¿Qué es la Encefalopatía Traumática Crónica?

¿Qué es la Encefalopatía Traumática Crónica?

Existe una creciente conciencia entre los médicos de que los problemas adquiridos después de una lesión en la cabeza no siempre se resuelven rápidamente. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen múltiples lesiones en la cabeza, particularmente atletas en deportes de contacto y personal militar.

Lesiones en la cabeza que conducen al CTE

No se necesitan lesiones graves en la cabeza. Lesiones cerebrales traumáticas leves (mTBI) o incluso menos lesiones menores en la cabeza pueden contribuir.

Después de una conmoción cerebral, algunas personas sufren de un síndrome post-conmoción cerebral (PCS) de náuseas, dolor de cabeza y confusión. Pero el CTE es más que un prolongado período de síndrome post-conmoción cerebral; ocurre años más tarde, a diferencia del PCS, que generalmente aparece poco después de una lesión en la cabeza.

Otros riesgos para CTE

Aunque CTE es muy diferente de la enfermedad de Alzheimer de muchas maneras, pueden compartir un factor de riesgo genético. ApoE4 es el factor de riesgo genético más conocido para el Alzheimer de aparición tardía. Las personas con mutaciones de ApoE4 también han demostrado tener tiempos de recuperación más largos de la lesión en la cabeza y déficits más graves después de una sola lesión en la cabeza. Sin embargo, otros estudios han sugerido que no existe un vínculo entre CTE y ApoE4. Se necesita más investigación sobre esta posible conexión.

Las mujeres parecen tener una recuperación más prolongada de las conmociones cerebrales que los hombres, pero no se sabe si esto conlleva un riesgo diferente de desarrollar CTE.

La mayoría de los cerebros estudiados con CTE han sido masculinos debido a que la mayoría son atletas de contacto o personal militar combativo. Los cambios cerebrales asociados con CTE se han encontrado incluso en personas muy jóvenes con traumas múltiples en la cabeza, pero los cambios empeoran con la edad.

Diagnóstico en La encefalopatía traumática crónica (ETC) solo se puede diagnosticar mediante autopsia.

Ciertas proteínas, como tau y TDP-43, se acumulan en el cerebro. Esto es distinto de la enfermedad de Alzheimer, que muestra placas beta-amiloides, que está presente en menos de la mitad de los casos con CTE. Además, los cambios iniciales son más comunes alrededor de los vasos sanguíneos.

A pesar de la necesidad última de confirmación por autopsia, hay síntomas que sugieren mucho de CTE, incluidos los siguientes:

Deterioro de la memoria

  • Disminución de la capacidad de tomar decisiones
  • Mal juicio
  • Apatía
  • Control deficiente de los impulsos
  • Agresión
  • Depresión y suicidio
  • En Además, hay algunos signos físicos de CTE que pueden estar presentes, que incluyen:

Dificultad con el equilibrio y la marcha

  • Disminución del ritmo, dificultad para hablar
  • Parkinsonismo (temblor, rigidez y movimientos lentos)
  • También hay un pequeño subconjunto de pacientes con CTE que tener encefalomielopatía traumática crónica (CTEM). Este trastorno imita los síntomas de la enfermedad de Lou Gehrig (ALS), con debilidad y desgaste muscular, dificultad para tragar y reflejos hiperactivos.

Más tarde en el curso de CTE, los pacientes sufrirán de demencia. En lugar de la enfermedad de Alzheimer, los síntomas de la encefalopatía traumática crónica se parecen más a la variante conductual de la demencia frontotemporal (bvFTD).

Sin embargo, CTE generalmente aparece un poco antes que bvFTD, entre las edades de 30 a 50 años en lugar de los 45 a 65 años de edad. La demencia frontotemporal variante conductual tiende a progresar más rápidamente que la CTE, y a menudo tiene un componente genético que CET no lo hace.

Efectos en el cerebro

Se reduce el peso del cerebro y el adelgazamiento del cuerpo calloso, que conecta los dos hemisferios del cerebro.

También hay atrofia frecuente de los lóbulos frontales en CTE. Los lóbulos frontales controlan nuestra capacidad para tomar buenas decisiones y planear, además de permitirnos recuperar recuerdos.

Otras áreas afectadas del cerebro incluyen los cuerpos mamilares y el hipocampo, que están involucrados con la memoria, así como la sustancia negra, que está involucrada con el movimiento.

Pruebas para CTE

Aunque el conocimiento público de CTE ha crecido rápidamente recientemente, la ciencia suele ser más lenta para desarrollar pruebas que son específicas del problema. Una resonancia magnética puede ayudar a descartar otras enfermedades y puede mostrar un desgaste anormal de la amígdala, lo que podría sugerir el TCE como diagnóstico. También se están explorando otras técnicas más experimentales, como la resonancia magnética funcional.

Tratamiento CTE

No hay tratamiento disponible para CTE una vez que se ha desarrollado. Como suele ser el caso, la prevención es la mejor medicina.

La prevención es clave is Se destaca cada vez más la necesidad de una cultura segura en los deportes y en el resto de la vida. Los atletas deben ser alentados a informar cuando están sufriendo los efectos de una lesión en la cabeza, y seguir las pautas para regresar a jugar después de dicha lesión. También es el papel de los entrenadores enseñar a sus jugadores las técnicas correctas para la protección personal. Es bueno jugar duro, pero es aún más importante jugar seguro.

Like this post? Please share to your friends: