Por qué los problemas del sueño y el cáncer de mama no se combinan bien

Por qué los problemas del sueño y el cáncer de mama no se combinan bien

Dormir lo suficiente y el tipo de sueño adecuado es importante para la buena salud. Sin embargo, para las personas con cáncer de mama, además de experimentar más problemas para dormir que la persona promedio, tener un problema para dormir puede ser peligroso. ¿Qué causa problemas de sueño en personas con cáncer de mama, cómo puede ser peligroso y conduce a peores resultados, y qué se puede hacer para marcar la diferencia?

Los trastornos del sueño durante el tratamiento del cáncer de mama pueden tener muchas causas, incluida la carga emocional de un diagnóstico de cáncer, el impacto físico de su tratamiento y los efectos secundarios de los medicamentos, que a menudo incluyen aquellos que se recetan para reducir otros efectos secundarios relacionados con el tratamiento. Las mismas terapias que ayudan a salvar vidas pueden evitar que los pacientes duerman lo que necesitan. Los efectos secundarios que interrumpen el sueño incluyen:

  • Fatiga
  • Dolor
  • Sudores nocturnos o bochornos
  • Náuseas y otros problemas gastrointestinales, como diarrea y estreñimiento
  • Ansiedad

La fatiga es común en la quimioterapia y la radioterapia. En la quimioterapia, los efectos pueden durar días después de que finaliza el tratamiento y, a veces más. La fatiga debida a la radioterapia puede persistir durante hasta tres meses después de la última sesión. Si el dolor es el problema, un mejor control del dolor podría ser la respuesta. Por ejemplo, el dolor puede controlarse con Percodan (aspirina y oxicodona) u otro analgésico recetado por un médico.

A los pacientes con cáncer que necesitan crecimiento de estrógeno, conocidos como cáncer de mama con receptores de estrógeno positivo, se les puede recetar Nolvadex (tamoxifeno), que reduce el estrógeno disponible para las células cancerosas. El tamoxifeno puede retrasar la progresión del tumor y reducir el riesgo de recurrencia. Desafortunadamente, también puede inducir insomnio y sofocos que perturban el sueño y sudores nocturnos.

Los esteroides que a menudo se recetan para combatir las náuseas y los vómitos de la quimioterapia también pueden causar insomnio, especialmente si se toman a las pocas horas de acostarse. La ansiedad y la depresión también pueden interferir con el sueño, como la falta o la reducción del ejercicio. Si enfrenta alguno de estos problemas para dormir, tiene opciones.

Un paso importante es hacer que su médico revise todos sus medicamentos recetados y de venta libre (OTC), incluidos los remedios herbales y los suplementos dietéticos, para ver si están contribuyendo a sus dificultades. Su médico puede sugerirle cambiar su horario diario de medicamentos para disminuir los problemas.

Alterando otros aspectos de su rutina diaria o nocturna también puede ayudar. Intente practicar una buena higiene del sueño, que requiere mantener un horario constante para despertarse y dormir, y evitar cualquier cosa cerca de la hora de acostarse que pueda hacer que dormir sea más difícil. Los pasos específicos a seguir incluyen:

  • Establecer un horario regular para irse a dormir y despertarse y apegarse a él.
  • Haga ejercicio todos los días, pero no antes de las tres horas de acostarse.
  • Evite la cafeína después de las 3pm o antes si todavía causa problemas.
  • Resiste la siesta, especialmente por la tarde.
  • Controle su ingesta de líquidos. A medida que se acerca la noche, no bebas tanto que te levantarás durante la noche.
  • Evite los bocadillos fuertes o el alcohol dentro de las tres horas de la hora de acostarse.
  • Reserve su habitación para dormir y el sexo. Mantenga la televisión y la computadora fuera del dormitorio.
  • Mantenga la habitación oscura, silenciosa y fresca.
  • Relájese durante una hora antes de acostarse bañándose o leyendo un libro.
  • Practique técnicas de relajación, como la respiración profunda.
  • Si no duerme después de 20 minutos, levántese y haga algo relajante.

Antes de recurrir a los medicamentos para dormir, es posible que desee consultar a su médico acerca de otras opciones. Si la ansiedad o la depresión es el problema, puede considerar la terapia o un grupo de apoyo. Su médico también podría recomendarle antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad.

Sin embargo, tenga en cuenta que estos medicamentos pueden causar somnolencia diurna y otros efectos secundarios.

Si los problemas para dormir empeoran o persisten más allá de las cuatro semanas, es posible que desee probar un medicamento para dormir. Su médico podría sugerir medicamentos para dormir recetados o de venta libre, pero estos también pueden interrumpir los ciclos del sueño. Aunque mejor considerado como último recurso, los medicamentos para dormir pueden ofrecer alivio a corto plazo.

El sedante ampliamente prescrito Ambien (zolpidem) podría ser una opción, pero esta droga y otros sedantes hipnóticos también pueden tener desventajas significativas. En diciembre de 2006, la FDA solicitó etiquetas de advertencia más fuertes para esta clase de medicamentos con respecto al riesgo de reacciones alérgicas graves (shock anafiláctico), angioedema (hinchazón facial grave) y conductas de riesgo que podrían incluir la preparación y el consumo de alimentos mientras dormía así como sonambulismo y manejo del sueño.

También puede hablar de remedios herbales, como hierba de San Juan, té de manzanilla o cohosh negro. Hay poca evidencia científica de la efectividad de estas terapias, pero tienen pocos o ningún efecto secundario con el uso a corto plazo de menos de seis meses.

Es importante notar, sin embargo, que los pacientes con tamoxifeno deben evitar tomar hierba de San Juan. El suplemento puede reducir la cantidad de la droga en el cuerpo y, por lo tanto, su eficacia. Se dice que el cohosh negro combate los sofocos de la transición a la menopausia y puede ayudar con aquellos asociados con medicamentos que limitan los estrógenos, como el tamoxifeno.

Like this post? Please share to your friends: