Una breve guía para el cáncer testicular

Una breve guía para el cáncer testicular

El cáncer testicular es el cáncer sólido más común en hombres de entre 15 y 35 años, pero ocupa el lugar 25 entre todos los casos de cáncer en los Estados Unidos, representando el 0.5% de todos los nuevos casos de cáncer. Se estima que se producirán 8.430 nuevos casos en 2015. Con mayor frecuencia afecta a hombres entre 20 y 40 años, siendo 33 la mediana de edad al momento del diagnóstico. Es muy raro en personas mayores de 50 años.

Existe un riesgo de aproximadamente 0,4% de desarrollar cáncer testicular durante la vida.

Aunque la tasa de cáncer testicular casi se ha duplicado desde la década de 1970, la tasa de mortalidad se ha reducido en más de la mitad debido a un mejor tratamiento. Típicamente tiene un pronóstico excelente con tasas de curación superiores al 95% en la mayoría de los casos.

Cómo comienza el cáncer de testículo

Las células normales se adhieren a ciertas reglas. Se dividen y crecen dentro de ciertos perímetros, mueren cuando se supone que deben y no invaden las estructuras circundantes u otros órganos. Las células cancerosas han perdido esta regulación y crecen fuera de control formando tumores. Estas células pueden invadir los tejidos circundantes y diseminarse a otras partes del cuerpo a través de la sangre y los vasos linfáticos.

El cáncer testicular se origina en los testículos, también conocidos como testículos. Los testículos tienen funciones reproductivas y endocrinas. Producen testosterona, la hormona responsable de las características sexuales secundarias de los hombres, así como de los espermatozoides, que desempeña un papel esencial en la reproducción.

Tipos

El cáncer de testículo es un cáncer variado con muchos subtipos. La gran mayoría, alrededor del 95%, de los cánceres testiculares se puede dividir en dos grupos principales: seminoma y no seminoma. Ambos tipos se conocen como tumores de células germinales. Las células germinales dan lugar a las células reproductivas en los seres humanos, que incluyen las células de huevo en las mujeres y la esperma en los hombres.

Signos y síntomas

El cáncer testicular generalmente se presenta como un bulto indoloro en uno de los testículos a menudo acompañado de inflamación escrotal. Otros signos y síntomas pueden estar presentes si el cáncer se ha diseminado (metástasis) a otras ubicaciones. Cuando el cáncer de testículo se disemina, generalmente involucra a los ganglios linfáticos en un espacio detrás del intestino conocido como retroperitoneo. Otros sitios, que pueden estar involucrados, incluyen los pulmones, el hígado, el cerebro y los huesos. El cáncer de testículo es único en la mayoría de los otros cánceres, ya que si se ha diseminado, aún tiene el potencial de curar con el tratamiento adecuado.

Tratamiento

El tratamiento depende en gran medida del tipo y estadio del tumor. El primer paso en la gran mayoría de los casos es la cirugía para extirpar el testículo canceroso en un procedimiento conocido como orquiectomía radical. Esto puede ser seguido por quimioterapia, radiación o cirugía para eliminar los ganglios linfáticos retroperitoneales.

Antes de cualquier tratamiento, se debe considerar el almacenamiento de esperma debido a un riesgo de infertilidad.

Después del tratamiento, las tomografías computarizadas se realizan típicamente a intervalos definidos en busca de cáncer recidivante en otros lugares, incluidos los ganglios linfáticos retroperitoneales y los pulmones. También hay varios análisis de sangre que consisten en ciertas enzimas, proteínas y hormonas conocidas como marcadores tumorales, que pueden aumentar si el cáncer ha regresado.

Si ocurre una recurrencia, generalmente lo hace dentro del primer año o dos. Las recurrencias de más de 5 años son raras y la mayoría de las personas se consideran curadas después de este punto.

Si el cáncer reaparece, el tratamiento primario suele ser la quimioterapia. A veces la cirugía se realiza si solo se ha diseminado a un solo sitio. Se pueden usar nuevos enfoques y nuevos tratamientos en lo que se conoce como ensayos clínicos, que a menudo se basan en centros académicos y otras instituciones grandes.

Esta es una guía muy breve y está destinada a proporcionar una comprensión básica en solo unos pocos párrafos. Cada cáncer es único y debe ser administrado por especialistas con experiencia en el diagnóstico y tratamiento del cáncer testicular.

Las especialidades más comunes incluyen urología, oncología médica y oncología de radiación.

Like this post? Please share to your friends: