Supresión relacionada con riesgos cardíacos después del cáncer de tiroides

Supresión relacionada con riesgos cardíacos después del cáncer de tiroides

Una de las prácticas habituales en el tratamiento de pacientes con cáncer de tiroides es, después de la extirpación quirúrgica de la tiroides y en algunos casos yodo radiactivo (RAI), prescribir un nivel de reemplazo de la hormona tiroidea medicamentos que suprimen el nivel de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Esencialmente, a los pacientes se les administran dosis más altas de medicamentos (conocidas como dosis suprafisiológicas) para producir bajos niveles de TSH casi indetectables.

Mantener a los pacientes en niveles considerados dentro del rango de hipertiroidismo puede prevenir la recurrencia del cáncer de tiroides.

Un estudio de investigación que se presentó en el Simposio de Supervivencia al Cáncer 2017 está desafiando esta práctica estándar confirmando la evidencia de que existen riesgos cardíacos a largo plazo asociados con esta práctica.

El hipertiroidismo que no se debe a la medicación ya es un factor de riesgo conocido para la fibrilación auricular y el accidente cerebrovascular isquémico. También está relacionado con el dolor de angina y los ataques cardíacos en pacientes que ya tienen afecciones cardíacas subyacentes.

En este estudio, los investigadores midieron el impacto cardíaco del hipertiroidismo debido a las dosis supresoras de levotiroxina, una forma sintética de la hormona tiroxina (T4), en más de 182,000 pacientes con cáncer de tiroides. Han encontrado que las dosis supresivas de levotiroxina aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular isquémico en los sobrevivientes de cáncer de tiroides.

Específicamente, encontraron:

  • Después del cáncer de tiroides, hubo una mayor tasa de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular
  • El riesgo era más alto en pacientes que habían recibido una tiroidectomía total
  • El riesgo era más alto en aquellos que tomaban una dosis más alta de levotiroxina (y por lo tanto, tenía un nivel de TSH más bajo)
  • Hubo un mayor riesgo de fibrilación auricular, que se asoció con dosis más altas de levotiroxina

Según los investigadores, solo una pequeña parte del riesgo de accidente cerebrovascular se debió a un aumento en las tasas de fibrilación auricular. En cambio, la capacidad del hipertiroidismo de causar presión arterial alta y cambios en la función cardíaca, entre otros factores, fueron los culpables.

Otro estudio de 2013 analizó el riesgo de enfermedad cardíaca en pacientes que tenían cáncer de tiroides diferenciado. El estudio encontró que el 19 por ciento de los pacientes murió como resultado de problemas cardíacos, como ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, aneurismas aórticos abdominales y embolias pulmonares, en comparación con el 7,4 por ciento que murió por el cáncer de tiroides. El riesgo de muerte por enfermedad cardíaca se correlacionó con los niveles de TSH: cuanto menor es el nivel de TSH, mayor es el riesgo.

Implicaciones para los pacientes con cáncer de tiroides

Estos hallazgos son importantes para los pacientes con cáncer de tiroides, particularmente cuando se enfrenta a una tiroidectomía total, o están en tratamiento o su médico recomienda dosis supresoras de levotiroxina después de la cirugía.

Primero, dado que la investigación mostró un mayor riesgo asociado con la tiroidectomía total, debe analizar si es necesaria una tiroidectomía total como parte de su tratamiento contra el cáncer de tiroides. Investigaciones recientes han demostrado que una cirugía de lobectomía para extirpar solo un lóbulo de la glándula tiroides es el tratamiento quirúrgico preferido para el cáncer papilar de tiroides, la forma más común de cáncer de tiroides.

En segundo lugar, muchos expertos creen que no hay beneficio para la supresión agresiva de TSH. Las pautas actuales de la American Thyroid Association y la European Thyroid Association recomiendan la supresión de TSH solo cuando un paciente tiene tumores activos o tiene un tumor muy agresivo que se ha tratado con cirugía y yodo radioactivo. Según ambos grupos:

Alrededor del 85% Se puede demostrar que los pacientes están libres de enfermedad después del tratamiento inicial del tumor mediante la prueba de los niveles séricos de tiroglobulina del paciente y la realización de una ecografía de cuello. Cuando se considera que el paciente está libre de tumor sobre esta base, las pautas de ATA y ETA sugieren mantener la TSH en sangre en el nivel normal bajo.

Tenga en cuenta que, a pesar de las directrices y recomendaciones, muchos médicos todavía realizan rutinariamente tiroidectomías totales para todos los cánceres de tiroides y prescriben dosis represivas agresivas para todos sus pacientes con cáncer de tiroides.

En tercer lugar, también estamos viendo aumentos significativos en las tasas de diagnóstico de cáncer de tiroides. Mientras que algunos expertos creen que hay un aumento real en la incidencia del cáncer de tiroides, este es un tema controvertido, ya que algunos creen que las mayores tasas se deben principalmente al sobrediagnóstico de nódulos tiroideos cancerosos incidentales. Debido al aumento en el uso de pruebas de imagen, se están detectando un mayor número de nódulos tiroideos incidentales pequeños, cancerosos, pero de crecimiento muy lento. Existe controversia sobre si esos nódulos requieren observación, en lugar del tratamiento agresivo contra el cáncer que ahora sabemos que puede aumentar los riesgos cardíacos.

Finalmente, si tiene un historial de cáncer de tiroides, debe asegurarse de que su médico evalúe y monitoree periódicamente la salud de su corazón.

Like this post? Please share to your friends: