Opciones quirúrgicas para dislocaciones de rótula

Opciones quirúrgicas para dislocaciones de rótula

  • Esguinces y distensiones
  • Fracturas y huesos rotos
  • Osteoporosis
  • Lesiones deportivas
  • Terapia física
  • Cirugía ortopédica
  • Hombro y codo
  • Mano y muñeca
  • Piernas, pies y tobillo
  • Dispositivos de asistencia y aparatos ortopédicos
  • Medicamentos y Inyecciones
  • Ortopedia pediátrica
  • La luxación de la rótula se produce cuando se saca la rótula de la ranura en el extremo del fémur. La rótula siempre se estira hacia el exterior de la ranura. Una vez que se produce una luxación de la rótula, es mucho más probable que ocurra nuevamente en el futuro.

    Entender por qué se produjo la luxación de la rótula es la clave para determinar el tratamiento apropiado.

    En algunas personas, la alineación del hueso o la anatomía pueden ser un problema, en otros, puede haber un ligamento desgarrado. Si se decide que la cirugía es la mejor opción de tratamiento, la determinación de la cirugía específica es el paso más importante para evitar dislocaciones futuras.

    Tratamiento no quirúrgico

    Tradicionalmente, después de una luxación de rótula por primera vez, se recomienda un tratamiento no quirúrgico. El tratamiento no quirúrgico por lo general consiste en terapia física para fortalecer los músculos alrededor de la rodilla, así como el uso de un aparato ortopédico para ayudar a mantener la rótula en una posición adecuada. No obstante, es discutible qué tan efectivo es el tratamiento no quirúrgico para prevenir dislocaciones futuras, pero muchos médicos consideran que es importante determinar si se trata de un evento único o si es probable que sea un problema recurrente. No se ha demostrado que la cirugía inmediata después de una luxación nueva sea beneficiosa.

    La mayoría de los cirujanos están de acuerdo, si la rótula se disloca varias veces, entonces se debe considerar la cirugía.

    Cuando la rótula se disloca, es posible dañar el cartílago de la rodilla, lo que aumenta el riesgo de artritis en la rodilla. Cuando ocurren dislocaciones múltiples, se debe considerar la cirugía de estabilización rotuliana.

    Liberación lateral

    Una liberación lateral es la cirugía más simple y más comúnmente realizada para abordar la inestabilidad rotuliana.

    Debido a que la rótula se tira hacia afuera de la rodilla, la liberación lateral corta la cápsula de la articulación de la rodilla (retinaculum) en el exterior de la articulación de la rodilla. La idea es aflojar el tirón hacia el exterior y, con suerte, centrar mejor la rótula dentro de la ranura en el extremo del hueso del muslo. Se puede realizar una liberación lateral junto con una imbricación medial o reconstrucción con MPFL (ver a continuación). I Infiltración médica / Reefing

    Una imbricación médica es un procedimiento para apretar el tejido en el lado interno de la rodilla. Así como una liberación lateral afloja las estructuras que llevan la rótula hacia afuera, una imbricación medial aprieta las estructuras en el lado interno de la rodilla. El método más común para apretar el lado medial de la rodilla es avanzar la inserción de los músculos cuádriceps en la rótula en el lado interno de la rodilla.

    Reparación / reconstrucción de MPFL

    El procedimiento más moderno que se realiza para la dislocación patelar aborda un ligamento importante llamado ligamento patelofemoral medial, o MPFL. El MPFL es la correa entre el extremo del hueso del muslo (fémur) y el lado interno de la rótula (rótula). Cuando la rótula se disloca, el MPFL siempre está desgarrado.

    En lesiones agudas, es posible reparar el MPFL.

    Esto solo es cierto en las luxaciones por primera vez que se abordan con cirugía inmediata. Por lo tanto, algunos cirujanos recomiendan la cirugía inmediata después de una luxación de rótula inicial para reparar el MPFL, a pesar de que no se ha demostrado que disminuya la dislocación repetida.

    Después de las dislocaciones repetidas, para arreglar el MPFL, se debe hacer un nuevo ligamento. Esto se puede hacer usando un ligamento o tendón de cualquier parte de su cuerpo o de un donante (cadáver). El nuevo ligamento MPFL se crea y se adjunta al hueso del muslo y la rótula. Este MPFL recién reconstruido mantiene la rótula en una posición adecuada. Real Realización del hueso / Procedimiento de Fulkerson

    En algunos pacientes, su anatomía es anormal y contribuye a que la rótula se salga de la articulación. El problema puede ser un surco poco profundo en el extremo del hueso del muslo o una alineación anormal de la extremidad inferior.

    En estas situaciones, la cirugía habitual es alinear la extremidad colocando el tubérculo tibial en la espinilla. El tubérculo tibial, el bulto en la parte superior del hueso de la espinilla, está uniendo el tendón rotuliano. Al colocar el tubérculo tibial, la rótula se estira más hacia el lado interno de la rodilla.

    Existen numerosas variaciones de la cirugía que logran esta tarea. El procedimiento de Fulkerson es el más común y lleva el nombre del médico que describió esta técnica. Hay varios otros procedimientos similares que también posicionan el tubérculo tibial.

    Rehabilitación después de la cirugía

    La rehabilitación después de la cirugía para realinear la rótula es variable. La rehabilitación menos prolongada es con una liberación lateral, y la rehabilitación más larga es con un procedimiento de realineación ósea. Independientemente del procedimiento que se realice, la complicación más común después de la cirugía es la rigidez de la rodilla. Obtener la fuerza y ​​la movilidad normales recuperadas después de la cirugía puede llevar meses o más.

    Como se mencionó al principio de este artículo, el paso más importante es determinar la mejor cirugía para realizar en función de cada situación. No todas las dislocaciones de la rótula se producen por la misma razón, y por lo tanto, no todos los tratamientos son iguales. Es importante ver a un cirujano familiarizado con las causas y los tratamientos para las luxaciones de la rótula.

    Aunque las luxaciones de la rótula pueden ocurrir después de la cirugía, son mucho menos comunes. La mayoría de los pacientes pueden reanudar su nivel de actividad previo a la lesión sin tener el riesgo de dislocarse la rótula.

    Like this post? Please share to your friends: