El vínculo entre la depresión y el dolor crónico Pain Dolor crónico

El vínculo entre la depresión y el dolor crónico Pain Dolor crónico

Hasta la mitad de todas las personas que sufren de dolor crónico también tienen depresión clínica recurrente.

Más que una sensación de tristeza o mal humor, la depresión clínica es un estado psicológico que causa fatiga, falta de motivación, cambios en el apetito, tiempo de respuesta más lento y sentimientos de impotencia. La depresión también tiene síntomas físicos, incluidos dolores, dolores y dificultad para dormir.

Pero el dolor crónico es más que un efecto secundario de la depresión: los dos diagnósticos a menudo están tan entrelazados que pueden ser difíciles de separar. Y si bien es posible sentir dolor sin deprimirse nunca, es muy probable que si sufres de dolor crónico, también luches contra la depresión en algún momento de tu vida.

Las personas que están deprimidas y las personas con dolor crónico tienden a ser menos activas porque sus mentes y cuerpos hacen que disminuyan la velocidad. Cuando los dos se combinan, puede ser difícil saber dónde termina uno y comienza el otro. Puede ser aún más difícil averiguar cuál tratar primero.

Estrés, dolor y depresión

Una de las razones por las que el dolor crónico y la depresión están tan entrelazados es debido a la forma en que el estrés funciona en el cuerpo.

Cuando tienes dolor, las áreas de tu cerebro que responden al estrés se disparan. El cerebro envía al cuerpo al modo de lucha o de vuelo, preparándose para luchar contra lo que está causando el dolor. Normalmente, cuando el dolor desaparece, esas señales de estrés se apagan y tu cuerpo vuelve a un estado relajado.

Cuando tienes dolor crónico, esa pelea o las señales de vuelo nunca se apagan, y el sistema nervioso se mantiene en un estado constante de alerta máxima.

Demasiado estrés sin tiempo libre eventualmente desgasta el cuerpo, lo que puede dejarlo vulnerable a la depresión. Encontrar maneras de lidiar con el estrés y lidiar con el dolor crónico puede darle una ventaja en la batalla contra la depresión.

Cuando el dolor interfiere con la vida

El dolor es difícil ya menudo te impide hacer muchas de las cosas de la vida que disfrutas, como jugar con tus hijos, disfrutar de tu pasatiempo favorito, hacer ejercicio e incluso tener relaciones sexuales. Perder de estas cosas puede afectar su calidad de vida y puede ser un desgaste emocional. Con pocas salidas disponibles para aliviar el estrés, es fácil caer en una espiral descendente que conduce a la depresión.

Tratar el dolor crónico con antidepresivos

Si está experimentando dolor crónico, incluso si su estado de ánimo parece correcto, su médico puede recetarle un antidepresivo en dosis bajas para tratar sus síntomas de dolor crónico. Si bien esto puede parecer extraño, el uso de antidepresivos para controlar el dolor tiene una base científica y ha sido una práctica estándar durante más de 50 años. Incluso a dosis bajas, estos medicamentos causan cambios químicos en el cerebro que alteran la forma en que se percibe el dolor.

Otra razón por la que los antidepresivos se usan comúnmente para tratar el dolor crónico es que pueden detener el ciclo que conduce a la depresión antes de que comience, o al menos proporcionar un inicio de carrera.

La depresión puede intensificar los sentimientos de dolor, lo que lleva a un nivel de actividad y calidad de vida más bajos, lo que a su vez intensifica los sentimientos de depresión. Es fácil que este ciclo comience, y aún más fácil para que se salga de control.

Estrategias de afrontamiento

Atrapar la depresión antes de que comience o en sus primeras etapas puede ayudarlo a recuperar parte de su vida. El tratamiento temprano del dolor crónico con el antidepresivo correcto puede ayudar a combatir esta espiral descendente.

Para obtener más información sobre cómo lidiar con el dolor crónico y la depresión, asegúrese de consultar estos otros excelentes recursos:

Tratamiento del dolor crónico

¿Tiene dolor crónico? Comienza un diario de dolor

Hacer ejercicio con dolor crónico

Estrés y dolor crónico

Like this post? Please share to your friends: