Una visión general del cáncer de hueso

El cáncer de hueso es un tipo de malignidad que puede afectar tanto a niños como a adultos y desarrollarse en cualquier hueso de su cuerpo, aunque los huesos largos de los brazos y las piernas son los más comunes. El cáncer también se puede transmitir desde otra ubicación hasta el hueso, conocido como cáncer de hueso secundario, pero esto no se considera cáncer de hueso real porque no se origina en los huesos. Cancer El cáncer de hueso es raro, representa solo el 1 por ciento de todos los tipos de cáncer, y los tumores óseos no cancerosos ocurren con mucha más frecuencia que los cancerosos. La cirugía a menudo es el tratamiento de referencia, pero también se puede usar radiación y / o quimioterapia.

Tipos

Existen varios tipos de cáncer de hueso primario, es decir, cáncer originado en el hueso, que incluye:

El osteosarcoma comienza en las células óseas y ocurre con mayor frecuencia en los brazos, las piernas y la pelvis

  • El condrosarcoma comienza en el cartílago y afecta principalmente la pelvis , piernas y brazos sar Sarcoma de Ewing, visto comúnmente en la pared torácica, la pelvis, los brazos y las piernas hist Histiocitoma fibroso maligno, que se origina en los tejidos blandos, pero puede aparecer en los huesos, especialmente en los brazos y las piernas
  • Fibrosarcoma cordoma, que también comienza en los tejidos blandos, pero puede comenzar en los brazos, las piernas o la mandíbula
  • Los tumores óseos de células gigantes generalmente son benignos (no cancerosos) pero la forma maligna puede afectar las piernas, especialmente cerca de las rodillas
  • El cordoma se ve generalmente en la columna vertebral y base del cráneo
  • El osteosarcoma, el condrosarcoma y el sarcoma de Ewing son los tipos más comunes de cáncer de hueso.
  • El cáncer de hueso secundario es mucho más común que el cáncer de hueso primario, pero no se considera cáncer de huesos ya que el cáncer se ha diseminado de otra ubicación al hueso.
  • Como regla general, cuando se diagnostica cáncer de hueso secundario, nos referimos al cáncer por el lugar de origen en lugar del órgano que ha afectado. Por ejemplo, un cáncer de hueso causado por un cáncer de mama que se ha diseminado (metástasis) no se llamaría cáncer de huesos sino más bien cáncer de mama metastásico para los huesos.

El cáncer de hueso secundario se considera grave y se clasifica como enfermedad en estadio 4 (metastásico) ya que, por su propia naturaleza, afecta a múltiples órganos.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de hueso varían de persona a persona, pero el dolor en el hueso afectado es, con mucho, el signo más común. El cáncer de hueso ocurre con mayor frecuencia en los huesos largos del cuerpo, como los de los brazos y las piernas.

Otros síntomas pueden incluir:

Tensión o hinchazón alrededor del área afectada

Fracturas debido a la debilidad ósea

Fatiga

  • Anemia
  • Fiebre
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Causas
  • Aunque se desconocen las causas exactas de la mayoría de los cánceres de los huesos, sí sabemos algunas factores de riesgo asociados con la enfermedad
  • Condiciones hereditarias

Una pequeña cantidad de cánceres de huesos son causados ​​por afecciones hereditarias que aumentan no solo el riesgo de cáncer de hueso sino también otros tipos de cáncer. Estos incluyen: ex Múltiples exostosis, una condición genética que causa golpes en los huesos y aumenta el riesgo de desarrollar condrosarcoma. Syndrome Síndrome de Rothmund-Thomson, un trastorno genético caracterizado por erupción cutánea, cabello escaso, huesos malformados y un mayor riesgo de desarrollar cáncer, especialmente osteosarcoma.

Retinoblastoma, una forma hereditaria de cáncer que afecta la retina y puede provocar la formación de cáncer en los tejidos blandos o los huesos. Syndrome Síndrome de Li-Fraumeni, un trastorno genético que lo predispone a ciertos tipos de cáncer, incluido el cáncer de huesos.

La enfermedad ósea de Paget, una afección que afecta a los adultos mayores y destruye gradualmente los huesos, puede provocar cáncer de huesos, generalmente osteosarcoma, en el 1 por ciento de las personas con la enfermedad.

Otros factores

  • Existen otros factores que aumentan su riesgo de desarrollar cáncer de hueso, que incluyen:
  • Radioterapia previa, especialmente si se administra durante la infancia. Una radiografía típica no se considera peligrosa, pero las dosis más altas (generalmente más de 60 Gy) también pueden aumentar su riesgo. Esto generalmente ocurre en un niño que recibe tratamiento para otra forma de cáncer que recibe un curso de radioterapia.
  • Estar expuesto a materiales radioactivos como el radio y el estroncio puede causar cáncer de huesos porque estos materiales se acumulan en sus huesos.
  • Tener un trasplante de médula ósea puede aumentar el riesgo de desarrollar osteosarcoma.
  • Diagnóstico

Si sus síntomas junto con los hallazgos de un examen físico sugieren la presencia de cáncer de hueso, su médico hará algunas pruebas adicionales. Tests Las pruebas con imágenes como los rayos X, la resonancia magnética (MRI) y la tomografía computarizada (CT) pueden ayudar a identificar anormalidades óseas que no se ven a simple vista. Otra herramienta de imagen especializada llamada gammagrafía ósea permite a los médicos ver la actividad metabólica del hueso. Al hacerlo, pueden detectar un nuevo crecimiento o donde la materia ósea puede haberse descompuesto.

En última instancia, una biopsia de hueso proporcionará la prueba definitiva de cáncer de hueso. La biopsia implica la extracción de una pequeña cantidad de tejido óseo para examinar bajo un microscopio. Por lo general, toma menos de una hora y se puede realizar como un procedimiento quirúrgico ambulatorio.

  • Realizar una biopsia en una persona con cáncer de hueso puede ser difícil, ya que existe el riesgo de diseminar el cáncer desde el lugar de origen. Requiere un cirujano experto que tenga mucha experiencia en el tratamiento de pacientes con cáncer de hueso.
  • Si se detecta cáncer, un patólogo lo clasifica y organiza. Las clasificaciones de clasificación y estadificación varían según el tipo de cáncer de hueso. Idealmente, el patólogo que examina la muestra tendrá experiencia en el diagnóstico de cáncer de hueso.
  • Tratamiento

La clave del éxito del tratamiento es contar con un equipo médico con experiencia en cáncer de hueso primario. Su equipo puede incluir médicos oncólogos, oncólogos radiólogos, radiólogos, oncólogos quirúrgicos, oncólogos ortopédicos y patólogos especializados.

Hay tres formas estándar de tratamiento para el cáncer de hueso primario: cirugía, radioterapia y quimioterapia. A menudo, se necesita más de una forma de tratamiento.

Cirugía:

Este es el tratamiento más común para el cáncer de hueso. El tratamiento quirúrgico para el cáncer de hueso no metastásico implica la extracción de tejido óseo canceroso y un pequeño margen de tejido sano que lo rodea. La radioterapia o la quimioterapia se pueden realizar después para eliminar las células restantes.

Radioterapia:

Se usan altas dosis de radiación para reducir los tumores o eliminar las células cancerosas siguiendo un procedimiento. También se puede usar con fines paliativos para reducir el dolor. Aunque la radioterapia puede dañar las células sanas cercanas, esas células tienden a ser más resistentes que las cancerosas y generalmente pueden recuperarse por completo.

Quimioterapia:

Estos medicamentos actúan eliminando rápidamente las células que se multiplican, incluidas las células cancerosas y las células sanas que se replican rápidamente, como los folículos pilosos, la médula ósea y las células que recubren el tracto gastrointestinal. Como tal, la quimioterapia puede tener efectos secundarios considerables.

Afrontamiento

  • Hacer frente al cáncer de hueso significa aprender a ajustarse a su diagnóstico. Pida ayuda si la necesita. Habla con un amigo de confianza o un consejero sobre cómo te sientes. Tómese un tiempo para relajarse y descansar, y mantenga una comunicación abierta con su equipo médico para que sepa qué esperar de sus tratamientos. La American Cancer Society tiene una amplia variedad de recursos para ayudarlo a comprender lo que está sucediendo, y el National Cancer Institute tiene recursos para ayudarlo a sobrellevar y sobrevivir.
  • Una palabra de Verywell Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con cáncer de hueso, es natural sentirse abrumado y asustado. Llegue a familiares y amigos. Hablar con otras personas que han estado allí, ya sea a través de las redes sociales o en grupos de apoyo organizados por su clínica o centro comunitario, puede ayudar enormemente.
  • Tómelo un día a la vez y trate de aprender tanto acerca de su enfermedad como pueda. Al hacerlo, puede convertirse en un defensor de su propio cuidado. Esto no solo lo ayudará a sobrellevar mejor, sino que también le dará una mayor sensación de control y autodeterminación en un proceso que a menudo puede ser superado por especialistas.

Like this post? Please share to your friends: