¿Por qué mis niveles de hormonas tiroideas fluctúan?

¿Por qué mis niveles de hormonas tiroideas fluctúan?

Si está experimentando niveles fluctuantes de hormona tiroidea, no está solo.

Aquí hay algunos motivos comunes, incluidos consejos para resolverlos.

Fluctuaciones de potencia en su medicamento

Si ha comenzado a tomar medicamentos recetados para reemplazar la hormona tiroidea de una receta nueva o de otra farmacia, esto puede explicar por qué han cambiado sus niveles.

Los medicamentos sustitutivos de la hormona tiroidea pueden fluctuar en términos de su potencia y aún así venderse dentro de las pautas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). De hecho, las pautas federales dictan que los medicamentos con levotiroxina deben estar entre el 95 y el 105 por ciento de la potencia establecida. Eso significa que una pastilla de dosificación de 100 mcg puede considerarse potente, incluso mientras se administran entre 95 y 105 mcg del ingrediente activo.

Mientras que la potencia tiende a ser bastante estable dentro de un nombre de marca en particular o fabricante genérico, varían de una marca a otra y de un fabricante a otro. Aún así, si está estabilizado en una marca, cambiar a otra marca, o recibir levotiroxina genérica y recibir recargas de diferentes fabricantes, puede causar algunos cambios, según las diferentes potencias de los fármacos de cada fabricante.

Una buena solución para evitar este problema es que si toma un medicamento genérico, trabaje con su farmacéutico para asegurarse de que siempre obtenga medicamentos del mismo fabricante genérico.

Si eso no es posible, considere cambiar a un nombre de marca.

Cuándo y cómo tomar su píldora

Si está tomando su medicamento para la tiroides a diferentes horas cada día, a veces puede tomar su píldora con el estómago vacío, y algunas veces con o después de comer. Tomar la hormona tiroidea con o después de la comida puede retrasar o reducir la absorción del medicamento al cambiar la velocidad a la que se disuelve o al cambiar el equilibrio ácido del estómago, lo que afecta los resultados de la prueba.

Si desea garantizar la mejor absorción posible, deberá tomar su medicamento para la tiroides de manera consistente, idealmente a primera hora de la mañana, con el estómago vacío, aproximadamente una hora antes de comer y antes de tomar café.

Además, asegúrese de esperar al menos tres o cuatro horas entre tomar medicamentos para la tiroides y tomar suplementos de calcio o hierro. (Esto también se aplica a los jugos fortificados con calcio y la leche de vaca). Una dieta alta en fibra también es un factor, ya que la ingesta saludable de fibra puede afectar la absorción de la medicación tiroidea.

En última instancia, la coherencia es lo que debe esforzarse, en términos de cómo tomar su medicamento de la hormona tiroidea. Si planea cambiar la forma en que toma su medicamento para la tiroides, asegúrese de que primero lo limpie con su médico.

Errores de dosificación

Se producen errores en la prescripción de la farmacia o del médico, lo que significa que puede recibir la dosis incorrecta de su medicamento para reemplazar la hormona tiroidea. Por lo tanto, un consejo importante es verificar siempre el medicamento: observe la etiqueta y las píldoras reales y asegúrese de recibir la dosis que le recetó su médico y la que le recetaron.

Comer demasiados alimentos bociogénicos

Ciertos alimentos pueden tener lo que se conoce como efecto bociogénico o la capacidad de agrandar la tiroides y hacer que forme un bocio.

Estos alimentos pueden actuar como medicamentos antitiroideos, disminuyendo la velocidad de la tiroides y, en última instancia, causando o empeorando el hipotiroidismo. Si todavía tiene una tiroides, debe preocuparse más por no consumir en exceso estos bociógenos en su forma original.

Ejemplos de alimentos que son bociógenos incluyen:

  • Coles de Bruselas
  • Col rizada
  • Soya
  • Rutabaga
  • Nabos africanos
  • Rábano
  • Coliflores cas La mandioca africana
  • Mijo
  • Babasú (una fruta de coco de palmera popular en Brasil y África)
  • Repollo
  • Algunos expertos creen que las enzimas involucradas en la formación de materiales bociogénicos en las plantas pueden destruirse mediante la cocción, por lo que una cocción completa puede minimizar algún potencial bociogénico.
  • Cambio de estaciones

Muchos pacientes con tiroides no son conscientes de que los niveles de tiroides, y la TSH en particular, pueden cambiar junto con las estaciones. La TSH aumenta naturalmente durante los meses más fríos y disminuye nuevamente en los meses más cálidos. Algunos médicos se ajustan a esto prescribiendo dosis ligeramente mayores durante los meses más fríos y reduciendo la dosis durante los períodos cálidos.

Fluctuaciones hormonales

Tomar estrógenos en cualquier forma, ya sea como terapia de reemplazo hormonal o en píldoras anticonceptivas, puede afectar los resultados de la prueba tiroidea. Por ejemplo, algunas mujeres que toman estrógenos suplementarios pueden necesitar tomar más hormona de reemplazo tiroideo. Esto se debe a que los estrógenos aumentan una proteína particular que se une a la hormona tiroidea, lo que hace que la hormona tiroidea esté parcialmente inactiva, por lo que las pruebas de tiroides pueden mostrar niveles totales de T4 falsamente aumentados. Para una mujer sin glándula tiroides, esto puede aumentar los requerimientos de dosificación, ya que no hay tiroides para compensar.

Embarazo

El intenso aumento de estrógeno durante el embarazo temprano puede aumentar su TSH y la necesidad de su cuerpo de hormona tiroidea. Es particularmente importante que le hagan una prueba periódica de TSH al inicio del embarazo, para asegurarse de que las dosis se puedan modificar en consecuencia. La TSH también disminuirá con frecuencia después del parto, en respuesta a estos cambios.

Hierbas / Suplementos / Medicamentos que está tomando

Algunos suplementos herbales pueden tener un impacto en la función tiroidea. Hierbas como la hierba ayurvédica, suplementos como tirosina, productos que contienen yodo (por ejemplo, algas marinas) y suplementos de fucus tienen todas las posibilidades de aumentar o disminuir su función tiroidea.

Iniciar o suspender uno de varios medicamentos recetados también puede afectar los niveles de tiroides. Una lista muy parcial de medicamentos que pueden afectar los niveles de tiroides incluye ciertos medicamentos para reducir el colesterol, corticosteroides, litio y amiodarona.

Cambiar el curso de su enfermedad tiroidea Th Tiroiditis de Hashimoto

Imagine este escenario en la tiroiditis de Hashimoto: una persona ha diagnosticado la enfermedad autoinmune de Hashimoto hace un año, prescribió hormona tiroidea, y en una visita de regreso de seis semanas tuvo un nivel de TSH de 2 millones unidades internacionales por litro (que está dentro del rango normal). La persona regresa en un año, para una prueba de TSH, y su nivel de TSH ahora se eleva a 6.0 mili-unidades internacionales por litro.

Este aumento probablemente refleja la progresión del proceso autoinmune. En la tiroiditis de Hashimoto, a medida que los anticuerpos tiroideos atacan más a la glándula tiroides, es cada vez menos capaz de producir la hormona tiroidea por sí misma. Por lo tanto, los niveles de T4 y T3 disminuyen y la TSH aumenta.

Enfermedad de Graves

Este mismo proceso funciona al revés con la enfermedad de Graves, donde la misma dosis de medicamentos antitiroideos que lo mantuvo en el rango normal hace seis meses puede ahora dejarlo hipertiroideo, ya que su tiroides se vuelve aún más hiperactiva.

En algunos casos, después de meses o más con medicamentos antitiroideos, las personas con la enfermedad de Graves entran en remisión. En este caso, su dosis de medicamento antitiroideo puede reducirse o incluso eliminarse ocasionalmente.

Tiroiditis después del embarazo

Además, algunas mujeres desarrollan tiroiditis después del embarazo. Para la mayoría de estas mujeres, la condición se resolverá por sí misma, lo que significa que con el tiempo, la tiroides intentará volver a la normalidad y los niveles de análisis de sangre reflejarán estos cambios. Sin embargo, con esta fluctuación, las dosis del medicamento de reemplazo de hormona tiroidea deberán cambiarse en consecuencia.

Una palabra de Verywell

Un tratamiento cuidadoso de los niveles de tiroides, al igual que los síntomas, es una parte esencial del tratamiento de la tiroides. No solo es importante monitorear los resultados de las pruebas de tiroides para detectar cambios, sino que usted y su médico entienden las razones detrás de esos cambios, para que puedan ser abordados.

Si cambia su patrón o tipo de ingesta de medicamentos para la hormona tiroidea, asegúrese de volver a analizar su TSH no más de seis a ocho semanas después para determinar si es necesario un ajuste de la dosis.

Like this post? Please share to your friends: