Moistidad de la modalidad de calor húmedo

Moistidad de la modalidad de calor húmedo

El calor húmedo, también llamado calor superficial, es una modalidad de terapia física que se usa para controlar el dolor, acelerar la curación, relajar los músculos y aumentar el rango de movimiento. En un tratamiento con calor húmedo, se coloca un paquete caliente sobre el área apretada o dolorosa y se deja allí durante aproximadamente 10 o 15 minutos.

Se siente bien y lo hace bien

Con la excepción de ciertos tipos de masajes, el tratamiento con calor húmedo es quizás la más relajante de todas las modalidades de terapia física.

A menudo se usa al comienzo de una sesión de terapia física para relajar los músculos y prepararlos para el ejercicio.

Acerca de los paquetes de calor húmedo

Los paquetes de calor húmedo utilizados en las clínicas de terapia física están hechos de bentonita cubierta de lona. Los paquetes se almacenan en agua muy caliente (158 a 167 grados F). Cuando los paquetes de calor húmedo están preparados para su uso, se colocan en toallas y / o envolturas especiales. Esto no solo ayuda a prevenir quemaduras, sino que también ralentiza el enfriamiento y le da más tiempo para disfrutar y beneficiarse del tratamiento. Y, por supuesto, es más higiénico.

Cómo el calor húmedo controla el dolor

El calor húmedo puede ayudar a controlar su dolor bloqueando las señales de dolor que se transmiten. La aplicación de calor también puede ayudar a reducir el dolor al relajar el espasmo muscular y mejorar la curación (ver más abajo para obtener más información al respecto).

Aunque las opiniones sobre esto difieren, muchos expertos recomiendan que el calor húmedo se use solo para el dolor de espalda o cuello crónico o subagudo.

La idea es que si coloca una compresa caliente en una herida aguda, corre el riesgo de un aumento de la hinchazón o sangrado que puede agravar el área y causar más dolor.

Cómo se acelera la curación

Coloca un paquete caliente sobre un área lesionada o apretada de tu espalda, y probablemente aumentarás la circulación. El aumento de la circulación acelera el suministro de sangre y, por lo tanto, oxígeno y nutrientes.

También acelera la eliminación de productos de desecho.

Otra forma en que el calor húmedo ayuda al proceso de curación es aumentando la actividad de la enzima. Esto aumenta su tasa metabólica y ayuda a liberar oxígeno de la molécula de hemoglobina en sus tejidos, donde ayuda con la reparación.

Flexibilidad

El calor húmedo relaja los músculos y otros tejidos blandos. De hecho, su terapeuta puede guiarlo en el uso del estiramiento como un complemento. El estiramiento durante o después de este tratamiento puede dar como resultado mejoras de mayor duración en flexibilidad y rango de movimiento articular.

Like this post? Please share to your friends: