Tratamiento de una lágrima de menisco con fisioterapia

Tratamiento de una lágrima de menisco con fisioterapia

  • Esguinces y distensiones
  • Fracturas y huesos rotos
  • Osteoporosis
  • Lesiones deportivas
  • Terapia física
  • Cirugía ortopédica
  • Hombro y codo
  • Mano y muñeca
  • Pierna, pie y tobillo
  • Dispositivos de asistencia y aparatos ortopédicos
  • Medicamentos e inyecciones
  • Ortopedia pediátrica
  • Desarrolló algunos dolores en la rodilla y tiene dificultades para caminar y subir escaleras sin dolor. Visita a su médico y se realiza una resonancia magnética que muestra una rotura de menisco en la rodilla. Cirugía es recomendada Parece razonable, pero ¿es absolutamente necesario?

    Investigaciones recientes indican que un curso de fisioterapia puede producir el mismo resultado que la cirugía de un menisco desgarrado en la rodilla.

    El menisco

    El menisco -o meniscii cuando se habla de ellos en plural- es una pequeña estructura cartilaginosa en su rodilla. Tienes dos en cada rodilla, una en el aspecto interno de la articulación y una en el aspecto externo. Estas meniscii actúan como amortiguadores en miniatura en su rodilla; ayudan a absorber el impacto a través de la articulación de la rodilla. El menisco también ayuda a permitir que la rodilla se deslice y se deslice correctamente mientras se endereza.

    A veces, saltar y aterrizar en una posición incómoda o girar sobre su rodilla con el pie plantado en el suelo puede irritar su menisco. El menisco puede deshilacharse o desgarrarse. Ocasionalmente, el desgaste por afecciones degenerativas como la artritis puede causar la ruptura de un menisco en la rodilla. Cuando esto sucede, puede producirse dolor en la rodilla. La articulación de la rodilla también puede hincharse y puede atraparse o bloquearse al moverse en ciertas posiciones. Esto puede causar una pérdida significativa de movilidad.

    Los síntomas de una rotura de menisco en la rodilla pueden incluir:

    • Dolor en la rodilla
    • Hinchazón en la rodilla
    • Bloqueo de la articulación de la rodilla
    • Pérdida del rango de movilidad de la rodilla (ROM)
    • Disminución de la fuerza en el cuádriceps o los isquiotibiales y los músculos alrededor de la rodilla
    • Dificultad levantarse al sentarse, caminar y correr, o subir y bajar escaleras

    Si tiene alguno de estos síntomas, consulte con su médico de inmediato. Es posible que su médico ordene exámenes especiales para su rodilla y le recomiende que consulte a un fisioterapeuta para su menisco roto.

    Terapia física y un menisco rasgado

    Si tiene un menisco desgarrado, su médico lo puede remitir a fisioterapia. También es posible que pueda ver un PT a través del acceso directo sin una referencia médica. Su experiencia de terapia física debe personalizarse para sus necesidades específicas, aunque hay algunos objetivos que son comunes cuando se rehabilita una ruptura de menisco.

    Los objetivos de la terapia física para un menisco desgarrado incluyen típicamente:

    • Mejorar el ROM de la rodilla
    • Mejorar la fuerza de los músculos alrededor de la rodilla
    • Disminuir la hinchazón de la rodilla
    • Reducir el dolor de rodilla
    • Mejorar la movilidad funcional de la rodilla y la extremidad inferior completa
    • Aprender estrategias para prevenir problemas futuros de rodilla

    ¿No es necesario someterse a una cirugía de menisco rasgado?

    Aquí hay algo curioso acerca de las lágrimas de menisco en la rodilla: muchas personas las tienen yno tienen dolor. La investigación muestra que muchas personas sin dolor de rodilla y sin pérdida funcional en la rodilla todavía tienen un desgarro de menisco en las imágenes de MRI. ¿Estos pacientes necesitan cirugía? Probablemente no. Su médico no realizaría, o no debería, una cirugía en un paciente sin pérdida de función, sin dolor y sin pérdida de fuerza o movimiento.

    Las imágenes en MRI pueden ser difíciles de ver, y algunas veces estas imágenes no cuentan toda la historia. Claro, los resultados de MRI pueden ser útiles para guiar su toma de decisiones después de una lesión de rodilla, pero la MRI debe ser solo un pequeño componente de su cuidado. Su examen clínico y su dolor y función de la rodilla también son variables importantes a tener en cuenta al elegir someterse a cirugía o no para su menisco desgarrado.

    Si tiene un menisco desgarrado, es posible que su rodilla no se mueva correctamente y puede ser dolorosa e hinchada. Pero estos síntomas pueden ser temporales, y pueden mejorar con un curso de fisioterapia.

    La investigación: terapia física vs. Cirugía para un menisco rasgado

    ¿Es absolutamente necesaria la cirugía para un menisco desgarrado en la rodilla? Tal vez no, y he aquí por qué: la investigación muestra que el resultado a largo plazo de la cirugía versus la terapia física para una ruptura del menisco puede producir el mismo resultado para algunos pacientes.

    Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine examinó el resultado de un programa de terapia física versus cirugía y TP postoperatoria para personas con osteoartritis de rodilla (OA) con rotura de menisco. El estudio incluyó a 351 pacientes con OA de rodilla y desgarro de menisco. Cada paciente fue seleccionado al azar para someterse a una cirugía de menisco de rodilla seguida de rehabilitación o simplemente asistir a terapia física sin someterse a cirugía. La cirugía realizada fue una meniscectomía parcial de la rodilla, un procedimiento quirúrgico común utilizado para reparar un menisco desgarrado.

    A los pacientes se les permitió cruzar de cada grupo; aquellos en el grupo de cirugía podrían elegir no someterse a cirugía, y aquellos en el grupo de solo PT podrían optar por someterse a una cirugía de rodilla si su médico les aconseja.

    La medida principal de los resultados del estudio se calificó en el índice Western Ontario and McMasters University Osteoarthritis Index (WOMAC), una prueba de la función de la rodilla. Los puntajes más altos en el WOMAC equivalen a síntomas de rodilla más severos. Los puntajes se obtuvieron al inicio del estudio y después de 3, 6 y 12 meses. Esto se hizo para obtener información a largo plazo sobre la función de rodilla de los pacientes.

    Los resultados del estudio muestran que no hubo diferencias significativas en la función de la rodilla 6 meses después de la aleatorización en el grupo de cirugía o en el grupo de terapia física. Se produjo una muerte en cada grupo: un paciente del grupo quirúrgico tuvo una embolia pulmonar que fue fatal, y un paciente del grupo PT tuvo un accidente cerebrovascular mortal.

    Cabe señalar que el 30 por ciento de los pacientes asignados originalmente al grupo de terapia física pasaron al grupo de cirugía, mientras que el 5 por ciento de los que tenían programada la cirugía decidieron pasar al grupo de terapia. Esto es consistente con un continuo natural de cuidado: si comienza la terapia física para un menisco desgarrado y su dolor de rodilla continúa, siempre puede optar por someterse a una cirugía. Sin embargo, es una calle de sentido único; no puede deshacer su cirugía de rodilla una vez que haya terminado.

    En pocas palabras: la investigación muestra que puede tener un resultado positivo con la terapia física para un menisco desgarrado, y la cirugía aún puede ser beneficiosa si es necesario.

    Trabaje con su PT y su médico para tomar la decisión correcta para sus rodillas

    Entonces, ¿cómo sabe si necesita cirugía para su menisco desgarrado o si se beneficiará de la terapia física? Puede ser una decisión difícil de tomar, por lo que si tiene dolor de rodilla por OA y un menisco desgarrado, trabaje en estrecha colaboración con su médico para tomar la mejor decisión sobre si someterse o no a una cirugía. Puede ser útil comprender que muchas personas con lágrimas de menisco tienen un resultado exitoso evitando la cirugía y trabajando con un fisioterapeuta. Si las cosas no progresan adecuadamente con la terapia, siempre puede optar por someterse a una cirugía de rodilla si así lo recomienda su médico.

    ¿Cómo sabe cuándo es el momento de suspender la fisioterapia y considerar la cirugía? Hay algunos signos y síntomas que pueden indicar la necesidad de cirugía, que incluyen:

    • Dolor de rodilla persistente que persiste después de 3 a 4 semanas de rehabilitación
    • Pérdida de movilidad de la rodilla que no se restablece con PT
    • Dificultad para caminar, levantarse al sentarse o subir escaleras sw Hinchazón persistente de la rodilla
    • La mejor manera de saber si necesita cirugía es trabajando en estrecha colaboración con su cirujano y fisioterapeuta para la rotura del menisco de la rodilla.

    El dolor de rodilla debido a OA y una rotura de menisco puede limitar su capacidad de realizar su trabajo diario normal y actividades recreativas. Si tiene dolor de rodilla debido a una ruptura de menisco, su médico puede recomendarle que consulte a un cirujano para su afección, o él o ella pueden derivarlo a un fisioterapeuta. La investigación muestra que puede recuperar movilidad normal y sin dolor con fisioterapia y sin la necesidad de cirugía. Si el PT no lo puede ayudar a recuperarse, siempre puede optar por seguir el recorrido quirúrgico de su rodilla.

    La fisioterapia debe ser la primera opción para controlar el dolor y la limitación funcional que puede presentarse con una rotura de menisco en la rodilla. Su terapeuta puede ayudarlo a recuperar el movimiento y la fuerza normales y ayudarlo a volver a su nivel de actividad anterior.

    Like this post? Please share to your friends: