Prevención de caquexia cuando tiene cáncer de mama metastásico

Prevención de caquexia cuando tiene cáncer de mama metastásico

Si nunca escuchó hablar de caquexia, probablemente se esté preguntando por qué hemos dedicado un artículo completo al problema. Sin embargo, la caquexia por cáncer es una gran preocupación para las personas con cáncer de mama metastásico.

Se cree que ocurre en al menos el 50% de las personas con cáncer avanzado, disminuyendo la capacidad de tolerar los tratamientos contra el cáncer y empeorando el ya frustrante problema de la fatiga del cáncer.

Por sí mismo, se considera que es la causa directa de muerte en el 20 por ciento de las personas con cáncer. Y no es solo la supervivencia lo que está en juego. La caquexia puede disminuir en gran medida la calidad de vida de las personas que viven con cáncer avanzado.

Sabemos que esta descripción de la caquexia sale muy fuerte, y eso es intencional. Recientemente, este mismo problema ha comenzado a abordarse, y aún se ignora en gran parte, al menos hasta que se haya vuelto muy serio.

Se cree que la caquexia puede comenzar incluso antes de que las personas pierdan peso, y ese es el mejor momento para tratar de marcar la diferencia.

¿Qué es la Caquexia?

La caquexia es un síndrome que incluye pérdida de peso involuntaria, pérdida de masa muscular y pérdida del apetito. No estamos seguros exactamente qué causa estos síntomas, pero algunos investigadores creen que puede estar relacionado con sustancias secretadas por tumores o por la reacción del cuerpo a un tumor.

Generalmente se reconoce por la pérdida de peso que ocurre, pero como se señaló, se cree que la caquexia puede comenzar incluso antes de que ocurra cualquier síntoma.

Signos y síntomas

Hay tres síntomas principales asociados con la caquexia: weight Pérdida de peso involuntaria

  • – La pérdida de peso no planificada se define como la pérdida del cinco por ciento de la masa corporal o aproximadamente 7.5 libras para alguien que ordinariamente pesa 150 libras. Esto puede ocurrir incluso si alguien está recibiendo una cantidad adecuada de calorías en su dieta.Desperdicio muscular
  • la masa muscular se ve afectada desproporcionadamente por la grasa, aunque también puede ocurrir una pérdida de grasa. A diferencia de la grasa, la pérdida de masa muscular puede ser muy insidiosa y no suele reconocerse hasta que se produce una pérdida significativa de masa muscular.Pérdida del apetito
  • una disminución en el apetito es común con el cáncer y los tratamientos contra el cáncer, aunque esto es algo diferente con la caquexia. En lugar de una pérdida de interés en los alimentos o la falta de síntomas de hambre, esto es más una pérdida en el deseo de comer.Prevención y manejo a través del estilo de vidaEl mejor momento para tratar la caquexia es antes de que ocurra. Si está bajando de peso o tiene dificultades para comer debido a los síntomas del tratamiento del cáncer, hable con su oncólogo.Es posible que desee agregar algunas comidas altas en calorías o bocadillos a su dieta. Si se está completando con facilidad, intente comer con más frecuencia. Suplementos como Ensure también pueden ayudarlo a agregar calorías a su dieta.

No se alarme por los estudios que recomiendan la pérdida de peso para las mujeres con cáncer de mama. Con el cáncer de mama en etapa inicial, el exceso de peso puede contribuir a una recurrencia, pero con el cáncer de mama metastásico, la caquexia es de mayor preocupación.

Hacer que sus comidas no solo sean deliciosas sino estéticamente agradables es una ventaja.

Este puede ser el momento de sacar los buenos platos y agregar algunas velas a la mesa. Comer con amigos puede ser útil, aunque a veces no te sientas a gusto.

Estamos aprendiendo que la dieta mediterránea, promocionada para ayudar con todo, desde cáncer hasta enfermedad cardíaca, es más que solo alimentos. Esta dieta hace que comer sea una experiencia, con comida saboreada lentamente mientras los momentos agradables se comparten lentamente con amigos.

Participar en ejercicios leves a moderados también parece ser útil, aunque las calorías se queman en estas actividades.

¿Puede la medicación ayudar?

Muchos medicamentos y suplementos han sido evaluados, aunque ha habido un éxito limitado con muchos de estos.

En los últimos años, el aceite de pescado ha sido evaluado con algunos resultados positivos, especialmente con suplementos del tipo de ácidos grasos omega-3 conocidos como ácidos eicosapentaenoicos (EPA). En los estudios, estos suplementos se asociaron con una reducción en la incidencia de infecciones y menos complicaciones del tratamiento del cáncer.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, la marihuana medicinal también puede ser útil, al menos para aquellos que viven en lugares donde esto es legal.

Siempre hable primero con su oncólogo. Muchos ensayos clínicos están en progreso y es de esperar que haya mejores tratamientos disponibles pronto.

Like this post? Please share to your friends: