Macrófagos y el sistema inmune

Macrófagos y el sistema inmune

El papel variado e interesante que los macrófagos desempeñan en el crecimiento tumoral (o supresión) es un tema ampliamente investigado y debatido. Un macrófago es un tipo de glóbulo blanco, que es parte de su sistema inmune. El sistema inmune humano es responsable de identificar, destruir y eliminar todas las sustancias extrañas del cuerpo. Sin embargo, los macrófagos son muy maleables y tienen diferentes roles en el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas.

¿Qué es un macrófago?

Los macrófagos comienzan como monocitos y se producen en la médula ósea. A medida que estos glóbulos blancos maduran y se liberan en el torrente sanguíneo, viajan y se almacenan en el bazo, los ganglios linfáticos, las amígdalas o el hígado. Cuando el daño, la infección o incluso las lesiones desencadenan una respuesta, los monocitos abandonan su ubicación primaria y viajan a través del torrente sanguíneo para ingresar a otros tejidos y órganos del cuerpo. Después de abandonar la corriente sanguínea, los monocitos se desarrollan en macrófagos.

Los macrófagos tienen muchas funciones

A la vista de todo, los macrófagos pueden ingerir y destruir bacterias, limpiar restos celulares y otras partículas dañinas, así como también células muertas que contienen microbios, como bacterias o virus. Después de que los macrófagos ingieran estas células muertas, tomarán parte del material del microbio que está dentro de la célula (una instantánea del intruso, si así lo desean) y lo presentarán a otras células del sistema inmunitario.

De esta forma, los macrófagos pueden hacer sonar la alarma de que un invasor extraño está en el cuerpo y ayudar a otras células inmunes a reconocer ese invasor.

Papel en el cáncer colorrectal

En presencia de cáncer, los macrófagos tienen diferentes funciones, cuyas implicaciones aún se están explorando. Una vez que viajan a través de la sangre dentro de un tumor, se convierten en macrófagos asociados a tumores o TAM.

Aunque el propósito de un macrófago es destruir y eliminar invasores extraños, como las células cancerosas que componen el tumor, hemos descubierto que diversos factores cambian la respuesta normal de los macrófagos en este momento.

Por lo general, si su tumor tiene un gran número de TAM dentro, generalmente es un signo de pronóstico muy pobre, lo que significa que es muy probable que el cáncer metastatice o se disemine a otros tejidos en su cuerpo. Por razones que quedan fuera del alcance de este artículo, algunos de los macrófagos dejan de hacer lo que se pretende hacer dentro del tumor y comienzan a ayudar a que el tumor crezca y se disemine. La investigación también ha demostrado que estos TAM, a diferencia de sus contrapartes fuera del tumor, son menos propensos a notificar a su sistema inmune de la presencia de cáncer, lo que retrasa los refuerzos de su sistema inmune. Aquí es donde el papel de los macrófagos se vuelve realmente interesante. En estudios recientes de la respuesta inmune al cáncer colorrectal, se encontró que las células TAM mutan aún más en dos tipos diferentes de macrófagos: tipos M1 y M2. Mientras que el tipo M1 continúa luchando contra las células de cáncer colorrectal, se ha descubierto que el M2 realmente ayuda a promover el crecimiento tumoral, la metástasis y el nuevo crecimiento.

Uso de su propia respuesta inmune: aplicaciones futuras

Aunque esto suena como una noticia horrible, las mismas células pensadas para proteger y sanar su cuerpo y ahora ayudar al cáncer a crecer, la investigación se centra en cómo evitar que los macrófagos muten en un punto clave del respuesta inmune.

Si esta investigación llega a buen término, se podrían formular nuevas terapias farmacológicas para ayudar a detener la metástasis, manteniendo el cáncer colorrectal local, donde es mucho más fácil de tratar.

Los estudios para aprender más sobre las aplicaciones potenciales de TAM en el cáncer colorrectal están en curso. Las investigaciones actuales se centran en el uso de la respuesta inmune, específicamente la cadena de eventos que ocurre cuando comienza el cáncer, y cómo evitar que nuestro sistema inmune pueda potenciar la metástasis del cáncer colorrectal.

Editado por Juliet Wilkinson, RN, BSN

Like this post? Please share to your friends: