

  • Medicamentos para relajar los músculos, como relajantes musculares (por ejemplo, baclofeno). Las inyecciones de Botox en el músculo afectado también pueden ser útiles para reducir la espasticidad, aumentar el movimiento y, por lo tanto, prevenir las contracturas.
  • En raras ocasiones, se necesita cirugía para alargar el músculo y el tendón y mejorar el rango de movimiento.

Debilidad ósea

Ser incapacitado para la movilidad o sedentaria debido a problemas relacionados con la EM, como dolor o fatiga, puede contribuir al desarrollo de osteoporosis, una condición de debilitamiento y pérdida ósea que aumenta el riesgo de fracturas o fracturas óseas.

La parte engañosa sobre la osteoporosis es que es una enfermedad silenciosa, lo que significa que no causa ningún síntoma, como dolores óseos o dolores en las articulaciones. De hecho, muchas veces la osteoporosis no se diagnostica hasta que una persona experimenta una caída y una fractura posterior, como la de la cadera, la columna vertebral o la muñeca.

Además de la inmovilidad, otros factores de riesgo para desarrollar osteoporosis incluyen tener antecedentes familiares, aumento de la edad, llegar a la menopausia, tener un historial de tabaquismo o consumo excesivo de alcohol y estar delgado. Ciertos medicamentos, como los corticosteroides (que la mayoría de las personas con EM tomaron en algún momento) también pueden aumentar su riesgo de desarrollar osteoporosis.

Prevención

Mover y fortalecer sus huesos a través de ejercicios de levantamiento de pesas es la mejor manera de prevenir la osteoporosis, y específicamente las fracturas óseas.

Antes de comenzar un régimen de fortalecimiento óseo, es mejor ver a un fisioterapeuta que tenga experiencia trabajando con personas con movilidad reducida. De esta forma, él puede diseñar un programa de ejercicios con pesas que sea adecuado para usted, ya que tendrá que considerar sus otros problemas potenciales de EM, como la debilidad muscular, la fatiga y la espasticidad.

Ejemplos de ejercicios de levantamiento de pesas incluyen tenis, baile, levantamiento de pesas, caminar rápido y trotar (mientras que la natación y el ciclismo no soportan peso).

Si está en una silla de ruedas, no se sienta limitado: puede probar el yoga en silla de ruedas, Tai Chi, baloncesto o atletismo. Si esto es demasiado difícil o no es su taza de té, intente ejercicios de fortalecimiento del brazo mientras está sentado en su silla de ruedas con una banda de resistencia o mancuerna.

Al final, un poco puede ser muy útil, pero trate de trabajar hasta treinta minutos por día para optimizar su salud ósea.

Además del ejercicio, comer bien es importante para mantener huesos fuertes. Al igual que con la prevención de úlceras por presión, esto significa comer comidas ricas en frutas, verduras y proteínas magras.

El calcio también es bueno para sus huesos, aunque consulte con su médico si un suplemento de calcio es adecuado o no para usted. Algunas personas pueden obtener el calcio adecuado de su dieta, mientras que otras necesitan tomar un suplemento además de aumentar su ingesta de alimentos ricos en calcio.

Finalmente, asegurar un nivel adecuado de vitamina D es un componente importante para desarrollar huesos fuertes. La buena noticia es que la mayoría de las personas con EM han revisado sus niveles de vitamina D y / o están tomando un suplemento de vitamina D. Si bien no existen pautas sobre la ingesta de vitamina D para las personas con EM, la investigación sugiere fuertemente su beneficio.

Una palabra de Verywell

Aunque es un tanto inquietante leer sobre estas complicaciones, la buena noticia es que con la atención adecuada y la minimización de sus factores de riesgo, estos problemas pueden prevenirse, y aunque las tácticas de prevención pueden ser agotadoras, dan sus frutos.

Manténgase activo en el aprendizaje de la EM y continúe viendo a su neurólogo (y posiblemente a un fisiatra y / o fisioterapeuta).

Vivir con MS es un viaje, así que tome cada día de uno en uno, sea amable consigo mismo en los momentos difíciles, aprenda lo que pueda, avance y atesore todos los aspectos.

Like this post? Please share to your friends: