Usar anquilostomas para tratar la enfermedad celíaca

Usar anquilostomas para tratar la enfermedad celíaca

Suena realmente asqueroso: tragar un parásito intestinal a propósito en un esfuerzo por tratar su enfermedad celíaca. Pero los investigadores en Australia en realidad están teniendo suerte usando el anquilostoma humano para descubrir cómo ayudar a los celíacos a tolerar el gluten nuevamente.

No es exactamente lo que estás pensando: sí, la investigación puede mostrar cierta promesa (aunque sigue siendo extremadamente experimental y no demostrada), pero es bastante improbable que tu médico te recete un frasco de larvas de anquilostoma para tratar tu condición.

En su lugar, los investigadores esperan saber exactamente qué se trata de la anquilostoma que suena asqueroso y que puede desencadenar cambios positivos en el intestino delgado, y luego convertir ese conocimiento en un medicamento no asqueroso.

El objetivo final es clasificar qué factores específicos derivados de anquilostomas pueden imitar estos efectos biológicos en pacientes celíacos, que podrían producirse como un medicamento basado en píldoras para mejorar la tolerancia al gluten, dice Paul Giacomin, Ph.D., una investigación becario en la Universidad James Cook en Australia, donde se llevan a cabo los estudios.

¿Qué es un Hookworm, de todos modos?

Cuidado: esto no es para los aprensivos. Los anquilostomas, que miden hasta media pulgada de largo y tienen bocas abiertas para las películas de terror, se adhieren al revestimiento del tracto intestinal y beben tu sangre. Viven por varios años o incluso más.

Puedes atraparlos cuando caminas descalzo sobre la tierra que contiene heces de alguien con una infección por anquilostoma existente, ya que las larvas de anquilostoma pueden penetrar en la piel humana y llegar hasta tu tracto digestivo.

Los anquilostomas solían ser un problema común en los Estados Unidos, y todavía infectan a más de 500 millones de personas en todo el mundo, principalmente en lugares que tienen estándares sanitarios poco estrictos. La mayoría de las personas que tienen anquilostomas no muestran ningún síntoma, pero las anquilostomas potencialmente pueden causar problemas digestivos. Infestaciones más graves causan anemia por pérdida de sangre.

Beneficios potenciales para el anquilostoma para los celíacos

En este momento, probablemente estés pensando, ¡Buen viaje! a los anquilostomas, que ya no son comunes en los EE. UU. Y otros países industrializados. Pero, ¿hay una ventaja para los anquilostomas?

Como resultado, puede haber.

Algunos científicos creen que el enorme aumento en el número de personas con afecciones como la enfermedad celíaca y las alergias podría ser el resultado de que toda nuestra sociedad sea también, bueno, limpia.

Esta teoría, conocida como la hipótesis de la higiene, especula que nuestros esfuerzos para eliminar parásitos y enfermedades y para protegernos de tantos gérmenes como sea posible (desinfectante de manos, ¿alguien?) Han llevado a nuestro sistema inmune mal al grano donde han comenzado a atacar nuestras propias células por error.

Los médicos que exploran el uso de anquilostomas en la enfermedad celíaca creen que al introducir anquilostomas en el sistema digestivo de una persona celíaca, es posible restablecer el sistema inmunitario para que el gluten no cause una reacción ni daño intestinal.

Investigación del anquilostoma en etapas preliminares

El equipo de investigación de la Universidad James Cook ha realizado varios estudios hasta ahora que implican la implantación de anquilostomas en personas con enfermedad celíaca, con resultados variables.

En un estudio, presentado en PLoS One en marzo de 2011, 10 voluntarios celíacos fueron infectados intencionalmente con anquilostomas, y luego consumieron trigo durante cinco días. Cinco de los 10 experimentaron inflamación intestinal temporal, pero dolorosa, como resultado de sus infecciones por anquilostomas. Sin embargo, los anquilostomas no parecían ayudar a controlar la respuesta inmune de los voluntarios cuando comían gluten, ya que los resultados de las pruebas indicaban un empeoramiento del daño relacionado con el gluten.

Los resultados en otro estudio de anquilostomias también fueron mixtos. En ese estudio, publicado a principios de 2013 en el International Journal for Parasitology, el grupo encontró más voluntarios con enfermedad celíaca que aceptaron estar infectados con anquilostomas.

Los anquilostomas parecieron reducir algo de inflamación, pero no evitaron la atrofia de las vellosidades, el daño al intestino delgado que ocurre en la enfermedad celíaca.

En un tercer estudio, publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology en febrero de 2015, los investigadores infectaron a 12 adultos con 20 larvas de anquilostoma cada uno y luego los alimentaron con cantidades crecientes de gluten, que culminaron en tres gramos diarios (en forma de 60 a 75 hebras de espagueti). En ese estudio, los anquilostomas parecían promover la tolerancia al gluten: aquellos con anquilostomas que consumían gluten experimentaron mejores síntomas y resultados de exámenes médicos.

El estudio más reciente, publicado en Scientific Reports en septiembre de 2015, analizó las diversas especies de bacterias que típicamente viven en nuestros intestinos, y analizó cómo la introducción de anquilostomas afectó a esas especies en personas con enfermedad celíaca. Descubrió que la infección por anquilostoma parece ayudar a las personas con enfermedad celíaca a mantener muchas especies bacterianas diferentes en sus intestinos, incluso frente a una prueba de gluten.

Esa diversidad bacteriana, dicen los investigadores, puede ser la clave para usar anquilostomas, o conocimiento derivado de estudios de anquilostomiasis, en el tratamiento de la enfermedad celíaca. Este concepto puede incluso tener implicaciones más amplias: otro equipo de investigación investigó los parásitos intestinales en la esclerosis múltiple, otra enfermedad autoinmune, con resultados prometedores.

¿Qué hay de nuevo para los anquilostomas y la enfermedad celíaca?

El uso de anquilostomas para tratar la enfermedad celíaca no es una idea común, y los investigadores aún no han demostrado que los anquilostomas pueden ayudar a prevenir o disminuir el daño cuando una persona con enfermedad celíaca consume gluten.

Sin embargo, el Dr. Giacomin dice que el próximo paso para la investigación de su equipo es examinar cómo exactamente los anquilostomas podrían cambiar el microbioma intestinal (la composición de las bacterias que viven en nuestros intestinos). Este enfoque puede ayudar a los investigadores a identificar determinadas especies de bacterias residentes del intestino que tienen un impacto positivo en los síntomas celíacos y el daño intestinal, dice.

En última instancia, dice, no espera infectar a todas las personas con enfermedad celíaca con su propia colonia de anquilostomas. En cambio, su equipo quiere determinar de qué se trata los pequeños anquilostomas y sus interacciones con nuestro sistema inmunológico, lo que puede conducir a una mejor tolerancia del gluten en los celíacos, y utilizar esa información para crear mejores tratamientos para la enfermedad.

Like this post? Please share to your friends: