Sensibilización y verdadera alergia

Sensibilización y verdadera alergia

Aquí hay un hecho simple sobre alergias: no puede tener una reacción alérgica a una sustancia que nunca ha encontrado. Esto se debe a que el cuerpo no reconocerá una sustancia como una amenaza hasta después de múltiples encuentros.

A diferencia de un virus o bacteria, la mayoría de los alérgenos no desencadenarán una respuesta innata del sistema inmune. Más bien, es una respuesta que se desarrolla con el tiempo, a menudo sin rima o razón de por qué ocurre en algunas personas y no en otras.

El proceso por el cual su cuerpo se vuelve sensible y alérgico a una sustancia en particular se llama sensibilización.

Entender la sensibilización y las verdaderas alergias

La sensibilización es un proceso mediante el cual el sistema inmunitario producirá una proteína defensiva, llamada anticuerpo, en respuesta a cualquier sustancia que considere anormal, incluidos ciertos alimentos, polen, moho o medicamentos.

La producción del anticuerpo, sin embargo, no conduce necesariamente a los síntomas. Dependiendo del individuo, la respuesta puede variar desde menor o inexistente hasta grave y potencialmente mortal.

Como tal, una verdadera alergia es la reacción asintomática desencadenada por el sistema inmune en respuesta a un agente alergénico (alergeno). Si hay anticuerpos pero no hay respuesta sintomática, nos referimos a eso como sensibilidad asintomática.

Los síntomas de una verdadera alergia pueden incluir:

  • Sarpullido
  • Piel
  • Picazón de los ojos o la piel
  • Sibilancia
  • Rinitis (goteo nasal, estornudos, congestión)

En reacciones de hipersensibilidad más graves, como una picadura de insecto, un medicamento ( como la penicilina) o un alimento (como los cacahuetes): se puede desarrollar una forma grave de alergia conocida como anafilaxis. Esta respuesta alérgica de todo el cuerpo puede provocar un empeoramiento de los síntomas y provocar dificultad respiratoria, shock e incluso la muerte.

Variaciones en la sensibilidad alérgica

Es interesante que la sensibilidad a la alergia no solo varía según el individuo, sino también según la parte del mundo en la que vive. Por ejemplo, si reside en la parte sur de los EE. UU., Es más probable que tenga una alergia. A huevos, leche, camarones y cacahuetes. Si vives en Italia, es más probable que seas alérgico a los peces.

Aunque los científicos no están completamente seguros de por qué sucede esto, algunos creen que el consumo generalizado de ciertos alimentos dentro de una región se traducirá naturalmente en una mayor incidencia de una alergia particular.

Por otro lado, la forma en que se procesan ciertos alimentos (o incluso el suelo donde crecen) puede contribuir al fenómeno. Lo mismo se aplica a los contaminantes o toxinas que prevalecen en ciertas partes del mundo y menos a otras.

En última instancia, todo vuelve a nuestro hecho central: no puedes tener una alergia a algo a lo que no estás expuesto.

Sensibilidad a reactividad cruzada

Si una persona tiene una alergia verdadera, la presencia del anticuerpo alérgico siempre estará presente en el torrente sanguíneo. Como tal, siempre que una persona se vuelva a exponer a un alergeno, el anticuerpo estará allí para desencadenar una respuesta.

Sin embargo, en algunos casos, el sistema inmune confundirá un no alérgeno con un verdadero alergeno.

Esto se llama reactividad cruzada y ocurre cuando la proteína de un alergeno como el polen es similar en la estructura de otra cosa, como una fruta.

Vemos este tipo de cosas con frecuencia con una condición conocida como síndrome de alergia oral (OAS), una respuesta de reacción cruzada entre el polen y ciertas frutas crudas. Como la sensibilidad primaria es para el polen, los síntomas de la alergia a la fruta tienden a ser más leves y restringidos al lugar donde la fruta entró en contacto con la boca o los labios.

En este sentido, la OEA no es una verdadera alergia sino un caso de identidad equivocada por parte del sistema inmune.

Like this post? Please share to your friends: