Una visión general del cáncer de ovario

El cáncer de ovario se ha acuñado como el asesino silencioso debido a su falta de síntomas notables hasta que la afección esté bastante avanzada, ya que puede provocar relaciones sexuales dolorosas, aumento de peso inexplicable y más. El riesgo promedio de por vida de desarrollar este tipo de cáncer es solo del 1.6 por ciento, pero debido a que la enfermedad a menudo no se detecta hasta que alcanza las etapas avanzadas, es la quinta causa más común de muertes relacionadas con el cáncer en las mujeres.

Se pueden usar tratamientos como cirugía y quimioterapia, aunque su éxito disminuye cuanto más avanzada se vuelve la enfermedad.

Tipos

El sistema reproductivo femenino consiste en la vagina, el cuello uterino (la parte inferior del útero), el útero, dos trompas de Falopio y dos ovarios. Los ovarios son aproximadamente del tamaño de una almendra y son responsables del desarrollo y la liberación de un huevo en cada ciclo menstrual. También son responsables de la producción de las hormonas estrógeno y progesterona.

El cáncer de ovario generalmente comienza en la parte de la trompa de Falopio más cercana a un ovario y luego se disemina a ese ovario. La enfermedad también puede comenzar en el peritoneo, las membranas que rodean el contenido del abdomen y luego extenderse a un ovario. Por esa razón, el cáncer de ovario, el cáncer de las trompas de Falopio y el cáncer peritoneal primario a menudo se agrupan cuando se habla de estos cánceres.

Hay tres categorías básicas de cáncer de ovario (aunque hay más de 30 subtipos). Estos diferentes tipos pueden tratarse de diferentes maneras, tener un pronóstico diferente y ocurrir en mujeres de diferentes edades en general.

  • Los tumores ováricos epitelialessurgen de la capa de células (la capa epitelial) que recubre los ovarios y las trompas de Falopio y representan del 90 al 95 por ciento de los cánceres de ovario. El riesgo de estos cánceres aumenta con la edad, y la mayoría de las personas son posmenopáusicas cuando se les diagnostica. Los subtipos más comunes incluyen tumores endometrioides, mucinosos y serosos, y la mayoría son serios. Los tumores mucinosos y endometrioides son más comunes en mujeres menores de 40 años. Tumors Los tumores del estroma
  • Pueden ser benignos o malignos y comenzar en el estroma, el tejido que rodea el óvulo y mantiene juntos los ovarios. Estos se dividen en varios subtipos, incluidos los tumores de células de la granulosa, que son agresivos en la forma juvenil, que se encuentran entre el nacimiento y los 20 años, pero generalmente no son agresivos en la forma adulta, y los tumores de células de Sertoli. Los tumores de células germinales
  • También pueden ser benignos o malignos y son la forma más común de cáncer de ovario en menores de 30 años. La mayoría se diagnostican entre los 10 y 30 años. Estos tumores comienzan en las células reproductivas (el óvulo) y representan alrededor 3 por ciento de cánceres de ovario. Los tumores de células germinales a menudo se diagnostican en las primeras etapas, pero tienden a crecer rápidamente. Algunos de los subtipos incluyen disgerminomas, tumores del seno endodérmico y teratomas inmaduros. Carcin Carcinoma de células pequeñas del ovario es poco común, lo que representa solo el 0,1% de los cánceres de ovario.
  • La tasa de supervivencia promedio para el cáncer de ovario epitelial de alto grado (todas las etapas combinadas) es de cinco años, pero aproximadamente el 15 por ciento de las personas diagnosticadas están vivas después de 10 años. Los investigadores ahora están estudiando estos valores atípicos con la esperanza de encontrar mejores formas de tratar la enfermedad. El pronóstico para los individuos depende de muchos factores, como la edad, el estadio y el grado de cáncer del tumor, la respuesta al tratamiento y mucho más. Síntomas

Los síntomas del cáncer de ovario a menudo son sutiles y vagos en las primeras etapas de la enfermedad y con frecuencia se atribuyen a otras afecciones menos serias. A pesar de que alrededor del 80 por ciento de estos cánceres ya se encuentran en una etapa avanzada cuando se diagnostica, investigaciones recientes han encontrado cuatro síntomas que son comunes en las etapas iniciales. Estos incluyen:

Cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento o diarrea

Dolor o presión pélvica

  • Una necesidad frecuente de orinar o urgencia urinaria
  • Hinchazón o hinchazón abdominal
  • Algunos síntomas del cáncer de ovario a menudo no aparecen hasta que la enfermedad ha progresado. Estos pueden incluir dolor durante las relaciones sexuales, fatiga persistente, aumento de peso abdominal o acumulación de líquido (ascitis), entre otros.
  • Otros síntomas se deben específicamente a las hormonas producidas por el tumor, incluida la profundización de la voz, el crecimiento del vello facial y el sangrado uterino anormal.

Causas y factores de riesgo

Desafortunadamente, no podemos identificar exactamente qué causa el cáncer de ovario, pero los investigadores han identificado varios factores de riesgo conocidos para su desarrollo. Si bien los factores de riesgo son importantes, es importante tener en cuenta que los cánceres de ovario pueden ocurrir en personas que no tienen factores de riesgo ni antecedentes familiares de la enfermedad.

Los factores de riesgo incluyen, entre otros, la edad avanzada; Etnia caucásica; un historial familiar de cáncer de ovario, mama o colon; obesidad; y terapia de reemplazo de estrógenos sin oposición.

Los factores asociados con un riesgo of inferior of del cáncer de ovario incluyen, entre otros, tener un hijo antes de los 26 años, amamantar, usar anticonceptivos orales, cirugía de ligadura de trompas e histerectomía.

El cáncer de ovario es menos común en las mujeres jóvenes. Cuando ocurre, a menudo hay un historial familiar y es más probable que esté relacionado con factores hereditarios como las mutaciones BRCA1 o BRCA2. El cáncer de ovario es el quinto cáncer más común diagnosticado durante el embarazo y ocurre en 1 de cada 18,000 embarazos.

Diagnóstico El cáncer de ovario no se analiza sistemáticamente. El diagnóstico del cáncer de ovario a menudo requiere un alto índice de sospecha por parte de un médico para solicitar la realización de pruebas de imagen y de laboratorio que puedan indicar la enfermedad. Los médicos generalmente ordenan una ecografía transvaginal y una prueba de sangre CA-125 primero, aunque esta última puede ser normal en algunas personas con cáncer de ovario temprano y puede estar elevada por muchas otras afecciones médicas. Un médico puede iniciar estas pruebas después de realizar un examen pélvico de rutina, o una persona puede presentar síntomas o metástasis (diseminación) del tumor que provocan estos próximos pasos.

Se pueden solicitar otras pruebas de imágenes, como tomografía computarizada, resonancia magnética y tomografías por emisión de positrones, junto con otros análisis de sangre (principalmente para ver si el cáncer, si está presente, se ha diseminado). Se necesita una biopsia para confirmar el diagnóstico e identificar el tipo de cáncer de ovario encontrado.

Después del diagnóstico, la estadificación del tumor es muy importante para determinar las opciones de tratamiento más adecuadas. Esto puede hacerse con una combinación de hallazgos tumorales en la muestra de biopsia y estudios de imágenes, pero a menudo requiere cirugía.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para el cáncer de ovario dependen del tipo, estadio y grado del cáncer de ovario, así como de otros factores, como la edad y la salud general.

Hay tres métodos principales de tratamiento para el cáncer de ovario. La cirugía combinada con quimioterapia es el curso de tratamiento más común para todos, excepto en las primeras etapas de la enfermedad. La radioterapia no se usa comúnmente, pero se puede recomendar para algunas mujeres con metástasis extensas en el abdomen.

Cirugía:

La extirpación del ovario y la trompa de Falopio por un lado se puede considerar para aquellos que esperan preservar su fertilidad. La cirugía de citorreducción o citorreducción se puede considerar para eliminar la mayor cantidad de tumor (y metástasis) posible para aumentar la efectividad de la quimioterapia.

Quimioterapia:

La quimioterapia se usa para eliminar las células cancerosas que permanecen después de la cirugía, o para reducir el riesgo de recurrencia cuando no quedan células cancerosas obvias. También se puede administrar solo como quimioterapia paliativa para reducir los síntomas.

  • Terapia dirigida:Esto implica el tratamiento con medicamentos que se dirigen a vías específicas en el crecimiento de las células cancerosas. Debido a su enfoque, a menudo, pero no siempre, tienen menos efectos secundarios que los medicamentos de quimioterapia convencionales. Existen dos tipos de terapias diana: aquellas dirigidas a inhibir la formación de nuevos vasos sanguíneos por tumores, y aquellas que se dirigen a una ruta en el crecimiento de células cancerígenas.
  • Los ensayos clínicos están en progreso estudiando las combinaciones de las terapias anteriores, así como las terapias más nuevas, como los medicamentos de inmunoterapia. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, las personas que son diagnosticadas con cáncer de ovario deberían considerar participar en un ensayo clínico.Una palabra de
  • VerywellEn el momento actual, la mayoría de los cánceres de ovario epiteliales se diagnostican en las últimas etapas de la enfermedad. Debido a que no contamos con una prueba de detección recomendada, es importante conocer los síntomas y buscar atención médica si experimenta alguno de ellos, incluso si cree que probablemente no sean nada.

Si usted o un ser querido han sido diagnosticados recientemente con cáncer de ovario, puede sentirse muy asustado al observar las estadísticas que rodean la enfermedad. A pesar de estas cifras aleccionadoras, los tratamientos para la enfermedad están mejorando al igual que las tasas de supervivencia, y muchos de los ensayos clínicos actuales buscan nuevas y mejores formas de tratar a los pacientes.

Like this post? Please share to your friends: