Pobre dieta vinculada a enfermedades del corazón y diabetes tipo 2 Tasas de mortalidad

Pobre dieta vinculada a enfermedades del corazón y diabetes tipo 2 Tasas de mortalidad

  • Síntomas
  • Causas y factores de riesgo
  • Diagnóstico y tratamiento
  • Vivir con
  • Eres lo que comes es una frase que hemos escuchado durante años y años . Aunque este mensaje puede ser obsoleto en este punto, tiene sentido lógicamente. Sin alimento, no podríamos sobrevivir. Los tipos de alimentos que comemos y no comemos pueden desempeñar un papel en nuestra energía, estado de ánimo, sueño y bienestar general. La comida es una parte tan esencial de la vida que, con el tiempo, nuestras elecciones diarias pueden influir en la salud.

    De hecho, la mala alimentación ya se ha relacionado con la obesidad, la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer, por nombrar algunos. Pero, ¿cómo podría comer estar más directamente relacionado con su mortalidad? Un estudio reciente sugiere que puede haber una conexión.

    El estudio, titulado Asociación entre factores dietéticos y mortalidad por enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2 en los Estados Unidos y publicado en el American Journal of Medicine, concluyó que en 2012, hubo 702,308 muertes cardiometabólicas en el Estados Unidos, incluidos los de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2. De esas personas, casi la mitad (45.4 por ciento) tenían una ingesta subóptima de ciertos nutrientes. La dieta parecía estar más relacionada con la mortalidad en los hombres (48.6 por ciento), las personas entre las edades de 25-34 (64.2 por ciento), los afroamericanos (53.1 por ciento) y los hispanos (50.0 por ciento).

    Cada uno de los factores dietéticos se evaluó en base a dos retiradas de alimentos de 24 horas, y toda la ingesta dietética se ajustó para el consumo total de calorías para reducir el error de medición. Demo Datos demográficos autoinformados que incluyen edad, sexo, raza, etnia y educación fueron tomados en consideración.

    Lo que nos dice el estudio

    El objetivo de este estudio fue evaluar cómo los factores dietéticos individuales pueden influir en la salud cardiometabólica. En el pasado, se han realizado estudios sobre la ingesta de factores dietéticos seleccionados, como el sodio y las bebidas azucaradas.

    Este estudio particular se centró en 10 componentes dietéticos individuales, así como en aquellos que se superpusieron; por ejemplo, la fibra dietética se superpone con la ingesta de granos integrales. Estos son los 10 factores que se evaluaron en el estudio:

    Sodio

    • Nueces y semillas
    • Carne procesada
    • Mariscos omega 3 ácidos grasos
    • Vegetales
    • Frutas
    • Granos enteros
    • Bebidas endulzadas con azúcar
    • Grasas poliinsaturadas
    • Carne roja (sin procesar)
    • El mayor número de muertes cardiometabólicas relacionadas con la dieta estimadas, que representan alrededor del 9,5 por ciento de las muertes (66,508), se encontró en las que consumieron más sodio (más de 2000 mg al día). El segundo lugar, que atribuye al 8.5 por ciento de las muertes (59,374), fue el bajo consumo de nueces y semillas (menos de un puñado por día). Los siguientes factores dietéticos enumerados en orden descendente atribuyen a la mortalidad:

    Carnes procesadas altas: 8.2 por ciento de las muertes (57,766)

    • Ácidos grasos omega-3 bajos en mariscos: 7.8 por ciento (54,626)
    • Bajo consumo de vegetales: 7.6 por ciento (53,410)
    • Bajo ingesta de fruta: 7.5 por ciento (52,547)
    • Bebidas endulzadas con azúcar: 7.4 por ciento (51,694)
    • Incorporar estos resultados en nuestra vida diaria

    Aunque no podemos estar seguros de que el consumo excesivo o inadecuado de ciertos factores dietéticos

    Causólas muertes , sí sabemos que existe una correlación entre una alimentación saludable y una vida sana.Debido a que nuestra dieta es algo que está bajo nuestro control, tiene sentido comer más de lo bueno y menos de lo no tan bueno. Comer más nueces sin sal y semillas, frutas, verduras, granos integrales y mariscos ricos en ácidos grasos omega 3 (por ejemplo, atún y salmón) es algo que deberíamos aspirar. Y limitar las carnes procesadas, la carne roja, las bebidas endulzadas con azúcar y los alimentos salados (alimentos procesados, comida rápida, alimentos fritos) es importante para la salud en general.

    También podemos concluir que no existe una dieta única para todos y que diferentes factores dietéticos pueden afectar a cada individuo de manera diferente. En este estudio particular, los efectos de los factores dietéticos variaron en función de la edad, el sexo, la etnia, etc.

    Por ejemplo, en adultos mayores de 65 años, comer mucha cantidad de sodio y cantidades inadecuadas de vegetales y nueces tuvo una conexión más fuerte con la mortalidad que los otros factores.

    Limitaciones del estudio

    Como con cualquier estudio, hay algunas limitaciones. El método de recolección de datos del estudio (utilizando datos de observación) no puede probar que los cambios en la dieta, como un aumento de los ácidos grasos omega 3 o una ingesta reducida de sodio, puedan reducir el riesgo de enfermedad o la mortalidad. Además, hay algunos criterios que pueden haber sesgado los resultados. Por ejemplo, no sabemos si las personas que consumieron grandes cantidades de sodio tenían otros hábitos no saludables, como fumar y la inactividad. Estos factores de confusión podrían haber afectado los resultados. Con todo eso tomado en consideración, los resultados muestran que existe una correlación o asociación que vale la pena analizar.

    Hay algunas buenas noticias

    El estudio concluyó que estamos viendo una mejora en la ingesta dietética de ciertos nutrientes. Los investigadores descubrieron que desde 2002, hubo una caída del 26.5 por ciento en las muertes por enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2. Encontraron una mejora en muchos de los factores dietéticos, el más significativo de los cuales fue un aumento en la ingesta de grasas poliinsaturadas saludables para el corazón (como nueces y aceite de linaza), así como un aumento en frutos secos y semillas y una reducción en azúcar bebidas endulzadas

    Aunque todavía nos faltan ciertas áreas de nutrición, estamos comenzando a adaptar lentamente hábitos de alimentación más saludables. Tal vez podamos utilizar este estudio para mejorar aún más la dieta de los estadounidenses. Ahora que estamos empezando a entender la importancia de las grasas saludables para el corazón y la reducción de azúcar, es importante que echemos un vistazo a nuestra ingesta de sodio. A menudo, la comida tiene fuentes ocultas de sodio. Por ejemplo, muchas personas no saben que los productos de pan, productos lácteos, condimentos y aderezos para ensaladas son ricos en sodio. Aquí hay algunos consejos rápidos sobre cómo reducir la ingesta de sodio en su dieta:

    Cocine en casa siempre que sea posible; pedir comida para llevar y salir a comer puede aumentar significativamente su ingesta de sodio.

    • Al cocinar, sazone ligeramente con sal para resaltar el sabor natural de la comida. Si puedes probar la sal en un alimento, es demasiado salada.
    • Use hierbas y especias, como comino, tomillo, cúrcuma, pimentón, albahaca, orégano, chile en polvo, perejil, etc. Para dar sabor a los alimentos.
    • No agregue sal a los alimentos después de que hayan sido preparados.
    • Limite la ingesta de comida rápida, alimentos procesados ​​y alimentos fritos (alimentos congelados, bocadillos como galletas saladas, alimentos en caja, embutidos).
    • Lea las etiquetas: si un alimento contiene más del 15 al 20 por ciento del valor diario de sodio, tenga en cuenta que es un alimento con alto contenido de sodio y debe consumirse con moderación.
    • Coma alimentos integrales como nueces y semillas sin sal, frutas y verduras frescas, y palomitas de maíz integrales sin sal.

    Like this post? Please share to your friends: