Cómo los padres pueden controlar la obesidad infantil

Cómo los padres pueden controlar la obesidad infantil

Dentro de las familias, a menudo hay una dinámica de mono-ver-hacer-hacer cuando se trata de muchos comportamientos, y los hábitos de alimentación y ejercicio no son una excepción. La realidad es que los niños tienden a emular los hábitos de alimentación y ejercicio de sus padres. Esto significa que si los padres consumen una dieta poco saludable, los niños tienen buenas posibilidades de seguir sus pasos. Afortunadamente, la otra cara también es cierta: si los padres consumen comidas y refrigerios saludables, es probable que sus hijos hagan lo mismo.

En otras palabras, los padres tienen el poder de moldear los hábitos de alimentación y ejercicio de sus hijos de maneras que pueden evitar que tengan sobrepeso o mejorar su peso si ya tienen sobrepeso.

Estas influencias comienzan temprano. En un estudio reciente, investigadores de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami descubrieron que los patrones de nutrición y actividad física de los padres influyen significativamente en el consumo de frutas y verduras, comida chatarra y la cantidad de actividad física o el comportamiento sedentario de los preescolares. Estos patrones pueden sumarse y tener un efecto acumulativo en el peso de un niño. Aquí presentamos una descripción de las diferentes formas en que se manifiestan estas influencias:

Estilo de crianza

No es solo lo que los miembros de la familia comen y cuánto se mueven lo que influye en el patrón de ganancia de peso de un niño. El estilo de crianza también juega un papel. La investigación indica, por ejemplo, que cuando los padres ejercen un control excesivo sobre qué, cuándo y cuánto comen sus hijos, los niños pueden estar en mayor riesgo de tener sobrepeso.

Después de revisar la literatura médica sobre las conductas de alimentación de los padres y el peso de sus hijos, los investigadores del Reino Unido concluyeron que [l] os pacientes pueden inadvertidamente promover el aumento de peso excesivo en la infancia mediante el uso de técnicas inapropiadas de alimentación infantil como restringir el consumo de los niños o presionándolos para que coman.

Por un lado, la investigación sugiere que cuando los padres con sobrepeso que tienen problemas para controlar su propia ingesta de alimentos adoptan formas controladas de alimentar a su hijo, el enfoque suele ser contraproducente: en lugar de reducir el riesgo de sobrepeso de su hijo o hija, este estilo de alimentación hábitos alimenticios problemáticos en el niño, que pueden interactuar con una predisposición genética a la obesidad, lo que lleva al aumento de peso. La influencia es especialmente poderosa con las madres. Las investigaciones del Programa de Prevención de la Obesidad de la Facultad de Medicina de Harvard descubrieron que los niños cuyas madres tenían alimentación restrictiva cuando tenían un año tenían más probabilidades de tener un índice de masa corporal (IMC) mayor a los tres años que aquellos cuyas madres no tenían restricciones. Estilos de alimentación.

Prácticas de alimentación

Cuando los padres preparan comidas familiares saludables, que consisten en verduras, frutas, granos integrales, nueces y semillas, frijoles y legumbres, productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras, y se niegan a convertirse en cocineros de poca monta que atienden a pequeños paladares, los niños terminan beneficiándose. De esta forma, todos en la familia consumen una dieta equilibrada y saludable, y los niños aprenden a apreciar, si no prefieren, alimentos más saludables.

En una revisión de 60 estudios sobre el tema, los investigadores en el Reino Unido encontraron que los adolescentes cuyos padres consumen muchas frutas y verduras tienden a consumir más frutas y verduras, también.

Otra buena estrategia: Involucrar a los niños en la preparación de alimentos. Un estudio reciente de Suiza descubrió que cuando los niños participaban en la preparación de una comida (pollo, pasta, ensalada y coliflor) con un padre, comían un 76 por ciento más de ensalada y un 24 por ciento más de pollo que cuando la misma comida se preparaba solo. Padre. Si tiene la opción de cultivar productos agrícolas en casa, esto también puede tener un efecto positivo en los hábitos alimenticios de los niños.

Un estudio que involucró a 1.658 padres y sus niños en edad preescolar en Missouri encontró que los preescolares en hogares con más productos de cosecha propia tendían a tener una mayor preferencia por frutas y verduras que sus pares que no tenían una abundancia de productos de cosecha propia.

Hábitos de ejercicio

Es lógico que si los padres son físicamente activos, sus hijos también lo serán, y la investigación sugiere que esto es cierto. En un estudio en el que participaron 1.124 niños de 12 años y sus padres, los investigadores de Suecia descubrieron que las niñas y los niños que tenían dos padres físicamente activos tenían cuatro veces y nueve veces más probabilidades, respectivamente, de participar en actividades físicas vigorosas o deportes que niños cuyos padres estaban inactivos.

Hay un efecto directo (debido a que los padres modelan la actividad física) y un efecto indirecto (en forma de aliento, apoyo y participación). Las mamás y los papás pueden tener diferentes influencias en estos aspectos: en un estudio que involucró a 1.278 niños de 10 a 11 años, los investigadores en Finlandia encontraron que los modelos de actividad física de los padres tenían un efecto directo en la actividad física de sus hijos, mientras que el estímulo tuvo un efecto más indirecto: al aumentar la competencia percibida de los niños y su interés en ser físicamente activos.

Uniendo las piezas

Dada la elección entre modelar la alimentación saludable y los hábitos de ejercicio e intentar controlar el comportamiento de su hijo, es mejor optar por el enfoque anterior. En particular, un modelo de rol parental positivo es más efectivo para mejorar la dieta de un niño e infundir niveles más altos de satisfacción corporal, según una investigación del Reino Unido. Un modelo de rol parental positivo también puede inspirar a los niños a moverse (¡y mantenerse en movimiento!).

La mejor manera de lograr esto es con una división de responsabilidades apropiada: los padres deben elegir lo que la familia come al servir alimentos saludables en cada comida y merienda, y los niños deben poder decidir cuánto comer en cada ocasión. Los padres deben hacer ejercicio regularmente y brindarles muchas oportunidades y aliento para que sus hijos sean físicamente activos, y luego dejar que los niños descubran su propio amor por el movimiento. Este enfoque establece el escenario para un mejor control del peso y ayuda a los niños a desarrollar hábitos saludables de alimentación y ejercicio de por vida.

Like this post? Please share to your friends: