¿Qué es la enfermedad de Gaucher?

¿Qué es la enfermedad de Gaucher?

La enfermedad de Gaucher es un trastorno genético en el cual un tipo de sustancia grasa, conocida como lípido, comienza a acumularse en las células y los órganos del cuerpo. La enfermedad se caracteriza por anemia, moretones fáciles, lesiones óseas, trastornos neurológicos y agrandamiento del hígado y el bazo.

La enfermedad de Gaucher se clasifica como un trastorno autosómico recesivo, lo que significa que es una afección heredada de los padres.

Es causado por una mutación del llamado gen GBA del cual hay más de 380 variaciones diferentes. Dependiendo de los tipos de mutaciones heredadas, las personas pueden desarrollar una de varias formas diferentes de la enfermedad.

De las tres formas más comunes (tipo 1, tipo 2 y tipo 3), los síntomas pueden variar desde leves y manejables hasta potencialmente mortales. La esperanza de vida también puede verse afectada, particularmente en personas con formas más raras de la enfermedad.

La enfermedad de Gaucher afecta a uno de cada 40,000 nacimientos en los Estados Unidos, según las estadísticas de la Fundación Nacional Gaucher, con sede en Rockville, Maryland. Se cree que aproximadamente una de cada 100 personas es portadora de la mutación GBA. Entre los judíos Ashkenazi, el número es más cercano a uno de cada 15.

Cómo la Enfermedad Causa Enfermedad

El gen GBA proporciona instrucciones para hacer un tipo de enzima conocida como beta-glucocerebrosidasa. Esta es la enzima responsable de descomponer un tipo de lípido conocido como glucocerebrósido.

En personas con la enfermedad de Gaucher, la beta-glucocerebrosidasa ya no funciona como debería. Sin los medios para descomponer los lípidos, los niveles comienzan a acumularse en las células, causando inflamación e interfiriendo con la función celular normal.

La acumulación de lípidos en las células de los macrófagos (cuya función es deshacerse del cuerpo de los desechos) hace que desarrollen una apariencia hinchada, de papel arrugado, que los patólogos denominan células de Gaucher.

Las características de la enfermedad pueden variar según los tipos de células involucradas:

  • La acumulación de lípidos en la médula ósea, el hígado, el bazo, los pulmones y otros órganos puede llevar a una marcada reducción de glóbulos rojos y blancos (pancitopenia). Un hígado y bazo hinchados y una enfermedad pulmonar infiltrativa.
  • La acumulación de células de Gaucher en la médula ósea puede conducir al adelgazamiento de la estructura externa del hueso, a las lesiones óseas y a la baja densidad ósea (osteopenia).
  • La alteración del equilibrio celular en la capa epidérmica de la piel puede provocar cambios visibles en el color y la textura de la piel.
  • La acumulación de lípidos en el sistema nervioso central y periférico puede dañar el recubrimiento aislado de las células nerviosas (mielina) y las células nerviosas mismas.

Tipos de enfermedad de Gaucher

La enfermedad de Gaucher se clasifica ampliamente en uno de tres tipos. Debido a la amplia diversidad de mutaciones de GBA, la gravedad y el curso de la enfermedad pueden variar enormemente dentro de cada tipo. Los tipos se definen como:

  • La enfermedad de Gaucher tipo 1 (también conocida como enfermedad de Gaucher no neuropática) es el tipo más común y representa el 95% de todos los casos. Los síntomas generalmente aparecen en la edad adulta y afectan principalmente al hígado, el bazo y los huesos. El cerebro y el sistema nervioso no se ven afectados manifiestamente.
  • La enfermedad de Gaucher tipo 2 (también conocida como enfermedad de Gaucher neuropática infantil aguda) afecta a uno de cada 100,000 bebés con síntomas que generalmente comienzan en los primeros seis meses de vida. Afecta a múltiples sistemas de órganos, incluido el sistema nervioso, y generalmente conduce a la muerte antes de los dos años. Debido a que los pacientes son muy jóvenes, no sobreviven lo suficiente como para desarrollar anormalidades óseas.
  • La enfermedad de Gaucher tipo 3 (también conocida como enfermedad de Gaucher neuropática crónica) ocurre en uno de cada 100.000 nacimientos y puede desarrollarse en cualquier momento desde la infancia hasta la edad adulta. Se considera una forma más leve y de progresión lenta del tipo 2. Las personas con el tipo 3 por lo general viven hasta la adolescencia o al principio de la edad adulta.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Gaucher pueden variar, pero casi siempre tendrán algún nivel de afectación de la sangre, el bazo o el hígado. Entre los síntomas más comunes:

  • Fatiga debido a la anemia
  • Fácil hematoma debido a un bajo recuento de plaquetas
  • Abdomen distendido debido a un hígado y bazo hinchados skin Color de la piel marrón amarillento
  • Piel seca y escamosa (ictiosis)
  • Dolor en los huesos, dolor en las articulaciones, fracturas óseas y osteoporosis
  • Los síntomas neurológicos se observan típicamente en las enfermedades de tipo 2 y tipo 3, pero también pueden ocurrir en el tipo 1. Pueden incluir:

Tipo 1: deterioro de la cognición y del sentido del olfato

  • Tipo 2: convulsiones, espasticidad, apnea y retraso mental
  • Tipo 3 : espasmos musculares, convulsiones, demencia y movimientos oculares involuntarios
  • Las personas con la enfermedad de Gaucher también parecen tener un mayor riesgo de mieloma (un cáncer de células plasmáticas en la médula ósea) y la enfermedad de Parkinson (que también está relacionada con mutaciones del gen GBA).

Riesgo genético

Al igual que con cualquier trastorno autosómico recesivo, Gaucher ocurre cuando dos padres que no tienen la enfermedad contribuyen con un gen recesivo a su descendencia. Los padres se consideran portadores porque cada uno tiene una copia dominante (normal) del gen y una copia recesiva (mutada) del gen. Es solo cuando una persona tiene dos genes recesivos que Gaucher puede ocurrir.

Si ambos padres son portadores, el riesgo de sus hijos de contraer Gaucher es el siguiente:

25 por ciento de probabilidad de heredar dos genes recesivos (afectados)

  • 50 por ciento de probabilidad de tener un gen dominante y uno recesivo (portador)
  • 25 por ciento de posibilidades de tener dos genes dominantes (no afectados)
  • La genética puede definir aún más el riesgo de una persona de tener un hijo con la enfermedad de Gaucher. Esto es especialmente cierto para los judíos asquenazíes cuyo riesgo de Gaucher es 100 veces mayor que el de la población general.

Los trastornos autosómicos están ampliamente definidos por las llamadas poblaciones fundadoras en las que una enfermedad hereditaria se remonta a un ancestro común. Debido a la falta de diversidad genética dentro de estos grupos, ciertas mutaciones se transmiten más fácilmente a la descendencia, lo que resulta en tasas más altas de enfermedades autosómicas.

La mutación que afecta a los judíos asquenazíes se asocia con el tipo 2 y se remonta a la Edad Media.

Del mismo modo, el tipo 3 se ve principalmente en personas de la región de Norrbotten en Suecia y se remonta a un único fundador que llegó al norte de Suecia en o antes del siglo XVI.

Diagnóstico

Las personas sospechosas de tener la enfermedad de Gaucher se someterán a pruebas para verificar el nivel de beta-glucocerebrosidasa en su sangre. Los niveles por debajo del 15 por ciento de lo normal, junto con los síntomas clínicos, suelen ser suficientes para confirmar el diagnóstico. Si hay alguna duda, se puede usar una prueba genética para identificar la mutación GBA.

El médico también realizaría pruebas para evaluar el daño a los huesos, el bazo o el hígado. Esto puede involucrar pruebas de función hepática, un escáner de absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA) para medir la densidad ósea, o un escaneo de imágenes de resonancia magnética (IRM) para evaluar el estado del hígado, el bazo o la médula ósea.

Opciones de tratamiento

Si una persona tiene la enfermedad de Gaucher tipo 1 o tipo 3, el tratamiento incluiría la terapia de reemplazo de enzimas (ERT). Esto implicaría la administración de beta-glucocerebrosidasa sintética a través de un goteo intravenoso.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) ha aprobado tres de estos medicamentos para este uso:

Cerezyme (imiglucerasa)

  • Elelyso (taliglucerasa)
  • Vpriv (velaglucerasa)
  • Mientras que la ERT es efectiva para disminuir el tamaño del hígado y del bazo, reduciendo anomalías esqueléticas, y revertir otros síntomas de la enfermedad, es extremadamente costoso (más de $ 200,000 por año). También es menos capaz de cruzar la barrera hematoencefálica, lo que significa que puede no ser efectivo en el tratamiento de trastornos graves relacionados con el cerebro.

Además, como Gaucher es una enfermedad relativamente rara, nadie está seguro de qué dosis se necesita para lograr el resultado óptimo sin sobretratar la enfermedad.

Más allá de la ERT, la FDA también ha aprobado dos medicamentos orales para inhibir la producción de lípidos en personas con la enfermedad de Gaucher tipo 1:

Zavesca (miglustat)

  • Cerdelga (eleglustat)
  • Lamentablemente, no existe un tratamiento efectivo para la enfermedad de Gaucher tipo 2. Los esfuerzos se centrarían en el manejo de los síntomas de la enfermedad y típicamente incluirían el uso de antibióticos, medicamentos anticonvulsivos, respiración asistida y tubos de alimentación.

Detección genética

Debido a que la enfermedad de Gaucher es un trastorno recesivo que se transmite de padres a hijos, la mayoría de los adultos no son conscientes de que son portadores porque ellos mismos no tienen la enfermedad.

Si pertenece a un grupo de alto riesgo o tiene antecedentes familiares de la enfermedad de Gaucher, es posible que desee someterse a un examen genético para identificar el estado de su proveedor. Sin embargo, la prueba solo puede identificar las ocho mutaciones de GBA más comunes y puede tener limitaciones en lo que puede decirle acerca de su riesgo real.

Las parejas con riesgo conocido o sospechado también pueden optar por realizarse pruebas genéticas durante el embarazo mediante la extracción de células fetales con una amniocentesis o examen de vellosidades coriónicas (CVS). Si se observa una preocupación de Gaucher, se puede realizar una evaluación más exhaustiva para identificar mejor el tipo.

Si se devuelve un resultado positivo, es importante hablar con un médico especialista para comprender completamente lo que significa el diagnóstico y cuáles son sus opciones. No hay opciones correctas o incorrectas, solo las personales a las que usted y su pareja tienen derecho a la confidencialidad y el respeto.

Like this post? Please share to your friends: