Síntomas y tratamiento de la espondilólisis

Síntomas y tratamiento de la espondilólisis

La espondilólisis es una lesión por uso excesivo en la que el estrés repetido en una pequeña área del hueso de la vértebra, conocida como pars interarticularis, causa una fractura. La afección a menudo se asocia con actividades deportivas competitivas como gimnasia, fútbol, ​​fútbol e incluso bailes competitivos en los que la columna vertebral se flexiona repetidamente hacia delante, se dobla hacia atrás y gira.

Pars Interarticularis y la estructura de la columna vertebral

La vértebra de la columna se entrelaza para dar integridad a la columna vertebral y limitar el rango de movimiento. El enclavamiento ocurre en las articulaciones facetarias. Estas son las protrusiones de hueso que emanan de la parte posterior de cada vértebra como alas, entrelazando una en la siguiente en la columna vertebral se mueve o gira. Cuando una persona se inclina hacia delante, las articulaciones facetarias se separan; cuando la persona se inclina hacia atrás, las articulaciones se unen y restringen el movimiento. Pa El pars interacticularis es el área del hueso que se encuentra entre el punto de articulación (donde se unen las articulaciones facetarias) y la línea central de la vértebra conocida como lámina.

Riesgos de Spondylolysis

La espondilolisis ocurre en cuatro a seis por ciento de la población de los EE. UU., Principalmente en atletas jóvenes de competición. Mientras que los hombres más jóvenes tienen tres veces más probabilidades de desarrollar espondilólisis que las mujeres más jóvenes, las mujeres más jóvenes tienen cuatro veces más probabilidades de contraer espondilolistesis, una afección en la cual una vértebra se desliza hacia adelante sobre la que está inmediatamente debajo.

La espondilólisis es más probable que ocurra en personas que tienen una curvatura hacia adentro excesiva de la columna vertebral, conocida como lordosis. La obesidad también puede contribuir ya que ejerce un estrés adicional sobre los segmentos vertebrales.

Si bien la edad avanzada no se relaciona típicamente con la espondilólisis, es con la espondilolistesis ya que el deterioro gradual del hueso aumenta significativamente el riesgo de deslizamiento.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas de la espondilólisis incluyen dolor de espalda baja que empeora con la actividad, especialmente cuando se para de pie o se hiperextiende la columna vertebral. Las personas con espondilólisis también tienden a tener los músculos isquiotibiales tensos debido a los espasmos que endurecen la espalda y alteran la postura y la forma de andar de una persona.

El dolor puede ser directo o referido y sentirse en la espalda, las piernas, los muslos o las nalgas. La espondilólisis también puede causar síntomas de dolor, pero se puede experimentar con debilidad muscular, rigidez o espasmos.

La espondilolisis generalmente se diagnostica con pruebas de imágenes, como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM). Debido a que el par interarticular se coloca en un ángulo oblicuo, a menudo es difícil de ver con una radiografía estándar.

Tratamiento

El diagnóstico precoz es clave para tratar con éxito la espondilólisis. Dicho esto, los médicos a veces se dividen en cuál puede ser el curso de tratamiento apropiado.

En la mayoría de los casos, los médicos respaldarán un enfoque conservador que implica el uso de aparatos para la espalda y terapia física para fortalecer los músculos y reducir la lordosis. Es un enfoque más lento que puede dejar de lado por un tiempo, pero que casi siempre arroja resultados positivos en pacientes más jóvenes.

Las fracturas graves o aquellas que no cicatrizan pueden tratarse con estimulación eléctrica o requerir cirugía espinal, como una fusión lumbar.

Like this post? Please share to your friends: