¿Quién todavía recibe mamogramas después de la cirugía de mama?

¿Quién todavía recibe mamogramas después de la cirugía de mama?

Hace seis años, durante una visita a mi cirujano de senos después de mi cirugía, pregunté a medias, a medias, No más mamografías, ¿verdad?. Sonrió y respondió: Sin senos, sin mamografías. Pensé en eso para un momento, luego preguntó: ¿Qué tipo de examen anual obtengo? ¿Me hago una resonancia magnética? Ella respondió: No; me ves para un chequeo cada seis meses durante los dos primeros años, y una vez al año después de eso.

Si veo o siento algo, lo recomendaré para pruebas adicionales, que pueden incluir una resonancia magnética. Todavía no estaba satisfecho; Necesitaba saber exactamente qué implicaría este chequeo. Mi cirujano es una mujer paciente; ella dio un resumen completo de lo que podía esperar.

Haré un control físico de toda el área donde solían estar tus senos, el área de tu cicatriz, las áreas adyacentes y tus axilas, dijo. Solo tomará unos minutos. Ella tenía razón. He tenido varios de estos exámenes, y solo toman unos minutos indoloras.

Luego, el médico explicó que si una mujer tenía una mastectomía total, o un radical modificado, o una mastectomía radical que incluía la extracción de todo el tejido mamario, y el pezón y la areola, no necesitaría una mamografía anual de rutina del lado afectado, pero solo el resto del pecho Sin embargo, si se sometió a una mastectomía para extirpar el tejido mamario, pero dejando el pezón y la areola intactos, aún necesitaría continuar con una mamografía anual de la mama que tenía el cáncer, así como el seno no afectado.

Dejar el pezón y la areola después de una mastectomía deja suficiente tejido mamario como para justificar las mamografías anuales.

Como había decidido no tener reconstrucción, pude entender cómo se podían ver o sentir fácilmente bultos o protuberancias en mí, pero ¿qué pasa con las mujeres que tuvieron reconstrucción? ¿Cómo se evaluaron para una recurrencia o una segunda primaria en el mismo seno que tenía el cáncer?

Mi médico compartió que rara vez se realiza una mamografía anual en un seno reconstruido con implantes, tejido o una combinación de ambos. Se ha eliminado el tejido mamario y la mamografía no puede ver el tejido subyacente detrás del implante. Sin embargo, si un examen clínico de los senos revela una posible preocupación, se puede realizar una mamografía con puntos de vista adicionales.

Por lo general, no es necesario hacerse una mamografía después de una reconstrucción de tejido usando un tejido propio de otra parte del cuerpo de la mujer, la mayoría de las veces desde el abdomen o la espalda, para recrear su seno. Algunas circunstancias que pueden indicar la necesidad de una mamografía incluyen: mujeres con alto riesgo de recurrencia, mujeres con senos muy grandes o senos que son difíciles de examinar, y cualquier mujer con una anomalía mamaria.

Recordé mi primer cáncer de mama, 10 años antes. Me realizaron una lumpectomía y 36 tratamientos con radiación de haz externo. Mi primer mamograma de ambos senos fue seis meses después de la cirugía y completó mi tratamiento de radiación. Durante la mamografía, no hubo más molestias en el seno que tuvo cáncer que antes de la cirugía de tumorectomía.

Los problemas que experimenté con las mamografías después de la tumorectomía, vinieron de los cambios en el tejido mamario como resultado del tratamiento con radiación.

Los cambios pueden aparecer en una mamografía, lo que dificulta su lectura. Varias mamografías, durante los 10 años transcurridos entre mis dos cánceres primarios, recogieron cosas que debieron examinarse a través de exámenes adicionales, que incluyen: ultrasonido, aspiración con aguja fina y biopsia quirúrgica. Todas las pruebas fueron negativas para el cáncer de mama, pero causaron ansiedad e incomodidad.

Cualquiera que sea su cirugía para el cáncer de seno, ya sea que una mujer necesite o no una mamografía anual, todavía debe ser seguida por su cirujano, radiación y / o médico oncólogo regularmente.

Jean Campbell es sobreviviente de cáncer de seno 2x y ex directora fundadora del Programa de Navegación de Pacientes de la Sociedad Americana del Cáncer en 14 hospitales públicos y privados. Es directora ejecutiva de una organización sin fines de lucro que brinda información y apoyo a mujeres y hombres recién diagnosticados con cáncer de mama.

Like this post? Please share to your friends: