Una guía para los signos y síntomas de los tumores cerebrales en los niños

Una guía para los signos y síntomas de los tumores cerebrales en los niños

Si bien puede parecer que algo tan aterrador como un tumor cerebral sería igual para los niños que para los adultos, piénselo de nuevo. Los tumores cerebrales en los niños tienden a diferir tanto en las partes del cerebro que generalmente afectan como en la forma en que se tratan médicamente.

En el lado positivo, mientras que los tumores cerebrales tienden a ser tratados de manera más agresiva en los niños, el resultado casi siempre es mejor.

Además, los tumores cerebrales en los niños tienden a cambiar menos que en los adultos, siendo estos últimos más propensos al rápido crecimiento y la progresión más rápida de la enfermedad.

En términos de síntomas, la diferencia a menudo puede ser sutil, con cualquier cambio en la personalidad o habilidades motrices relacionadas con el lugar donde se encuentra el tumor en el cerebro. En los niños, se encuentra principalmente en la parte inferior del cerebro, incluido el cerebelo o el tallo cerebral.

Saber qué buscar como padre puede ayudarlo a detectar un problema antes de que se convierta en un problema grave.

Factores que afectan los signos y los síntomas de los tumores cerebrales en los niños

Los síntomas de los tumores cerebrales varían mucho en función de varios factores clave:

  • En qué parte del cerebro se encuentra el tumor
  • El tamaño de la masa
  • La rapidez con que crece el tumor
  • Edad del niño

El cerebro es delicado y complejo, por lo que incluso el tumor más pequeño puede afectar el cuerpo y la personalidad de manera notable. Dicho esto, la gravedad de un síntoma no tiene relación con si es grande o pequeño.

Los tumores pequeños a veces pueden causar cambios profundos en la salud y el comportamiento de la persona, mientras que un tumor grande puede incluso no notarse hasta que se detecta accidentalmente en una radiografía.

Los tumores cerebrales y de la médula espinal representan aproximadamente el 25 por ciento de todos los cánceres infantiles, solo superados por la leucemia, y pueden ser malignos (cancerosos) o benignos (no cancerosos).

Síntomas de tumores cerebrales en niños

Los síntomas de un tumor cerebral pueden ser vagos o profundos, sin un patrón o síntoma establecido. A menudo, es la reacción visceral de un padre lo que los lleva a buscar un abogado, incluso cuando no hay signos claros presentes. Es entonces cuando los padres deben presionar para que se tomen más medidas, incluso cuando otros les aseguran que todo está probablemente bien.

Entre los síntomas más comunes:

  • Los dolores de cabezason generalmente el signo más prominente de tumores cerebrales en los niños. Cuando es causado por un tumor cerebral, los dolores de cabeza generalmente se vuelven más frecuentes y aumentan en gravedad con el tiempo. Los dolores de cabeza que ocurren por la mañana (especialmente aquellos que despiertan al niño) y mejoran durante el día son más preocupantes que los dolores de cabeza que ocurren más tarde en el día. Por lo general, no se alivia con medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o el paracetamol. Los dolores de cabeza pueden empeorar al toser o estornudar o cuando su hijo se inclina. También pueden presentarse náuseas y vómitos, y los dolores de cabeza a menudo mejoran después del vómito.
  • Las convulsiones también son un síntoma común y, a menudo, son la primera señal de un tumor cerebral. El espectro de convulsiones puede variar desde ataques severos tónico-clónicos a temblores más leves con movimientos involuntarios y espasmódicos. A veces, una convulsión puede ser difícil de detectar, con el niño apareciendo más fuera de él que en la angustia real. Changes Los cambios mentales o la fatiga
  • Pueden ser motivo de preocupación para los padres que sospechan que algo anda mal pero que no pueden ponerle el dedo encima. Se sabe que algunos padres describen los cambios en el nivel de energía como obnubilados en lugar de fatigados. En otras palabras, incluso cuando el niño se despierta, puede parecer menos alerta y menos capaz de rastrear las conversaciones. Decline Deterioro cognitivo puede ser evidente en los niños con tumores cerebrales, que a menudo muestran signos de confusión y no comprenden las tareas que otros en su grupo de edad. Los padres pueden notar que su hijo no está alcanzando los hitos del desarrollo que deberían o incluso pueden estar retrocediendo. Esto tiende a ser más reconocible en niños que están en edad escolar. En niños más pequeños, las tareas diarias pueden llevar más tiempo para completarse, como armar legos o cepillarse los dientes.
  • Los cambios de comportamiento y personalidadson comunes en los niños con tumores cerebrales. El componente clave de este síntoma es que hay un tipo de comportamiento que simplemente no estaba allí antes. Por ejemplo, un niño que está callado puede ponerse de mal genio repentinamente, mientras que un niño más ruidoso puede callar. Las reacciones pueden no coincidir con situaciones, con un niño riéndose de algo que no es divertido o enojarse sin ninguna razón.
  • La pérdida de coordinación y las habilidades motoraspueden estar directamente relacionadas con el desarrollo de un tumor, que se manifiesta con problemas de movilidad, pérdida de equilibrio o incluso dificultad para sentarse. Otras habilidades motoras finas, como comer o escribir, pueden parecer menos seguras o torpes. A menudo, los niños no notarán estos cambios por sí mismos, incluso si hay arrastramientos o la disminución del habla.
  • Las náuseas y los vómitospueden ser causados ​​por cualquier cosa, pero cuando es inexplicable o ocurre con poca advertencia, puede ser un signo de una afección más grave. Esto es especialmente cierto si el niño tiene vómitos repentinos, fuertes y violentos, comúnmente conocidos como vómitos de proyectil.
  • Visión borrosapuede ocurrir si un tumor impacta el nervio óptico. Se sabe que los tumores cerebrales causan visión doble y otros trastornos visuales, incluidos puntos ciegos y la obstrucción de la visión periférica. Un niño puede quejarse por tener dificultad para ver o leer. O puede notar que el niño gira o inclina la cabeza para mirar objetos. Estas son pistas de que hay algo más problemático que la miopía o la miopía. Fon Fontanela abultada
  • Es la curvatura hacia afuera del punto blando en el cráneo de un bebé donde las placas aún no se han cerrado. Cuando un tumor aumenta la presión intracraneal, puede causar que esta mancha se protruya visiblemente, lo que los padres a menudo notan al tocarlo. Si bien la enfermedad puede ser causada por encefalitis (donde los líquidos llenan el cráneo del niño), también puede ser el resultado de una masa cerebral en desarrollo.Una palabra de Verywell
  • Lo más importante que puede hacer, si le preocupa que su hijo pueda tener un trastorno relacionado con el cerebro, es confiar en su instinto como padre. Si su hijo o hija presenta alguno de los síntomas enumerados anteriormente o cualquier síntoma que le preocupe, hable inmediatamente con su pediatra.Aunque hay muchas razones por las cuales un niño puede experimentar cambios físicos o de comportamiento repentinos, el diagnóstico temprano casi siempre asegura un mayor éxito en el tratamiento. No permita que nadie le diga que está reaccionando de forma exagerada si siente que algo está mal.

Mantenga un registro de todos sus hallazgos e insista en reunirse con un neurólogo especialista si su proveedor no puede ayudarlo.

Like this post? Please share to your friends: