Caminar y Diabetes

Caminar y Diabetes

Caminar es una de las formas de actividad física más populares y ampliamente recomendadas para las personas con diabetes. Es fácil, relajante y se puede hacer prácticamente en cualquier lugar. Lo más importante, es altamente efectivo para controlar los niveles de glucosa en sangre. Aún así, hay cosas importantes que las personas con diabetes deben considerar antes de partir.

Beneficios

Al caminar todos los días durante 30 minutos a una hora, las personas con diabetes pueden obtener los siguientes beneficios:

  • Control mejorado de la glucosa. El ejercicio ayuda a los músculos a absorber el azúcar en la sangre, evitando que se acumule en el torrente sanguíneo. Este efecto puede durar horas o incluso días, pero no es permanente. Es por eso que caminar regularmente es esencial para el control continuo de la glucosa en la sangre.
  • Mejor estado cardiovascular. Debido a que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, este es un beneficio importante.
  • Control de peso. Caminar regularmente quema calorías; esto puede ayudar a controlar el peso, lo que a su vez puede reducir los riesgos para la salud.

Aprobación del médico

En primer lugar, es importante que obtenga la aprobación de un proveedor de atención médica para cualquier nuevo programa de ejercicios para asegurarse de que está en condiciones de aumentar sus niveles de actividad. Un especialista en atención médica también puede informarle de las precauciones especiales que debe tomar según el tipo de diabetes que tenga. Otros factores a considerar incluyen los medicamentos que se toman, su estado físico actual, los niveles de glucosa y otros factores.

Caminar y cuidar los pies

La salud de los pies es particularmente importante para cualquier persona con diabetes, por lo que la opinión de un podólogo puede ser especialmente útil si está considerando un programa de caminatas. Las ampollas, abrasiones y rupturas en la piel de los pies a menudo son difíciles de detectar ya que el entumecimiento de los pies es uno de los síntomas de la diabetes.

Estas lesiones son lentas para sanar y propensas a la infección, ya que otro síntoma de la diabetes es la reducción del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos pequeños de las extremidades. Un podólogo u otro especialista en atención médica puede recomendar formas alternativas de ejercicio si una condición del pie dificulta el caminar.

Importancia de los zapatos

No es necesario gastar mucho dinero en zapatos para caminar, pero hay algunas cosas que se deben tener en cuenta:

  • Los zapatos deben caber cómodamente, con mucho espacio en el área de los dedos. No deberían rozar el talón. Algunos zapatos para caminar incluyen un par adicional de ojetes cerca de su tobillo. Acordonar estos puede ayudar a prevenir la fricción del talón.
  • Los zapatos para caminar son diferentes de los zapatos para correr. Los zapatos para caminar deben ser más planos y flexibles en la parte delantera del pie.
  • El personal de una tienda ambulante, un tipo de minorista especializado cada vez más popular, generalmente está bien entrenado para calzar zapatos cómodos. Pero también encontrará un buen servicio en una tienda técnica donde corredores serios compran sus zapatos.
  • No te olvides de los calcetines. Los calcetines de algodón pueden agruparse y retener la humedad. Echa un vistazo a las telas sintéticas más nuevas, como CoolMax y Dri-Fit, que absorben la humedad de la piel.

Iniciar un programa

Ahora que los preliminares están fuera del camino, es hora de comenzar.

  • Comience lenta y fácilmente. Caminar solo 5 o 10 minutos el primer día es perfectamente aceptable si eso es todo lo que puedes lograr. Lo importante es no lastimarse o lastimarse, lo que podría terminar con una campaña de caminar en la línea de salida.
  • Agregue 5 o 10 minutos por semana. A medida que uno continúa mejorando, apunte de 45 minutos a una hora, de cinco a siete días por semana. Esa es una cantidad ideal de tiempo para el mantenimiento de la glucosa en sangre. Sin embargo, los beneficios de salud comienzan a acumularse en solo 30 minutos por día.
  • Rompelo. Varias sesiones de 10 a 15 minutos son tan efectivas como una caminata más larga.
  • Cuenta tus pasos. Los podómetros y los monitores de actividad como Fitbit pueden ayudar a rastrear los pasos totales tomados en las caminatas diarias, o durante todo el día. Grabar los totales de caminata puede ser motivador.
  • Encuentra un lugar para caminar. Si el vecindario no es seguro, limite caminar durante el día, camine en grupos o pruebe una pista escolar cercana, un centro comunitario o un centro comercial.

Consideraciones especiales

Lleve siempre un brazalete de ID de diabetes y lleve pastillas de glucosa, caramelos duros o refrigerios dulces en caso de que baje el nivel de azúcar en la sangre.

  • Siga las órdenes de un médico con respecto a cuándo controlar los niveles de glucosa en sangre. Es posible que deba tomar lecturas antes, después y quizás incluso durante su rutina de ejercicios.
  • Asegúrese de hacer un chequeo de pie después de cada sesión de caminar y revise si hay cortes, abrasiones y ampollas.

Caminar con otros

A menudo es valioso que un amigo se una a usted en paseos para mantenerse motivado, especialmente durante los períodos de mucho trabajo, el mal tiempo y las vacaciones, cuando es tentador relajarse. En muchas comunidades, hay una variedad de grupos para caminar: excursionistas de centros comerciales, paseantes, excursionistas y grupos formados por vecindarios, grupos religiosos y clubes sociales.

Revise los tableros de anuncios del centro comunitario, boletines informativos del vecindario o publicaciones en los clubes de salud para encontrar un grupo local de caminatas. Ingrese la frase clubes para caminar y el nombre de su ciudad o pueblo en un buscador de Internet o en Meetup.Com, y muchas otras opciones probablemente se presenten.

Like this post? Please share to your friends: