Tristeza y frustración con la artritis Se cruzan con la depresión

Tristeza y frustración con la artritis Se cruzan con la depresión

La depresión es un problema común para las personas con artritis y afecciones relacionadas. El estudio nacional de salud y nutrición de Estados Unidos mostró que el 16% de las personas con dolor musculoesquelético crónico tenía depresión y otros estudios han mostrado una incidencia de depresión tan alta como:

  • 49% de las personas con fibromialgia
  • 37% de las personas con artritis reumatoide
  • 33 % en personas afectadas por osteoartritis

Los pacientes jóvenes con artritis reumatoide pueden tener un mayor riesgo de depresión debido a un aumento en el dolor y el estrés.

Tristeza o depresión?

Existen dos preguntas que pueden ayudar a determinar si la tristeza y la frustración experimentadas por las personas que padecen una enfermedad crónica han pasado a la depresión:

(1) Durante el último mes, ¿a menudo se ha sentido molesto, deprimido o desesperado?

(2) Durante el último mes, ¿le ha molestado a menudo tener poco interés o placer en hacer las cosas?

Si la respuesta es no a ambos, es poco probable una depresión mayor.

Señales de advertencia y síntomas

Incluso si un paciente no tiene depresión mayor, es importante que notifique a su médico si presenta alguno de los siguientes signos y síntomas, que incluyen:

  • Estado de ánimo deprimido
  • Falta de interés o placer en sus actividades habituales
  • Peso cambios
  • Disturbios del sueño
  • Falta de energía
  • Culpabilidad excesiva
  • Concentración deficiente
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Recuerde, si experimenta alguno de estos signos y síntomas, puede ser necesario asesoramiento (trabajador social, psicólogo o psiquiatra) y medicamentos para volver en la pista.

Like this post? Please share to your friends: