Vigilancia activa para el cáncer de tiroides papilar pequeño

Vigilancia activa para el cáncer de tiroides papilar pequeño

Cuando su médico encuentra un nódulo tiroideo canceroso, la recomendación de tratamiento típica es que se someta a una cirugía para extirpar el nódulo. Con frecuencia, un lóbulo (la mitad) de la tiroides se extirpa quirúrgicamente y, en algunos casos, la tiroides completa se extirpa quirúrgicamente. Muchos pacientes que tienen incluso una tiroidectomía parcial requieren reemplazo hormonal tiroideo de por vida, y todos los que se sometieron a una tiroidectomía total dependen de la medicación de la hormona tiroidea después de la cirugía.

Ahora, para algunos tipos papilares pequeños, de bajo riesgo y de crecimiento lento de cáncer de tiroides, los expertos están comenzando a recomendar un nuevo enfoque: la vigilancia activa.

Los investigadores que informaron en la revista JAMA-Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello han demostrado que la vigilancia activa -también conocida como espera vigilante- de estos microcarcinomas puede ser una mejor opción para los pacientes que la cirugía, siempre que la monitorización incorpore datos tridimensionales tecnologías de imagen tales como ultrasonido.

La American Thyroid Association también respaldó el uso de la vigilancia activa como una alternativa al tratamiento tradicional contra el cáncer de tiroides en pacientes seleccionados con cáncer de tiroides de bajo riesgo. Lead El autor principal del estudio

JAMA , el Dr. R. Michael Tuttle, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, Ciudad de Nueva York, dijo a Medscape: Muchos no necesitarán cirugía durante años, y tal vez nunca. Nos alejamos de la mentalidad de que tan pronto como obtenga un diagnóstico de cáncer de tiroides, tendrá que apresurarse y someterse a la cirugía. Ahora, es más un enfoque de sentido común, y de hecho hay grupos de pacientes en los Estados Unidos que esto debería ser perfectamente aceptable. Hay pacientes en los EE. UU. Que no quieren cirugía de inmediato para cada pequeño cáncer de tiroides pequeño.

Los investigadores monitorearon a un grupo de pacientes que tenían tumores de tiroides muy pequeños, de menos de 1,5 mm de tamaño. Durante un período de años, el tamaño del tumor se midió tridimensionalmente con ultrasonido cada seis meses a un año. Los investigadores encontraron que después de 5 años, solo el 12 por ciento de los pacientes vieron crecer sus tumores a 3 mm o más de tamaño.

No se diseminó regional o distante del cáncer en los pacientes estudiados durante la vigilancia activa.

El Dr. Tuttle dijo que la medición tridimensional por ultrasonido del volumen tumoral es un concepto nuevo e importante que hace que la vigilancia activa sea más viable y efectiva. Hacer un ultrasonido cada seis meses durante los primeros dos años de vigilancia permite a los expertos establecer una tasa de crecimiento. Si esa tasa es rápida, entonces se recomienda cirugía. Pero, según el Dr. Tuttle, dado que la mayoría de los cánceres que estudiaron no crecieron o crecieron muy lentamente, los investigadores recomiendan que los médicos ofrezcan vigilancia activa como una opción para pacientes de bajo riesgo.

Tal como le dijo el Dr. Tuttle a Medscape:

Correr a la cirugía puede ser lo correcto para un paciente en particular, pero no hay prisa si están dispuestos a observarlo. Mucha gente valora su tiroides y no quiere estar en la hormona tiroidea de por vida, por lo que si tienen la opción de mirar, lo ven como una opción valiosa.

Una palabra de Verywell

Tenga en cuenta que la vigilancia activa de su nódulo tiroideo canceroso requiere un equipo de profesionales médicos bien informado, capacitado y especializado. Desea que los miembros de su equipo tengan experiencia en este enfoque relativamente nuevo del cáncer de tiroides.

Los expertos también advierten que el resultado puede ser menos favorable para los pacientes que reciben atención

Fuera de centros médicos con amplia experiencia en cáncer de tiroides o los proveedores de atención médica que se especializan en diagnóstico y tratamiento del cáncer de tiroides, con conocimiento de vigilancia activa protocolos. El mensaje para llevar a casa: la vigilancia activa puede ser una opción viable y segura para usted, pero solo cuando se hace en manos de expertos. Otra guía importante a tener en cuenta: la clave para la vigilancia activa es un seguimiento y monitoreo consistentes. Si elige este enfoque, asegúrese de tener ultrasonidos tridimensionales regulares y siga con sus expertos en cáncer de tiroides.

Los chequeos regulares son esenciales para la vigilancia activa, y deberían poder detectar cualquier cambio significativo en su tumor canceroso que justifique una intervención médica y tratamiento en el futuro.

Por último, los investigadores sugieren que los mejores candidatos son los que se diagnostican después de los 50 años. Si es menor de 50 años, su tumor tenderá a crecer, por lo que la cirugía se recomendará con más frecuencia si se le diagnostica una microcarcinoma papilar canceroso.

Like this post? Please share to your friends: