Una visión general del herpes zóster

El herpes zóster, también conocido como herpes zóster (HZ), es una erupción dolorosa y antiestética causada por la reactivación del virus varicela zoster (VZV), que también es responsable de la varicela. Además de las ampollas y las molestias que son los principales síntomas de la culebrilla, muchas personas continúan con un dolor persistente después de que la erupción sana, una afección llamada neuralgia postherpética (NPH). El herpes zoster puede tratarse con medicamentos antivirales y estrategias de alivio de los síntomas, pero aún más importante para controlar el herpes zóster es la prevención. Las personas que reciben la vacuna contra la varicela evitarán el herpes porque en primer lugar están protegidas de la infección por la varicela. Para aquellos que han tenido varicela, hay dos vacunas.

Síntomas

Los síntomas de la culebrilla generalmente aparecen en dos etapas distintivas. Durante el primero, la etapa prodrómica, una persona a menudo experimentará síntomas de una infección general, como fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Pronto el dolor se desarrollará. La gente ha descrito el dolor de herpes zoster como ardor, escozor, hormigueo, disparos y más. El dolor generalmente se limitará a un lado del cuerpo.

En la segunda etapa de la culebrilla, la piel donde se siente el dolor inicial se volverá roja y sensible al tacto, muy similar a una quemadura de sol. Dentro de unos días, se desarrollarán ampollas o vesículas llenas de líquido en el área. Eventualmente, estos se desmoronarán, pero hasta que lo hagan, una persona es contagiosa, lo que significa que alguien que no es inmune a la varicela (naturalmente porque la tuvo o porque se vacunaron) podría hacer que la varicela entre en contacto con la varicela. Salpullido de herpes zoster activo.

Las complicaciones de la culebrilla incluyen NPH, que puede durar semanas o incluso años después de un brote de culebrilla, e infecciones secundarias como impétigo (una infección bacteriana de la piel) y meningitis. Cuando las ampollas de culebrilla se desarrollan en la cara pueden causar daño permanente a la vista o al oído.

Causas y factores de riesgo

El herpes zóster se desarrolla cuando el virus de la varicela, que causa la varicela, se activa después de permanecer latente en el sistema nervioso, a menudo después de décadas. No se comprende completamente por qué sucede esto, pero se cree que el virus reaparece cuando el sistema inmunitario se debilita, algo que ocurre naturalmente con la edad. Esta es una de las razones por las cuales las personas con mayor riesgo de herpes zóster son aquellas que tienen entre 50 y 60 años y que tuvieron varicela de niños.

Pero hay otras razones por las cuales la inmunidad de alguien se ve comprometida: infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), por ejemplo, o como un efecto secundario de medicamentos como la quimioterapia.

Incluso los niños pueden ser susceptibles. Afortunadamente, el herpes zóster es raro en niños menores de 10 años, y aquellos que contraen la enfermedad tienden a tener síntomas más leves que los adultos. Los niños con mayor riesgo de herpes zóster son aquellos que tuvieron varicela antes de cumplir un año o cuyas madres tuvieron varicela durante el tercer trimestre del embarazo.

Hay evidencia de que el estrés a veces juega un papel en el desencadenamiento del herpes zóster. Esto podría ser tensión y ansiedad de la variedad del jardín o un solo evento perturbador, como la pérdida de un trabajo o de un ser querido.

Diagnóstico

Hasta que comience el período prodrómico y aparezca el sarpullido distintivo, puede ser fácil confundir el herpes zóster con una infección viral de jardín. Pero una vez que las ampollas reveladoras comienzan a formarse en un lado del cuerpo, junto con sensaciones dolorosas como ardor, picazón u hormigueo, el diagnóstico de culebrilla es bastante fácil de hacer. La excepción podría ser un caso en el cual el sarpullido se extiende más allá de un lado del cuerpo, se parece más a otro tipo de sarpullido o no aparece en absoluto. En ese caso, es posible que sea necesario limpiar las ampollas y examinar la muestra en un laboratorio para el virus de la culebrilla. Hay un análisis de sangre para casos que son aún más difíciles de precisar.

Tratamiento

Primero que nada cuando se trata el herpes zóster, es importante evitar que el virus de la varicela se multiplique: cuanto más tiempo se permita continuar causando ampollas, mayor será el riesgo de futuras complicaciones. Medicamentos antivirales: Zovirax (aciclovir), Famvir (famciclovir) o Valtrex (valaciclovir) son más efectivos cuando se toman dentro de las 72 horas de un posible brote de herpes zóster.

Más allá de eso, el enfoque en lidiar con el herpes zoster es aliviar los síntomas. Las formas más útiles para tratar las ampollas y la erupción incluyen:

  • Remojar en un baño de avena
  • Usar ropa holgada, especialmente en el área donde la erupción ha estallado
  • Practicar un autocuidado saludable: descansar lo suficiente, comer bien, participar en ejercicio suave (se ha descubierto que el Tai Chi ayuda a algunas personas), etc.

El dolor y las molestias generales se pueden tratar con medicamentos para el alivio del dolor sin receta (OTC), incluidos los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como Tylenol (acetaminofeno) y Advil (ibuprofeno); antihistamínicos orales y tópicos para aliviar la picazón; y otros productos tópicos OTC, como loción de calamina, lidocaína y capsaicina.

Puede haber algún beneficio en ciertos tratamientos alternativos, entre ellos, acupuntura, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), hipnosis y suplementos nutricionales llamados enzimas proteolíticas.

Prevención

Para cualquier persona que nunca haya tenido varicela, la clave para prevenir el herpes zoster es obtener la vacuna contra la varicela. Actualmente, esta inoculación de dosis doble altamente efectiva es parte del programa regular de vacunación infantil, pero también se puede administrar a niños mayores de 13 años y adultos que nunca han tenido varicela.

Para las personas que han tenido varicela y que, por lo tanto, albergan el virus de la varicela latente, existen dos vacunas contra el herpes zóster disponibles. Uno de estos, Zostavax (vacuna de zoster en vivo) ha estado disponible desde 2006, pero ha sido reemplazado como la vacuna preferida de elección por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) con una vacuna llamada Shingrix. Se ha encontrado que Shingrix es más efectivo que Zostavax.

Además de la vacunación, mantener un estilo de vida generalmente saludable y, en particular, evitar el estrés tanto como sea posible, puede ayudar a prevenir que el virus de la varicela que duerme vuelva a activarse.

Una palabra de Verywell

No hay duda de que la culebrilla es una enfermedad particularmente desagradable, que al menos es tremendamente dolorosa y, dependiendo de dónde se encuentre la erupción, puede hacerte sentir cohibido hasta que sana. El herpes zóster también puede tener complicaciones a largo plazo e incluso permanentes.

Todos estos problemas se pueden prevenir, sin embargo, con vacunas simples: para la varicela, si usted es una persona más joven que no tuvo la infección cuando era niño, o para el herpes zóster si lo hizo. Su médico puede ayudarlo a determinar qué estrategia tiene más sentido para su edad e historial médico, por lo que vale la pena acercarse a su proveedor de atención médica o agregar preguntas sobre el herpes a su lista de cosas de las que hablar en su próximo chequeo .

Afrontamiento

No hay forma de evitarlo: el herpes zóster puede ser una enfermedad miserable. No solo es doloroso y desagradable mirarlo, puede durar semanas o incluso meses. Sentirse incómodo por tanto tiempo puede pasarle factura, por lo que puede ser útil recurrir a técnicas de afrontamiento para facilitar su mente junto con su cuerpo. Para mantener el ánimo animado, considera la meditación y asegúrate de dormir lo suficiente y de realizar actividad física. Para lidiar con la picazón y el dolor de la culebrilla, los mismos remedios caseros y de farmacia que utilizaría para estos síntomas lo ayudarán con el herpes zoster, desde la loción de calamina y los antihistamínicos para la picazón a medicamentos de venta libre o incluso la hipnosis para el dolor. Cuando tienes herpes zoster es importante no permitir que la enfermedad te deje aislado de otras personas. No dude en pedir ayuda: únase a un grupo de apoyo, discuta un plan para el trabajo perdido, dele encargos y tareas.

Cuidando

Cuidar de alguien con herpes zóster puede ser un desafío, especialmente teniendo en cuenta que la enfermedad generalmente tiene múltiples repercusiones más allá del dolor físico y la incomodidad. Por esa razón, si usted es el cuidador de alguien con culebrilla, es probable que lo llamen de varias maneras. El soporte médico es la clave, por supuesto: es posible que deba asegurarse de que la persona a su cargo atienda al médico, así como ayudarlos a sobrellevar los síntomas y tal vez incluso tomar medidas para evitar que sean contagiosos para otros. Su trabajo también puede implicar alivio del estrés, ayuda con tareas personales y proporcionar apoyo social.

Like this post? Please share to your friends: