Terapia física para la tendinitis tibial posterior

Terapia física para la tendinitis tibial posterior

  • Esguinces y distensiones
  • Fracturas y huesos rotos
  • Osteoporosis
  • Lesiones deportivas
  • Cirugía ortopédica
  • Hombro y codo
  • Cadera y rodilla
  • Mano y muñeca
  • Pierna, pie y tobillo
  • Dispositivos de asistencia y aparatos ortopédicos
  • Medicamentos e inyecciones
  • Ortopedia pediátrica
  • La fisioterapia para la tendinitis tibial posterior (PTT) puede ayudarlo a recuperar el rango normal de movimiento del tobillo y el tobillo (ROM), la fuerza y ​​la movilidad. Esto puede ayudar a eliminar el dolor de pies y tobillos y volver a su trabajo normal y actividades recreativas. Tend La tendinitis tibial posterior es una afección que afecta el pie y la parte interna del tobillo.

    La afección está marcada por dolor en el pie y el tobillo, y puede impedir que camine y corra adecuadamente. Los síntomas también pueden limitar sus actividades diarias normales.

    Algunas veces, PTT se llama disfunción del tendón tibial posterior o tendonopatía tibial posterior. Independientemente del nombre de la afección, su fisioterapeuta puede ayudarlo a recuperar la movilidad normal sin dolor si la tiene.

    ¿Qué es el tendón tibial posterior?

    El tendón tibial posterior es un tendón que surge de un músculo llamado tibial posterior. Este músculo reside en la parte interna de la pierna, justo debajo del músculo de la pantorrilla. El tendón desciende por su pierna y dentro de su pie. Se adhiere a la parte inferior de tu pie.

    La función del tendón tibial posterior es doble. El músculo actúa para mover el pie hacia adentro, especialmente cuando el pie y los dedos de los pies apuntan hacia abajo. El tendón también ayuda a sostener el arco medial de su pie.

    Síntomas de tendinitis tibial posterior

    Si tiene tendinitis tibial posterior, es probable que experimente diferentes síntomas. Estos pueden incluir:

    Dolor en el aspecto interno de su tobillo

    • Dolor en el arco de su pie
    • Dificultad para caminar o correr
    • Pie plano o arco caído
    • Generalmente, los síntomas aparecen gradualmente sin motivo aparente y sin una lesión específica o insulto

    Por esta razón, la disfunción PTT generalmente se considera una lesión por esfuerzo repetitivo; el dolor se produce debido a la sobrecarga y al estrés excesivo del tendón tibial posterior. El desafío de diagnosticar y tratar la afección es determinar las causas mecánicas de esta sobrecarga y corregirlas. Su fisioterapeuta es el profesional de la salud perfecto para hacer esto.

    Diagnóstico de la tendinitis tibial posterior

    El diagnóstico de la disfunción PTT se realiza en gran medida mediante un examen clínico. Su médico o fisioterapeuta buscará signos específicos. Estos pueden incluir: pal Palpación dolorosa de la cara interna del tobillo, a lo largo del tendón tibial posterior

    Dolor al apuntar el pie y los dedos del pie o mover el pie hacia adentro, especialmente al empujar contra la resistencia

    • La presencia de un pie plano o un arco caído
    • Un patrón de marcha y marcha alterada
    • Su médico puede considerar ver estudios de diagnóstico como una radiografía o una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y descartar cualquier otra afección. Estos estudios no son esenciales ni necesarios cuando se le diagnostica por primera vez. Simplemente confirman el diagnóstico clínico. La mayoría de las personas se beneficia al comenzar un curso de fisioterapia antes de obtener cualquier estudio de diagnóstico.
    • Existen cuatro etapas para la disfunción PTT, cada una con sus propias características.

    Etapa I es simplemente irritación del PTT sin una deformidad evidente del pie. En la etapa II, el PTT se rompe o se alarga, y el pie se aplana pero permanece flexible. La etapa III ocurre cuando su PTT se daña o se rompe y su pie está rígido, esencialmente atrapado en su posición aplanada. La presentación más grave de la disfunción de PTT es la etapa IV, en la que se rompe su PTT y los ligamentos del tobillo se estiran demasiado hasta el punto en que existe una deformidad de pie plano de larga data.

    Componentes de evaluación de fisioterapia

    Cuando asista por primera vez a terapia física, será evaluado. Durante esta evaluación, su PT recopilará información sobre su condición.

    Él o ella también realizará ciertas pruebas que pueden incluir:

    Palpación (examen físico al tocar estructuras anatómicas)

    Mediciones de rango de movimiento

    • Mediciones de fuerza de los músculos del tobillo, la rodilla y la cadera
    • Análisis de la marcha
    • Análisis de la posición del pie y la inspección del calzado
    • Pruebas de equilibrio y propiocepción
    • Una vez que se hayan realizado todas estas pruebas, su fisioterapeuta debería poder determinar la posible causa mecánica de su disfunción PTT, y luego puede comenzar el tratamiento. Asegúrese de hacerle preguntas a su PT sobre su condición si tiene alguna. La relación que tienes con tu terapeuta debe sentirse como una alianza terapéutica; ambos deben trabajar juntos para manejar adecuadamente su disfunción del tendón tibial posterior.
    • Tratamiento de terapia física para tendinitis tibial posterior

    El tratamiento para PTT puede involucrar muchos componentes diferentes, y estos pueden variar de acuerdo con su condición y necesidades específicas. Puede esperar algunos tratamientos comunes de su fisioterapeuta para la tendinitis tibial posterior.

    El ejercicio debe ser su principal herramienta para tratar su disfunción PTT. ¿Por qué? Porque la investigación muestra que realizar los ejercicios correctos, en el momento adecuado, puede ayudarlo a controlar sus síntomas y aprender a mantenerlos alejados.

    Su fisioterapeuta debe prescribir ejercicios específicos para su condición y necesidades. Él o ella pueden hacer que haga ejercicio en la clínica, y es probable que se le recete un programa de ejercicios en el hogar para que lo haga de manera independiente. Los ejercicios para la disfunción del tendón tibial posterior pueden incluir:

    Tramos de tobillo: Su fisioterapeuta puede hacer que realice varios ejercicios para mejorar su ROM del tobillo. Esto puede ayudar a restablecer la movilidad normal del pie y ayudar a disminuir la presión sobre el tendón tibial.

    Ejercicios de fortalecimiento de tobillo: los ejercicios de fortalecimiento de tobillo se pueden utilizar para ayudar a mejorar la fuerza de varios músculos que soportan el pie y el tobillo. Eso puede crear un equilibrio muscular en el pie, asegurando que su tendón tibial posterior no se sobreexiga. Strengthening Ejercicios de fortalecimiento de la cadera y la rodilla: a veces, la debilidad en los músculos de la cadera o la rodilla puede hacer que el pie gire, ejerciendo presión sobre el tendón tibial posterior. Su fisioterapeuta puede hacer que realice un fortalecimiento para sus caderas y rodillas para ayudar a mantener esas articulaciones (y su pie y tobillo) en la alineación adecuada. Esto puede aliviar el estrés en su tendón tibial posterior.

    • Ejercicios de equilibrio y propiocepción: mejorar el equilibrio y la conciencia posicional del cuerpo puede ayudar a mejorar la forma en que funcionan el pie y el tobillo. Esto puede aliviar el estrés de su tendón tibial. Training Entrenamiento de marcha: si tiene dificultades para caminar o correr debido a una disfunción de PTT, su fisioterapeuta puede prescribir ejercicios específicos para mejorar su forma de andar.
    • Ejercicios pliométricos (durante las últimas etapas de su rehabilitación): Una vez que las cosas se hayan curado, su PT puede hacer que comience a saltar y aterrizar para mejorar la tolerancia de carga de su tendón tibial posterior. El entrenamiento pliométrico es especialmente importante si planea regresar al atletismo de alto nivel.
    • Algunos ejercicios pueden ser dolorosos y otros pueden ser fáciles. Si tiene alguna pregunta sobre sus ejercicios de rehabilitación, asegúrese de consultar con su fisioterapeuta.
    • Si bien los ejercicios deben ser el componente principal de su rehabilitación de TP para la disfunción de PTT, puede encontrar otros tratamientos durante la terapia. Otros tratamientos y modalidades para la tendinitis tibial posterior pueden incluir:
    • Parte del calzado u recomendación ortótica: una ortesis o inserción puede ayudar a mantener el pie en una alineación óptima, aliviando el estrés y la tensión del tendón tibial posterior.
    • Ultrasonido: el ultrasonido es una modalidad de calentamiento profundo que se cree que mejora la circulación local y el flujo sanguíneo a sus tendones. Stim Estimulación eléctrica: este tratamiento puede usarse para mejorar el flujo sanguíneo local o para disminuir el dolor que está sintiendo. Ta Taping de Kinesiología: este nuevo tratamiento consiste en colocar cinta adhesiva en su cuerpo sobre o cerca de su pie y tobillo. La cinta se puede utilizar para mejorar las contracciones musculares o para evitar que los músculos se contraigan de forma incorrecta. También se puede usar para ayudar a disminuir el dolor.

    Arriostramiento: si su pie y tobillo se giran de manera significativa, puede beneficiarse del uso de un aparato ortopédico para el tobillo para mantener una alineación óptima de la extremidad inferior.

    Iontoforesis: esta forma de estimulación eléctrica se usa para administrar medicamentos antiinflamatorios en el tendón a través de la piel.

    • Masaje: Su fisioterapeuta puede usar varias técnicas de masaje para ayudar a disminuir el dolor, mejorar el flujo sanguíneo y promover una mayor flexibilidad de los músculos y tejidos alrededor del pie y el tobillo.
    • Recuerde, muchos de estos tratamientos son de naturaleza pasiva; no haces nada mientras el terapeuta realiza el tratamiento por ti. La investigación indica que tomar un papel activo en su cuidado para la disfunción PTT es la mejor acción a seguir. Los tratamientos pasivos pueden sentirse bien, pero su efecto general a menudo se considera insignificante.
    • Además, algunos tratamientos para la disfunción de PTT como la estimulación eléctrica, la grabación de kinesiología y el ultrasonido no están respaldados por estudios científicos rigurosos. Es posible que estos tratamientos no le hagan daño, pero la investigación muestra que es posible que no sean un componente útil de su rehabilitación. Si su fisioterapeuta sugiere un determinado tratamiento para su condición, asegúrese de comprender el objetivo del tratamiento y si es una parte necesaria de su programa de rehabilitación.
    • Primeros pasos para tratar la disfunción tibial posterior
    • Si sospecha que tiene tendinitis o disfunción tibial posterior, hay algunas cosas que debe hacer de inmediato. Primero, comuníquese con su médico, solo para asegurarse de que el dolor no sea más grave. También puede llamar a su PT de inmediato; la mayoría de los estados en los EE. UU. Le permiten ver a un terapeuta sin receta médica a través de acceso directo. Mientras más rápido pueda comenzar con el tratamiento, más rápido se podrá abolir el dolor.
    • Al manejar la disfunción PTT, es una buena idea evitar actividades agravantes. Si eres un corredor, quizás evitar correr por un tiempo es una buena idea. El entrenamiento cruzado en la bicicleta o en la piscina puede ayudarlo a mantener su nivel de condición física actual.
    • ¿Cuánto dura la disfunción PTT?

    La mayoría de los episodios de tendinitis tibial posterior duran aproximadamente de 4 a 6 semanas. Las primeras semanas se caracterizan por un dolor agudo, y el dolor disminuye gradualmente en el transcurso de un mes más o menos. Algunos episodios son más cortos, y algunos son más largos. Todos sanan a diferentes ritmos, y la condición de cada persona es diferente, así que asegúrese de hablar con su PT sobre su pronóstico específico con tendinitis tibial posterior.

    Si sus síntomas persisten después de 8 semanas, es posible que deba considerar otras opciones de tratamiento. Estos pueden incluir inyecciones de cortisona para controlar el proceso inflamatorio en el tendón o un procedimiento quirúrgico en el que el tendón se mueve a una posición diferente en el pie, lo que quita tensión del tendón al tiempo que soporta el arco de su pie.

    Si tiene una cirugía para la disfunción del tendón tibial posterior, puede beneficiarse del PT después del procedimiento para ayudarlo a recuperarse completamente.

    Una palabra de Verywell

    Si tiene disfunción del tendón tibial posterior o tendinitis, es una buena idea comenzar el tratamiento de inmediato. No permita que pequeños problemas se conviertan en condiciones crónicas que pueden ser difíciles de tratar. La mayoría de los casos son manejados fácilmente por los servicios especializados de un fisioterapeuta. Al hacer lo correcto para su condición, puede volver a ponerse en pie de manera rápida y segura y volver a sus actividades normales.

    Like this post? Please share to your friends: