Pie zambo en recién nacidos

Pie zambo en recién nacidos

Pie zambo es una anormalidad en el nacimiento que hace que los pies de un bebé recién nacido apunten hacia abajo y hacia adentro. Mientras que el pie zambo no causa dolor, puede causar problemas a largo plazo si no se trata, lo que afecta la capacidad del niño para caminar normalmente. Sin embargo, si el pie zambo se trata adecuadamente, la deformidad con frecuencia se puede curar en la primera infancia.

Causas

La causa del pie zambo no se entiende bien.

Si bien puede asociarse con otras malformaciones congénitas (como la espina bífida y la artrogriposis), también puede ocurrir de manera independiente. La causa del pie zambo no se debe a algo que hizo la madre durante el embarazo. La deformidad ocurre en 1-2 de cada 1000 nacimientos.

Cuando un niño nace con pie zambo, los tendones en el interior y la parte posterior del pie son demasiado cortos. El pie se tira de manera que los dedos de los pies apuntan hacia abajo y adentro, y se mantiene en esta posición por los tendones acortados. El pie zambo se puede describir como flexible (flexible) o rígido. Las deformidades rígidas se asocian más comúnmente con otras malformaciones congénitas y pueden ser más difíciles de tratar.

Tratamiento

El tratamiento para el pie equino va a comenzar poco después del nacimiento del niño. Algunos cirujanos ortopédicos prefieren el tratamiento inmediato cuando el niño todavía está en el hospital. La ventaja es que a menudo los padres están preocupados de que cualquier retraso sea potencialmente dañino, y el tratamiento inmediato puede tranquilizar a las personas de que algo se está haciendo.

Otros ortopedistas prefieren iniciar el tratamiento algunas semanas después del nacimiento del niño. La ventaja es que esto les da a los padres la oportunidad de vincularse con su recién nacido sin moldes en el camino. La verdad es que ese tratamiento no es una emergencia. Si bien debe comenzar en las primeras semanas de vida, el momento preciso del tratamiento debe basarse en la preferencia de los padres y del cirujano ortopédico tratante.

El tratamiento habitual de un pie zambo consiste en que el cirujano ortopédico pediatra manipule el pie y el yeso en la posición corregida. En el lapso de varios meses, la manipulación se incrementa gradualmente para restaurar la posición normal del pie. Esta técnica de manipulación se llama El método Ponseti, que lleva el nombre del médico que popularizó este tratamiento.

La posición y el tiempo de los moldes son deliberados y están destinados a estirar y girar el pie en una posición adecuada. Aproximadamente una vez a la semana, los moldes se reemplazan en un proceso llamado fundición en serie. Los moldes corrigen lentamente la posición del pie zambo.

En aproximadamente la mitad de los casos, esta manipulación es suficiente para corregir la deformidad del pie zambo. En algunos casos, puede ser necesario un procedimiento quirúrgico. Durante la cirugía, el cirujano liberará o aflojará el tendón de Aquiles apretado para permitir que el pie adopte su posición normal. Una vez que se eliminan los yesos, el niño generalmente usará aparatos ortopédicos nocturnos hasta aproximadamente los dos años.

Próximos pasos en el tratamiento

En algunos casos, se necesita cirugía adicional para corregir la posición del pie equino varo. En la mayoría de los casos, esto es necesario en los casos en que el niño tiene otros problemas de desarrollo (como artrogriposis) o si el niño comienza el tratamiento más de unos pocos meses después del nacimiento.

Si la deformidad del pie zambo no se corrige, el niño desarrollará una marcha anormal y puede tener problemas graves en la piel. Debido a que el niño caminará por la parte externa del pie, una parte del pie no diseñada para caminar, la piel se puede romper y el niño puede desarrollar infecciones graves. Además, la marcha anormal puede provocar desgaste articular y síntomas artrósicos crónicos.

Like this post? Please share to your friends: