¿Podría la telemedicina ser útil en la EII?

¿Podría la telemedicina ser útil en la EII?

Internet ha sido una bendición para las personas con enfermedades crónicas, incluidas las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Las personas con EII pueden conectarse y compartir experiencias como nunca antes. Pero, ¿hay alguna manera para que las personas con EII puedan encargarse de algunas de sus citas médicas utilizando Internet? La telemedicina se está convirtiendo en una nueva herramienta importante para que las personas ocupadas reciban atención médica, pero ¿tiene un lugar en el tratamiento de la EII?

Cosas que debe saber sobre la telemedicina

  • La telemedicina es una opción para muchos pacientes.
  • No todos los médicos ofrecen telemedicina, pero cada vez está más disponible.
  • Las compañías de seguros pueden o no reembolsar por la telemedicina.
  • La telemedicina no será apropiada para todas las necesidades médicas (como cuando se necesita un examen físico).

¿Qué es la telemedicina?

Telemedicina es, en términos generales, una forma de recibir atención médica utilizando las telecomunicaciones. Eso podría incluir el teléfono, video llamadas, mensajes de texto, correo electrónico u otras formas de conectarse, como portales de pacientes o redes sociales.

La telemedicina en realidad tiene una larga historia, y los profesionales de la salud usan el teléfono para comunicarse con y con los pacientes mucho antes de Internet. En los últimos años, sin embargo, el proceso se ha vuelto aún más accesible, ya que los médicos retoman la idea más completamente y las compañías de seguros buscan reducir los costos mediante el uso de la telemedicina.

Cada profesional de telemedicina tendrá su propia forma de trabajar que depende de muchos factores diferentes.

Un médico que atiende pacientes en la oficina puede tener un horario de telemedicina para permitir flexibilidad. Otros practicantes operan únicamente en línea. Algunos médicos de telemedicina pueden trabajar con compañías de seguros, pero otros pueden tener un acuerdo de conserjería donde un paciente paga directamente por los servicios.

Sin embargo, el proveedor de telemedicina elige operar, habrá pautas para el uso de la red.

Los practicantes pueden poner límites al número de visitas de telemedicina en relación con las visitas en persona, solo pueden recetar ciertas clases de medicamentos, o solo pueden proporcionar tratamiento para ciertas condiciones específicas durante una visita de telemedicina.

¿Podría la telemedicina ser útil para pacientes con EII?

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa son complicadas y, a menudo, pueden ser difíciles de tratar. También tienden a ser enfermedades costosas, con costos que pueden incluir medicamentos, cirugías y hospitalizaciones. El tiempo que necesitan los pacientes y los profesionales para hacer frente a todas las citas necesarias para controlar la EII es intensivo. La telemedicina se puede usar para completar cuando el tiempo y la distancia son problemas que impiden el acceso adecuado a la atención.

Un lugar donde la telemedicina tiene la capacidad de aumentar el acceso a la atención médica se encuentra en las zonas rurales. Las personas que viven a largas distancias de un gastroenterólogo, y mucho menos de un centro de EII, podrían tener acceso a un especialista en EII sobre la telemedicina. Las personas con EII que viven en áreas más remotas a veces son tratadas por un médico local que no es un especialista en digestivo, que no siempre es la situación más óptima. Un acuerdo de telemedicina podría incluir a un gastroenterólogo en el equipo de atención y proporcionar la experiencia que tanto necesita.

¿Hay alguna evidencia que respalde la telemedicina en la EII?

Un ensayo pequeño que involucró a pacientes con colitis ulcerosa buscó averiguar si la telemedicina mejoró los resultados de la enfermedad en el transcurso de un año. Resulta que la actividad de la enfermedad y la calidad de vida mejoraron para un cierto subconjunto de pacientes, pero las dificultades técnicas con el sistema de telemedicina causaron que algunos pacientes abandonaran el estudio. Los investigadores concluyeron que existía un potencial para el uso de la telemedicina en pacientes con EII.

Otro aspecto de la telemedicina es la capacidad de ayudar a educar a los pacientes sobre su enfermedad. La EII es compleja y muchos pacientes se enfrentan a una curva de aprendizaje pronunciada en el momento del diagnóstico, durante un cambio de tratamiento o después de una complicación.

Un pequeño estudio mostró que los pacientes que participaron en un programa basado en la web aumentaron su adherencia a un plan de tratamiento, su conocimiento de la EII y tuvieron menos visitas para ver a un proveedor de atención médica en persona. Sin embargo, hicieron más llamadas y enviaron más correos electrónicos a los profesionales que los pacientes que no estaban en el programa web.

Un ensayo similar, que incluyó a 95 pacientes con colitis ulcerosa leve a moderada, mostró que los pacientes que usaban un programa basado en la web podían administrar mejor su régimen de medicamentos y, en algunos casos, podían reducir la cantidad de medicación que tomaban.

EII y adhesión del paciente

Los pacientes con EII generalmente no son conocidos por su adherencia a las terapias. Hay muchas razones para esto, como la preocupación por los efectos secundarios. Pero existe la posibilidad de que la telemedicina pueda ayudar a los pacientes a tomar medicamentos de la manera en que se los recetan.

Varios estudios han demostrado que un programa que incluye una combinación de telemedicina y un sistema educativo basado en la web es útil para los pacientes: aumenta su capacidad para seguir un régimen de medicamentos y comprender mejor su EII. Comprender los beneficios de los medicamentos, recibir algunas garantías sobre los posibles efectos secundarios y tener un mayor acceso a un profesional de la salud podría ser útil para los pacientes con EII. Al menos un estudio consideró que la telemedicina es un método seguro de entrega de tratamiento para las personas con EII.

¿Hay barreras a la telemedicina?

El status quo en medicina es lento para cambiar: el modelo de pacientes que ingresan a la consulta incluso por problemas de rutina sigue siendo la forma en que operan la mayoría de las prácticas. Configurar un programa de telemedicina requiere dinero, tiempo y paciencia. Algunos médicos ya pueden estar sobrecargados con las demandas de sus prácticas y agregar la telemedicina puede no estar entre los primeros en la lista de mejoras.

Los pacientes también tendrían que adoptar el nuevo programa, y ​​algunos de los ensayos demostraron que los problemas técnicos pueden causar dificultades significativas.

También está el problema de la facturación: existe la preocupación de poder recuperar los costos de la telemedicina. Por ejemplo, Medicare solo les permite a los médicos cobrar los servicios de telemedicina proporcionados para ciertas circunstancias. En el caso de Medicaid, la facturación de la telemedicina variará según el estado.

Una palabra de Verywell

La EII es una enfermedad que requiere mucho trabajo práctico con un equipo de profesionales de la salud con experiencia. Sin embargo, parece que la telemedicina puede tener un papel en un plan de salud general.

Las personas que viven en áreas rurales o aquellas que están lejos de ser un especialista en EII pueden encontrar un programa de telemedicina especialmente útil. La telemedicina no será la respuesta en todos los casos o para todos los pacientes; sin duda, hay situaciones en las que se necesita una cita en persona, particularmente cuando surge un brote o surge una complicación.

Sin embargo, las necesidades cotidianas de los pacientes con EII podrían ser atendidas a través de la telemedicina. Los pacientes que consideren entrar en una relación de telemedicina deben hablar con su médico y averiguar qué programas podrían estar disponibles y consultar con su compañía de seguros para averiguar si participan en algún acuerdo de telemedicina.

Like this post? Please share to your friends: