Trauma de la cabeza del lóbulo frontal

Trauma de la cabeza del lóbulo frontal

El cerebro se divide en seis lóbulos, o secciones: frontal, parietal, occipital, temporal, límbica e insular.

Tal como suena, el lóbulo frontal se encuentra en la parte frontal del cerebro. Si pudieras mirar a través del cráneo, comenzaría justo detrás de las cejas, viajaría por la frente y luego cubriría aproximadamente un tercio de la parte superior de la cabeza.

Según los investigadores, el lóbulo frontal es responsable de modelar el comportamiento observable y las características personales.

Controla cosas como la personalidad, los movimientos voluntarios, el control de los impulsos, la resolución de problemas, la motivación, los comportamientos sexuales y sociales.

Los lados izquierdo y derecho del lóbulo frontal manejan algunas funciones diferentes. El lóbulo frontal derecho se asocia principalmente con habilidades no verbales, como la interpretación de señales sociales. El lóbulo frontal izquierdo tiene un mayor control sobre la expresión del lenguaje.

Tanto el lado derecho como el izquierdo del lóbulo frontal se comunican entre sí, por lo que el daño a ambos lados tiende a tener efectos más profundos.

Trauma en la cabeza y lóbulo frontal

El lóbulo frontal es una de las áreas más comunes del cerebro que se ve afectada por un traumatismo craneoencefálico.

Los mecanismos de trauma en la cabeza del lóbulo frontal incluyen tener la cabeza:

  • Golpee el tablero de un automóvil.
  • Golpee el manillar delantero de una bicicleta.
  • Impacta el suelo cuando se lanza desde una motocicleta.
  • Golpea un árbol u otro objeto inmóvil durante los deportes.
  • Recibir un golpe de un asalto.

Cuando la parte frontal del cráneo impacta un objeto, el cráneo puede romperse o no. Si el cráneo se fractura, esto se llama lesión abierta. Una fractura abierta del cráneo sobre el lóbulo frontal puede empujar los fragmentos de hueso dentro del tejido cerebral. También aumenta el riesgo de infección, porque las bacterias, hongos y otros organismos infecciosos ahora pueden entrar en contacto con el cerebro.

Una fractura abierta puede necesitar ser reparada quirúrgicamente. Cualquier cuerpo extraño que ingrese al cerebro debe ser removido, el sangrado debe ser detenido y la herida necesita ser estabilizada y cerrada.

Una lesión cerrada en el lóbulo frontal significa que el cráneo no se rompió ni se pinchó. El daño al cerebro puede ser grave si el impacto causa sangrado o desgarro de cualquiera de los nervios y tejidos. Si hay una hemorragia grave que provoca presión sobre el cerebro, puede ser necesaria una cirugía para detener el sangrado y extraer la sangre.

Efectos a largo plazo de la lesión cerebral frontal

Daño en el lóbulo frontal puede conducir a una variedad de cambios de personalidad. Algunos de estos incluyen:

  • Hacer comentarios inapropiados.
  • Alteración en la paciencia y tolerancia de los demás.
  • Depresión.
  • No responde apropiadamente a las señales sociales. Comments Comportamientos o comentarios sexuales socialmente inapropiados.
  • Aumento o disminución del interés en el sexo.
  • Insomnio.
  • Atención y problemas de concentración.
  • Dificultad para resolver problemas complejos.
  • Lento pensamiento crítico.
  • Aumento o disminución de la locuacidad.
  • Falta de expresión facial espontánea. Impair Deficiencias de movimiento.
  • Dificultad del idioma. Behavior Comportamientos impulsivos y peligrosos.
  • Abuso de sustancias. Damage El daño del lóbulo frontal por traumatismo craneoencefálico se manifiesta de diferentes maneras, dependiendo de la gravedad de la lesión, qué secciones del lóbulo frontal se lesionaron y rasgos de personalidad preexistentes.
  • Tratamiento del trauma cerebral del lóbulo frontal
  • Con cualquier tipo de tratamiento de traumatismo craneal y tratamiento de lesiones cerebrales, las intervenciones iniciales se enfocan en detener el sangrado y controlar la hinchazón y la muerte del nervio.
  • Hay una serie de herramientas de diagnóstico para el traumatismo craneal y la lesión cerebral. Es común recibir una radiografía y una tomografía computarizada inmediatamente después de la lesión. A continuación, se puede usar una exploración de imágenes por resonancia magnética (IRM) para identificar aún más qué áreas del cerebro sufrieron daños.

Dado que la parte frontal del cerebro está tan estrechamente relacionada con el comportamiento, un neuropsicólogo puede completar una serie de pruebas de personalidad y habilidad.

Esto ayuda a determinar qué habilidades permanecen y cuáles necesitan una nueva capacitación. Las entrevistas con el paciente, la familia y los amigos ayudan al equipo médico y al terapeuta a comprender cómo la víctima de la lesión cerebral cambió la lesión.

A partir de ahí, se desarrolla un plan de rehabilitación de lesiones cerebrales para cerrar esa brecha y llevar a la persona lo más cerca posible de su estado funcional original.

Like this post? Please share to your friends: