Regiones del hipotálamo y función en el cuerpo

Regiones del hipotálamo y función en el cuerpo

Si el cerebro fuera una corporación, el hipotálamo sería como el departamento de Utilidades. Mientras que gran parte del crédito y la atención se dirige hacia las partes del cerebro que se comunican, crean y actúan, el hipotálamo es responsable de la calefacción, el flujo de agua y otras cosas básicas que mantienen el sistema en funcionamiento.

La función básica del hipotálamo se puede resumir con la palabra homeostasis, que significa mantener el estado interno del cuerpo tan constante como sea posible.

El hipotálamo evita que tengamos demasiado calor, demasiado frío, sobrealimentación, desnutrición, mucha sed, etc.

Mientras que el hipotálamo es generalmente responsable de mantenernos en un estado estable, hay momentos en que este estado necesita cambiar. Cuando se encuentra en una situación que pone en peligro la vida de inmediato, es posible que no necesite pensar en qué tan hambriento está usted. El sistema límbico, que está íntimamente involucrado con la emoción, se comunica estrechamente con el hipotálamo, lo que resulta en los cambios físicos que están asociados con sentimientos particulares. La amígdala tiene conexiones recíprocas con el hipotálamo a través de al menos dos vías principales. Otras regiones de la corteza cerebral, como la corteza orbitofrontal, la ínsula, el cíngulo anterior y las cortezas temporales también se comunican con el hipotálamo.

Regiones del hipotálamo

Al igual que el resto del cerebro, diferentes áreas del hipotálamo realizan diferentes funciones. Estas áreas se pueden distinguir por sus conexiones con el resto del cerebro.

Por ejemplo, el hipotálamo está dividido a la mitad por fibras de un tracto de materia blanca llamado fornix, que se extiende desde la parte frontal del hipotálamo hacia la parte posterior. Las partes del hipotálamo más cercanas al interior del cerebro (el lado medial) se comunican estrechamente con parte de la amígdala a través de otro tracto llamado stria terminalis.

La amígdala ayuda a señalar el miedo, y el aspecto medial del hipotálamo está involucrado con una respuesta de luchar o huir, por ejemplo, limitando el apetito. ¡No hay tiempo para descansar y digerir si estás a punto de correr por tu vida!

El lado del hipotálamo que está más cerca del exterior del cerebro (el lado lateral) tiene el efecto opuesto sobre el apetito. Debido a que esta área es importante para estimular el apetito, las lesiones en esta área pueden provocar una disminución importante del peso corporal. Esta área también es importante en la sed, ya que las lesiones de la parte más frontal pueden reducir la ingesta de agua.

La funcionalidad del hipotálamo también se divide de adelante hacia atrás. Por ejemplo, las partes anteriores del hipotálamo parecen estar más involucradas en enfriar el cuerpo al aumentar el flujo de sangre a la piel y provocar la producción de sudor. La parte posterior del hipotálamo está más involucrada en mantener el cuerpo caliente.

Además, el hipotálamo es responsable de regular nuestro ciclo natural de vigilia y sueño. El núcleo supraquiasmático en la parte frontal del hipotálamo sirve como nuestro reloj interno, haciéndonos saber cuándo es hora de acostarse. Esta parte del cerebro está conectada con regiones sensibles a la luz que ajustan nuestro reloj interno a la luz del día.

¿Cómo el hipotálamo habla al cuerpo?

El hipotálamo modula las respuestas físicas al comunicarse con el cuerpo a través de dos rutas. La primera ruta es a través del sistema nervioso autónomo. El segundo es a través del sistema endocrino, que significa la secreción de hormonas en el torrente sanguíneo. Fibers Las fibras autónomas provienen principalmente del núcleo paraventricular del hipotálamo, pero también del núcleo hipotalámico dorsomedial y del hipotálamo lateral y posterior. Inicialmente, estas fibras autónomas viajan en una ruta de materia blanca llamada fascículo del prosencéfalo medial. Luego pasan al tronco encefálico dorsolateral y a la sustancia gris periacueductal.

Las fibras hacen sinapsis en los núcleos parasimpáticos en el tronco del encéfalo y la zona intermedia de la médula espinal sacra, y en los simpáticos en la columna celular intermediolateral de la médula espinal toracolumbar. Muchos núcleos autónomos del tronco encefálico reciben insumos del hipotálamo, como el núcleo solitario, los núcleos noradrenérgicos, el núcleo del rafe y la formación reticular pontomedular.

El hipotálamo también funciona en conjunto con la glándula pituitaria para controlar el sistema endocrino del cuerpo. La hipófisis tiene la capacidad de secretar hormonas directamente en el torrente sanguíneo. Este es un raro ejemplo de un lugar donde la barrera hematoencefálica normalmente diseñada para evitar que las infecciones crucen al cerebro está ausente de la arquitectura del cerebro. Algunas hormonas, como la oxitocina y la vasopresina, se producen directamente en el hipotálamo (en los núcleos paraventricular y supraóptico, por ejemplo) y se secretan cerca de la parte posterior de la hipófisis. La parte anterior de la hipófisis contiene células que producen sus propias hormonas. Estas hormonas están reguladas por otras secreciones neurológicas que se transmiten a través de las fibras nerviosas hacia un plexo vascular, donde son liberadas por la sangre. Todas estas secreciones hormonales están reguladas por circuitos de retroalimentación negativa, lo que significa que el cerebro es capaz de detectar cuándo los niveles de la hormona son altos y disminuir la producción como resultado.

Esto puede parecer enormemente complicado, y lo es. ¡Pero la tarea final de la homeostasis, incluso frente a la adversidad, bien vale la pena!

Like this post? Please share to your friends: